Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Ensayos - Crónicas >>  Reflexiones de Juan Sebastián Ferrón
 
Reflexiones de Juan Sebastián Ferrón
 

reflexiones sobre la envidia...
 
 
Hundido en tu propio Crimen
 
Los discursos pobres de los enamorados infantiles que deciden subir al ring de la inmadurez absoluta, se pierden en el cansancio de la agonía pudriendo el tiempo y el espacio para regar palabras en forma de cuchillo sin filo que tan solo puede acariciar. Nosotros, pequeños espectadores dentro de la actuación, presenciamos la función que se agota en la primer escena, manteniendo la atmósfera lo más tensa posible como consecuencia de la descomposición humana. Así se complementan desde el brillo de su estallido regalando muecas rotas compradas en los anticuarios de los hechiceros con la mecha gastada. Ahí va otra gota a puro limón, direccionada exclusivamente al corazón, mientras relata abandonos de un pasado no muy lejano. Y él tan toxicamente fútil, arremete con su colmillo voraz, tan sediento de cordura. A pura cultura de la nada, la transparencia de su amor se ve tendida en la soga de la apariencia, intentando armar el símbolo de cristal que una noche de embriaguez ese pobre animal salvaje costosamente le regaló.
 
 
 
 
Tratado sobre la envidia
 
Según las leyes divinas, se la identifica como uno de los pecados capitales. Lejos de toda connotación religiosa y moral, nos pertenece pues, no es más que un sentimiento inherente a nuestra raza. Ningún animal puede dar lugar a todo aquello que nos compete. Sencillamente por carecer de razón. Justamente es la razón la que nos permite diferenciar a este sentimiento venenoso, si se me permite realizar una calificación, de cualquier otro. La razón nos dicta que este sentimiento aparece, como la mayoría, manifestándose corporalmente. Si pudiera dar rienda suelta a mi imaginación, diría que es comparable con estar solo en una habitación absolutamente vacía, parado en el centro de la misma sin atención alguna a nada y de pronto, una ola de fuego invadiendo el ambiente para quemar por completo todo vestigio humano.
Sorpresiva, incalculable y muy poco predecible.
Aparece, llega hasta el lugar más recóndito del cuerpo y se mantiene allí todo el tiempo que se le antoja para finalmente escapar como el ladrón más profesional, dejando tan solo una estela de desazón.
Irrumpe como el hambre, súbitamente y salvajemente, poniendo al ser en estado de jaque. Muchas veces en jaque mate y otras tantas, obligando a la voluntad misma a enfrentarse con el rostro más feroz.
Notablemente el cuerpo acompaña esta metáfora. Daría la sensación que la temperatura corporal en esos instantes donde el sufrimiento por una usurpación impecablemente cometida, rompe estadísticamente hablando, todo tipo de variable posible. Ese fuego que nace en el centro del organismo, si existe un nomenclador que nos facilite el hallazgo, se prolonga hacia otros sitios más delicados, exigiendo una destreza excelente que permita obrar de un modo "oculto". Me refiero a los ojos... ¡Pobres ojos! Vidriera del alma. Presos de un conductor que sólo se empecina en realizar un suicidio posible. No son más que víctimas que pese a ello, buscan una contra orden que permita la exposición más reservada.
Por si fuera poco y como anteúltimo paso hacia la entrega total, el sudor comienza a reproducirse de moto tal, alterando todo tipo de discreción. Los músculos se tensan como respuesta a todo el caudal de veneno que baja del cerebro.
Luego de toda esta pobre y pequeña descripción, nos da como resultado final una posible acción.
Quisiera ser cauto en este punto, pues la subjetividad debe tenerse muy en cuenta. Sin embargo como respuestas posibles y casi universales, acompañan a esta epidemia, la bronca, la maldad, la ira, el odio, la vergüenza y finalmente la angustia.
Horrible sentimiento, el más eficaz de los venenos.
No es más que un sentimiento que puja por salir y revelar la carencia por la falta.
El deseo siniestro transformado negativamente en frustración.
Inquisidoramente fortuito y desdichado, de una u otra manera, siempre logra su cometido; el sinsabor amargo de algo que contradictoriamente nunca se tuvo, pero sin embargo se desea incansablemente hasta crucificar a la conciencia más débil e infantil.
 
(c) Juan Sebastián Ferrón
 
Wilde
 
Provincia de Buenos Aires
 
publicado el 25-2-2010
 


 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337