Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Cuentos, poemas, relatos >>  Macedonio - Carlos Marianidis
 
Macedonio - Carlos Marianidis
 

desde Buenos Aires
Macedonio

    En la ciudad de Buenos Aires, en una de las cuatro esquinas que forman las calles Viamonte y Libertad, hay un árbol enorme. Un gomero. Su copa es tan frondosa, que en el invierno le da abrigo a cientos de gorriones y en verano, hombres, mujeres, chicos, perros y gatos se sientan en círculo a descansar bajo su sombra.

    Como no podía ser de otra manera, para soportar el peso de tantas ramas y hojas, el gomero posee un tronco muy grueso y una poderosa raíz, dividida en miles de “sogas” marrones y verdes que se atan a la tierra una y otra vez para que el árbol no se tambalee ni con los vientos más fuertes. El tamaño de la raíz entera es tan grande como el de la copa, pero nadie lo nota, porque está (¡qué novedad!) toda debajo del suelo. Apenas una parte sobresale allí, donde se une con el tronco y forma una maraña de nudos y huecos oscuros como pequeñas cavernas.

    En uno de esos huecos vivía Macedonio. 

    Macedonio era un mantis, es decir, uno de esos bichitos verdes, largos, flacos, feísimos, de andar lento y misterioso, que al menor ruido parecen juntar sus manos como para rezar.

    Pero éste no era un mantis cualquiera.  No, señor.  Macedonio era músico.

    Es cierto: él no sabía nada de pentagramas, ni de fusas ni de corcheas; sin embargo, algo en su alma se transformaba cada vez que escuchaba una melodía que le agradaba. Lo había descubierto aquella mañana en que dos jóvenes se sentaron cerca de su cueva y desenfundaron unos instrumentos que él jamás había visto; algo así como guitarras muy grandes que colocaban entre las piernas y en vez de tocar con una mano, lo hacían pasando sobre las cuerdas un palito de madera.

    Gracias a la muchacha –que era la que más hablaba-, Macedonio se enteró de que los que sonaban tan deliciosamente eran violonchelos, que los músicos estaban practicando para un concierto y que la melodía que ensayaban era de un señor llamado Bach.

     
 

    Hasta ese momento, Macedonio sólo había oído la radio, algún casette, alguna persona que pasaba silbando o tarareando, e ignoraba que una música así pudiera existir; esa vibración que abrazaba todo su cuerpo era algo nuevo que no podía entender. Y lo más maravilloso fue que por primera vez en su vida, Macedonio supo lo que era llorar: sin saber qué estaba sucediendo, sintió que dos lágrimas iban empujando hacia afuera desde sus ojos, hasta salir, caer y hacer ¡plop! sobre el polvillo que cubría la entrada a su gruta. ¡Ah, eso era la música! ¡Cómo deseaba aprender a tocar así!

   Asombrado, sorprendido, intrigado, Macedonio se acercó a los músicos y se acomodó detrás de un trébol. Desde allí, con sus manos en posición de oración, disfrutó de media hora de la más delicada armonía que hubiera podido imaginar hasta que, finalmente, los jóvenes se pusieron de pie, guardaron con mucho cuidado sus relucientes instrumentos y, de la mano, cruzaron la calle y entraron en un gigantesco y antiguo edificio.

    Esa noche, Macedonio apenas pudo tratar de descansar, pensando en todo lo que había ocurrido y soñó –entre despierto y dormido- que él daba un concierto de violonchelo ante un numeroso público que lo escuchaba en respetuoso y emocionado silencio. 

    Al día siguiente, apenas vio que el cielo comenzaba a ponerse anaranjado con el amanecer,  trepó unos metros por el tronco del gomero, para ver mejor si aparecía nuevamente la pareja.

- ¡Buen día, Mace! ¿Qué estás haciendo por estas alturas? –lo saludó Anita, la langosta, mientras aserraba con la pata un trozo de hoja para el desayuno.

- ¿Eh...? ¡Ah, hola, Anita! Me asustaste. Estoy buscando a dos personas que estuvieron aquí ayer, haciendo música.

- ¿Los de los guitarrones?

- ¡Sí, sí, esos mismos!

- No los conozco. Es la primera vez que los veo.

- Yo no. Yo los veo todos los días –gritó, desde más arriba, Nuria la araña. 
 
 
 
 

     - ¿De verdad? –levantó la vista Macedonio, esperanzado.

     - Por supuesto. Tocan en el teatro que está aquí enfrente, el Colón. Pero falta 

      mucho para que vengan.

     - ¿Y cómo sabés a qué hora van a llegar?

     - Es fácil. Cuando el resplandor del sol dé en el octavo hilo de mi telaraña, será el    

     momento. Nunca fallan.

    Anita invitó a su mesa a los vecinos y, luego de comer algo, los tres se dedicaron un largo rato a mirar el reloj de sol de Nuria. 

    Por fin, el instante llegó y –tal como la dueña del reloj lo anunciara- los concertistas aparecieron.

    La araña, la langosta y el mantis, sentados en la misma rama, escucharon la hermosa melodía del día anterior, la cual ya comenzaba a grabarse en los oídos de Macedonio, que tenía excelente memoria.

    De ese modo, diariamente, Nuria y Anita -desde las alturas del gomero- fueron testigos de cuánto amaba la música su amigo y, a la vez, cuánto sufría por no poder hacer música él también. 

    Pasó el tiempo. Y una noche fría, muy tarde, Anita voló frente a la casa de Macedonio y vio a éste dar vueltas y sollozar alrededor de una cáscara de maní con forma de número ocho, para luego alzarla con muchísima dificultad y colocarla entre sus patas, como hacían los músicos con sus violonchelos.

- ¡Eh, Mace! ¿Qué estás haciendo?

    El mantis, descubierto, soltó enseguida su “instrumento”, que cayó y quedó dando vueltas en el suelo, como un trompo.

- No... nada... ¿Qué necesitás?

- ¿No tenés alguna maderita que te sobre? Se me está apagando el brasero y no me queda leña seca.

    Macedonio miró de reojo la cáscara y contestó amargamente. 
 
 
 
 
 
 

- Llevate eso... A mí no me sirve.

  Anita cargó el maní sobre su espalda y se fue lentamente, preocupada por su vecino.

- ¡Gracias, Mace! ¡Sos muy bueno! 

    A los pocos minutos, en otra parte del árbol, Nuria sintió una vibración sobre su tela: alguien estaba caminando sobre ella.

- ¿Quién es?

- ¡Soy yo! –dijo Anita en voz baja, para no despertar al vecindario.

- ¿Qué pasa?

- Vine a verte, porque se me ocurrió que le podríamos dar una sorpresa a Mace  para que vuelva a estar alegre como antes.

- ¡Uy, pero yo no tengo qué regalarle! –se lamentó la araña.

- ¡Estás equivocada!  Solamente vos me podés ayudar.  Acompañame a casa. 

    Y allí se fueron. Anita entró primero y enseguida salió empujando la media cáscara de maní.

- ¿Qué te parece? –preguntó.

- ¿Qué me parece qué? –preguntó a su vez Nuria, sin entender.

- Ah, sí. Me olvidé de algo –se corrigió la langosta y volvió a meterse en su casa para salir esta vez con dos fósforos de madera-. Ahora sí está todo... ¿qué tal?

- ¿Qué tal... qué?

- ¿Cómo qué? ¡El violonchelo! ¡Le vamos a fabricar un violonchelo a Mace!. Aquí está la caja, el palo grande para sostenerla, el palo chico para tocar...

- ¡Sí, qué fácil! ¿Y cómo lo encolamos? ¿Y la cerda para el arco? ¿Y de dónde sacamos las cuerd...?

    Y antes de terminar de decir cuerdas, Nuria se dio cuenta de que su amiga había tenido una idea genial.

- ¿Ahora entendés por qué sos la única que me puede ayudar? –preguntó Anita, con una sonrisa de antena a antena. 
 
 
 

    Y esa misma noche, aprovechando que había luna llena y se veía bien, Nuria

pegó las partes del violonchelo de la manera como unía la tela en que vivía y, con igual cuidado, hizo cuatro cuerdas reforzadas y las colocó –bien tirantes- a lo largo del instrumento, mientras Anita afinaba el fósforo chico para armar el arco al que (ya con el sol sobre el horizonte) le soldaron entre las dos un manojo de hilos delgadísimos y plateados. Y antes de que el mantis despertara, ambas dejaron el regalo en la entrada de su cueva, con un ramillete de manzanillas y una tarjeta de alelí. 

    Después de varios días, los dos concertistas siguen sentándose bajo la sombra del gomero, pero ahora todos los animalitos del árbol bajan apurados a ocupar los huecos libres del tronco y las raíces,  porque los violonchelos que ensayan son… ¡ tres! 
 
 

                                                      . . . 
 

Nota:

Si alguna vez vas al Teatro Colón, fijate en el programa. Al final de la formación de la orquesta estable, en letra chiquita, dice:

                                      

                        Violonchelo invitado. .................. Macedonio Rostropovich 

(que es su nuevo nombre artístico).

    Aunque para todo el vecindario del gomero, él sigue siendo Mace, a secas. 
 
 
 

       ©  Carlos Marianidis

      (Buenos Aires, Argentina)

                                                                                      Marianidis@yahoo.com.ar 

publicado el 8-4-2009Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen. 

 



 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337