Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Ensayos - Crónicas >>  Julio Cortázar en la Tradición Literaria Argentina - Araceli Otamendi
 
Julio Cortázar en la Tradición Literaria Argentina - Araceli Otamendi
 

...Cortázar parte de la literatura tal como la define Borges, como quimérico museo que conjuga la retórica y la magia para transmutar la vivida maraña, la del vivir inmediato, en metáforas y mitos arquetípicos, aptos para siempre y por doquier. Como Borges, asiduo lector de la biblioteca de Babel, o como Lezama Lima, bibliográfo voraz de la de Alejandría, Cortázar también da cuenta de su universal bibliofilia...

Julio Cortázar en la Tradición Literaria Argentina*

 

El escritor Antonio Tabucci dice: "Creo tener algo común con Cortázar, que quizá sea la búsqueda de lo fantástico en lo cotidiano". Y sigue diciendo: "Creo que es un reto aplicar lo fantástico a lo cotidiano porque normalmente lo cotidiano es banal, aburrido, previsible". (1) Tal vez ese sea uno de los motivos por los que la literatura de Cortázar siga fascinando.

"Julio estaba admirablemente instalado en su propia palabra, palabra siempre apropiada" dice Saúl Yurkievich. "Hablaba con serena fluidez, con amena gracia y con justeza extrema. Hablaba como quien ve claro y cuyo pensamiento coincide sincrónicamente con la palabra enunciada. Julio estaba admirablemente instalado en su propia palabra, palabra siempre apropiada.

Cortázar parte de la literatura tal como la define Borges, como quimérico museo que conjuga la retórica y la magia para transmutar la vivida maraña, la del vivir inmediato, en metáforas y mitos arquetípicos, aptos para siempre y por doquier. Como Borges, asiduo lector de la biblioteca de Babel, o como Lezama Lima, bibliográfo voraz de la de Alejandría, Cortázar también da cuenta de su universal bibliofilia".

Cortázar colaboró en la revista Sur, donde también escribía Borges. Fue tan activo productor como traductor, tradujo a Poe, Defoe, Gide, Giono, Keats, Yourcenar, Chesterton. Cortázar, sigo citando a Yurkievich, concibe el cuento como autogénesis, como maquinación reglamentada, que se concentra en una narratividad autónoma. Cortázar acata la cerradura autárquica del cuento, la practica ortodoxamente. Aprovecha la ilusión realista para crear una relación de confianza psicológica por el inmediato funcionamiento de los mecanismos de la identificación y de seguridad semántica por la proximidad entre mundo narrado y mundo del lector. Cortázar consuma la simbiosis entre la condensada dramaturgia del cuento propiamente dicho y lo fantástico como oscilación irresoluta entre la causalidad convenida y otra indiscernible. Si bien la cuentística es la obra vertebral de Julio Cortázar, la más asidua, la más prolífica, no es la producción propiamente cuentística la que nos permite conocer a Cortázar, dice Yurkievich. La apertura al mundo multívoco, a la polifonía exterior  o a la palabra proliferante se realiza a través de otras obras de su narrativa: "Historias de cronopios y de famas", "La vuelta al día en ochenta mundos", por ejemplo. Tampoco hay que olvidarse de "Rayuela" su novela más famosa, o de "62 Modelo para armar". "Cortázar encarna todas las metamorfosis de ese genio proteiforme que llamamos literatura. Cortázar, es en cierto modo, toda la literatura" concluye Yurkievich.

 

*   fragmento de la conferencia “La Tradición Literaria Argentina” de Araceli Otamendi en la Biblioteca Nacional de Chile, año 2003.

 

Bibliografía: Saúl Yurkievich, Julio Cortázar, Mundos y modos, Editorial Minotauro.

 

(1) Carlos Gumpert, Conversaciones con Antonio Tabucci, Editorial Anagrama

 


 

(c) Araceli Otamendi

publicado el 8-2-2009

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337