Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Ensayos - Crónicas >>  El árbol parlante - Marco Aurelio Rodríguez
 
El árbol parlante - Marco Aurelio Rodríguez
 

EL ÁRBOL PARLANTE es un libro que recoge una treintena de notas ensayísticas que, formalmente, están trabajadas de manera extremadamente pulcra y condensada ―de hecho, algunos textos no pasan de las dos páginas―, con una rigurosidad de investigación periodística, una intencionalidad de comunicación pedagógica y un sentido de indagación literaria, que convierte cada texto en un hallazgo de intuición y de belleza, un hartazgo de impresiones con respecto a lo que nos rodea: una visión del mundo globalizado y las perspectivas humanas a la deriva de los cambios tecnológicos, de los cambios de dioses...
(Santiago de Chile) Marco Aurelio Rodríguez

 

EL ÁRBOL PARLANTE es un libro que recoge una treintena de notas ensayísticas que, formalmente, están trabajadas de manera extremadamente pulcra y condensada ―de hecho, algunos textos no pasan de las dos páginas―, con una rigurosidad de investigación periodística, una intencionalidad de comunicación pedagógica y un sentido de indagación literaria, que convierte cada texto en un hallazgo de intuición y de belleza, un hartazgo de impresiones con respecto a lo que nos rodea: una visión del mundo globalizado y las perspectivas humanas a la deriva de los cambios tecnológicos, de los cambios de dioses. Jean Baudrillard ve en la cultura un simulacro donde el sistema de los objetos parece lo único real, Zygmunt Bauman se refiere a la modernidad líquida y Alessandro Baricco invita, en su libro Bárbaros (de reciente aparición), a “sorfear” sobre olas inestables, “una navegación veloz que salta de una cosa a otra como de una tecla a otra en Internet”. Para entender cómo el mundo ha sido sometido (devastado), tenemos que examinar la historia cultural desde la oralidad hasta los mundos virtuales que nos envuelven, qué sentidos hemos ganado y hemos perdido con la imprenta ―la educación y su polo, el rebañismo de las masas―, los circundantes mundos globales a los que estamos expuestos a partir de las tecnologías electrónicas y las intermediaciones mercantilistas que acompañan el proceso, las revueltas de género (recordemos que el avasallamiento del patriarcado desató la civilización occidental desdibujando la edad paradisíaca que algunos/as juran matriarcal), ramajes todos pletóricos de frutos, hierofanías ―al modo del árbol de falos que referencia el libro―, Hieronymus Bosch sonriendo como un niño-pájaro, Borges frente al amor de una Beatrice que se repite como otro sueño de Chiang-Tsu, la información despiadada, sus sometimientos, su vastedad y su carroña. Estamos hechos de la madera de estos árboles que sirven de cuna y de tumba y que atrapan al universo en un abrazo fugaz. Todo el universo cabe en un libro. Todos los libros son vanidad, pura vanidad.

 

 

Selección del libro EL ÁRBOL PARLANTE:

 

 

Y HABÍA OTRO JUEGO MUY ANTIGUO QUE CONSISTÍA EN BAILAR Y DAR VUELTAS, Y ASÍ UNA PODÍA SACAR A UNA PERSONA DE SÍ MISMA Y ESCONDERLA TODO EL TIEMPO QUE UNA QUISIERA, Y SU CUERPO SEGUÍA ANDANDO COMPLETAMENTE VACÍO, DESPROVISTO DE TODO SENTIDO (fragmento)

 

Machen

 

Un día, ambos reinos, el especular y el humano, vivirán en paz, se entrará y saldrá por los espejos. El éxtasis liberará al pecado; la niña danzará y cantará en el jardín y el laberinto será su desnudez.

 

En El pueblo blanco un personaje sintió la atracción de los laberintos al sorprender a una pequeña dibujando, bailando sobre la arena; la niña, ante el beneplácito de la gente del campo, desaparece: y allí comienza la pretensión de fábula.

 

Frondosos bosques de resplandecientes espíritus, campiñas galesas de Gwent, inagotables recodos celtas, romanos, medievales, y la caudalosa sucesión de los ciclos, lunas de agua y soles de trigo, los misterios de Eleusis, El libro verde y las letras Aklo y el lenguaje Chian (o lengua de Chíos. Athanasius Kircher refiere en su obra La China que en la antigua torre de porcelana llamada de Xian se guardaban sutras de la India), el impecable lirismo de Arthur Machen. Los rituales secretos de las niñas, la intimidad erótica y sagrada enrevesada en los días y sus faunos.

 

De paseo en barco por el río Támesis, el 4 de julio de 1862, Alice Liddell (de diez años) y sus hermanas Lorina Charlotte (de trece) y Edith (de ocho), completan los ocho kilómetros hasta Godstow antes de volver a Christ Church, en Oxford, en compañía de Charles Lutwidge Dodgson y el reverendo Robinson Duckworth, excursión que utiliza el primero de ellos para dar vida a Las aventuras subterráneas de Alicia, convirtiéndose de esta manera en Lewis Carroll. Según la leyenda (o sea, la historia infeccionada), Lewis Carroll no sólo dirigía cartas de temática amorosa a la pequeña Alicia de once años, a quien incluso fotografió en todo el esplendor de su inocencia, sino que además se atrevió a pedir su mano.

 

Las obras de la segunda etapa literaria de Machen (alrededor de 1890), con influencias góticas y decadentistas, y a la que corresponde El libro verde, concluyen que apartar el velo de normalidad puede llevar a una conmoción de locura, sexo y muerte, “y el que lo intenta se convierte en demonio”. En todo caso, como elucubra el autor en el relato Sobre la naturaleza del mal, “nuestros sentidos superiores están tan embotados, estamos hasta tal punto saturados de materialismo, que seguramente no reconoceríamos el verdadero mal si nos tropezáramos con él”.

 

“Y pensé que de veras había alcanzado el fin del mundo, porque era como el fin de todas las cosas, como si no pudiese haber nada más allá, sino el reino de las Tinieblas, adonde va la luz cuando se apaga, y adonde va el agua cuando se la lleva el sol” (El libro verde es también un laberinto).

 

Si fuésemos seres naturales ―fabula Machen―, como los niños, algunas mujeres y los animales, sentiríamos el horror de los azogues, veríamos, allí, nuestra propia imagen. Pero la naturaleza ha muerto ―la caudalosa sucesión de los ciclos― y la civilización inventó la palabra redención, que ya no sirve al pobre muchacho que visitó el pueblo blanco para luego volver a su vida imaginaria: “Y se fue a su casa y vivió mucho tiempo; pero nunca besó a ninguna otra dama porque había besado a la reina de las hadas, y nunca bebió vino común, porque había bebido vino encantado”.


(c) Marco Aurelio Rodríguez


26-1-2009

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337