Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Ensayos - Crónicas >>  Crónicas de Buenos Aires :Artistas callejeros - Araceli Otamendi
 
Crónicas de Buenos Aires :Artistas callejeros - Araceli Otamendi
 

Durante algunos minutos estos artistas callejeros – los payasos del colectivo – y la pareja que canta me han hecho olvidar de mis preocupaciones, de mis temas cotidianos, de lo que iba a hacer diez minutos más tarde y de lo que había hecho durante la mañana...

Crónicas  de Buenos Aires: Artistas callejeros

 

 

(Buenos Aires) Araceli Otamendi

 

Un viaje en colectivo por la ciudad de Buenos Aires, un viaje rutinario no lo fue. Un día de sol, primaveral subo al colectivo, como siempre saco el boleto y tengo suerte, al fondo hay un asiento libre. A los pocos minutos de andar, suben dos hombres vestidos de payasos. Las caras pintadas, la ropa con remiendos de colores, podrían haber trabajado en el circo. En esos circos que casi no se ven ahora y que deben andar por algún lugar  en alguna provincia. Tienen algo lindo los circos y también triste con esos animales enjaulados, fieras al que un domador intenta someter, perros vestidos y amaestrados, payasos, clowns, ecuyeres, magos, prestidigitadores, enanos, equilibristas, un mundo que tal vez, seguramente, ya fue .. todo eso viene a la memoria en este día de sol mientras estos payasos cuentan chistes y tocan la guitarra, rasguñan un poco las cuerdas y disparan con los chistes uno tras otro, hacen participar a los pasajeros del colectivo quienes a regañadientes, a veces, levantan la mano cuando uno de ellos dice: levante la mano al que no le gusten los chistes. El tiempo que tardan en contar esos chistes que a veces logran arrancar alguna sonrisa a alguien atento dura nada más unas cuadras. El colectivo va sorteando autos, taxis y otros colectivos  en el tránsito alocado  de Buenos Aires y sigue su recorrido. Los payasos recolectan algunas monedas de los pasajeros  en una gorra y se bajan, siguen seguramente su trabajo en otros colectivos.

Mi viaje continúa, los chistes y los payasos duermen en algún rincón de la memoria hasta escribir esto. Por la tarde, a la vuelta, me encuentro también con dos artistas callejeros en una esquina de la ciudad, del barrio de Palermo.  Son un hombre y una mujer, jóvenes los dos, ella de pelo largo  toca la guitarra y canta. El también canta. La canción es para no olvidar y se llama Tonada del  viejo amor (1). Es una canción que habla del amor y de no olvidar, habla de la arena y de escribir en ella, del viento que lo fue borrando y de alguien que está solo mirando el mar. Es una canción hermosísima que cantan por ejemplo Juan Falú y Mercedes Sosa. Cantada por las voces de estos dos artistas en una esquina la canción también suena bella. La mujer se esfuerza por cantar y tiene una voz bastante melodiosa, el hombre la acompaña en alguna estrofa. Lo más lindo, tal vez,  de esta canción es cuando dice: “no tengo miedo al invierno con tu recuerdo lleno de sol...”

Ellos también recolectan algunas monedas en un sombrero que está en el piso.

Durante algunos minutos estos artistas callejeros – los payasos del colectivo – y la pareja que canta  me han hecho olvidar de mis preocupaciones, de mis temas cotidianos, de lo que iba a hacer diez minutos más tarde y de lo que había hecho durante la mañana.

Para  los artistas callejeros, va aquí mi agradecimiento y recuerdo.

 

(º) Tonada del viejo amor: canción de Eduardo Falú (música) y Jaime Dávalos (letra)

 

© Araceli Otamendi – 4-10-2008

 

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337