Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Cuentos, poemas, relatos >>  Brujilina y sordámbula - María Delia Minor - desde Burzaco, Pcia. de Bs.As.
 
Brujilina y sordámbula - María Delia Minor - desde Burzaco, Pcia. de Bs.As.
 

...Brujilina un poco confundida por el hechizo, sólo atinó a esconderse en la copa de un inmenso árbol y fue allí cuando se dio cuenta de su nuevo estado...

Brujilina y Sordámbula

En lo profundo del Bosque de los Suspiros, estaba ubicada la aldea de Brujilina, la más joven de las brujas de ese lugar. Amaba el canto y el baile, tanto así, que todas las tardes se dirigía a practicar su danza, acompañada por el canto de los pájaros.

Una tarde, en que se encontraba absorta bailando, apareció la bruja Sordámbula, quien odiaba todo lo que fuera alegre, ya que a ella, le era imposible oír música por su sordera de nacimiento y además sufría de insomnio, lo que le producía un terrible mal humor.

La brujita, no se dio cuenta de su llegada y cuando lo notó, ya fue tarde, pues Sordámbula la había hechizado, convirtiéndola en una pequeña ardilla sin cola.

Brujilina un poco confundida por el hechizo, sólo atinó a esconderse en la copa de un inmenso árbol y fue allí cuando se dio cuenta de su nuevo estado.

La maléfica bruja, riéndose estrepitosamente, se fue a su horrible cueva maloliente, a tratar de dormir contando cucarachas y pensando en sus próximas maldades.

Al llegar la noche, la pequeña bruja continuaba sin entender qué le había sucedido, cuando una joven ardilla se le acercó y comenzó a olerla de pies a cabeza, o mejor dicho de cola a rabo. Luego, la guió hasta su casa en el árbol y la invitó con unas ricas nueces, que esta vez, le parecieron un manjar delicioso.

Al despertar por la mañana, se dirigió a su casa, pero al acercarse, escuchó a su mamá, la bruja Frasquete y a su papá, el gran brujo del Sombrero de Tres Picos, llorar y lamentarse por la desaparición de su tan querida hija, quien siempre alegraba la aldea y el bosque con su bello canto. Todos la extrañaban y recordaban su hermosa voz y sus divertidos bailes. Ella, no podía hacer nada para consolarlos, por lo que decidió volver al bosque para tratar de encontrar una solución a su problema.

Varias ardillas la ayudaron, contándole lo que la bruja Sordámbula había hecho, pero la pobre Brujilina no dejaba de llorar ni de pelar nueces.

Al día siguiente, las ardillas reunieron a los demás animales, quienes decidieron ayudarle. Irían a la cueva de la horrible Bruja y le exigirían que deshaga el hechizo.

Las ardillas, los pájaros, los osos, los alces y muchos otros animales emprendieron la marcha, mientras Brujilina aún dormía.Llegaron cansados pero comprometidos con ayudar a su nueva amiga. Encontraron a Sordámbula bostezando, preparándose murciélago en escabeche para su desayuno, ni lerdos ni perezosos, entraron a la cueva rápidamente y antes que la bruja pudiera darse cuenta, ya los alces con sus cuernos la tenían contra la pared, mientras los osos le exigían que deshaga su brujería y el resto de los animales, que casi no cabían en la mugrosa cueva, saltaban alrededor tirándolo todo. Sordámbula no oía ni una palabra de lo que decían pero le bastó con ver las caras furiosas que tenían, para decir unas palabras ininteligibles y deshacer lo hecho.

Una de las ardillas más viejas entendió que todo había terminado y animó al grupo para que la soltasen y volviesen con Brujilina. Al llegar, vieron a la simpática brujita bailando y cantando nuevamente.

Todos estaban felices, habían logrado lo que se propusieron y la acompañaron hasta su casa donde sus padres la recibieron entre risas y llantos.

Sordámbula tuvo que mudarse con todos sus cachivaches a otra cueva del bosque, pero no dejó de hacer sus maldades.

(c) María Delia Minor

Sobre la autora: María Delia Minor vive en Burzaco, pcia de Buenos  Aires, hace 27 años que es docente , ha trabajado en Educación Primaria. Actualmente  se desempeña como profesora de Lengua en Educ Secundaria Básica, en la ESB 22 de Adrogué.
Los estudios que ha cursado son Maestra Normal Superior, Reconversión Docente en el Àrea de Lengua en la Universidad Nacional del Sur de Bahía Blanca, donde cursó varias materias de la Licenciatura en Letras

..

imagen: Mural - crédito de la fotografía: Araceli Otamendi
 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337