Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Cuentos, poemas, relatos >>  Para que tú me quieras y otros poemas- Erasmo Nava Espíritu
 
Para que tú me quieras y otros poemas- Erasmo Nava Espíritu
 

Desde México

PARA QUE TÚ ME QUIERAS

 

Para que tú me quieras

recorreré las calles

de mi ciudad ya muerta,

y habitaré las casas

tan llenas de tu aliento;

me bañaré en los ríos

del mar de tus palabras. 

Para que tú me quieras

vagaré solo y triste

al lado de tu ausencia,

sintiendo tu presencia

que jamás me diste. 

Para que tú me quieras

bajaré a los infiernos

que nunca conocí;

visitaré prostíbulos

de pájaros fantasmas;

acudiré a la taberna

de aquí la más cercana,

a embriagarme del vino

gozoso de tu amor. 

Para que tú me quieras

abordaré la nave

de viaje al infinito;

y a través del cristal,

sé que podré mirar:

a aquellos tragafuegos,

limpiadores de vidrios,

pepenadores de penas,

espantos sin encanto,

labrados por esta gran ciudad. 

Para que tú me quieras

profanaré los templos,

destrozaré a los dioses

cargados de milenios,

y acabaré por siempre

con tanta fantasía. 

Para que tú me quieras

regresaré contento

a mi ciudad vacía,

la poblaré a toda ella

con gérmenes de amor. 

Para que tú me quieras

habitaré tu rostro,

te pediré que me hables

con el silencio tuyo. 

Para que tú me quieras. 

Ciudad de México, 1 de marzo de 1984

PENSANDO EN TI

 

Escucha pequeña,

a veces

me dan ganas de aprisionar al mundo,

demolerlo, triturarlo y masticarlo. 

Pero en ese instante

me detengo y reflexiono;

pienso en ti,

y en la ciudad que nos envuelve. 

Pienso en las largas y anchas avenidas

que recorrimos juntos,

en los atardeceres de álamos frente a la lluvia;

o la lluvia simplemente mojando la sombra

                                                 [de nosotros. 

Pienso también, cuando era tu cómplice,

y los dos escapábamos, a alimentar

                                  [nuestro amor,

sobre el pasto que crece

en aquellos parajes y ruinas de encanto. 

Tu boca jadeaba, llena de pasión,

sangraban tus labios deseosos de amor,

tu mirada tierna penetraba en mi alma

provocando en ella, profunda emoción. 

Ahora, mientras tu ausencia duerme

y las nubes se pasean por toda la ciudad,

me quedarán los deseos, de aprisionar al mundo,

demolerlo, triturarlo y masticarlo. 

Ciudad de México, 22 de julio de 1984 

EL VIAJE

 

Vislumbro en tus ojos juguetones

las preguntas rigurosas de siempre,

¿te acordaste de mí en tu viaje?

¿qué fue lo que me trajiste? 

Pues bien,

sí me acorde de ti;

y te traje:

el olor que desprenden las plantas cuando

                                                       [llueve,

el aire que me golpeó la cara en pleno viaje,

las miradas alegres y tristes de la gente,

la sonrisa franca que aflora en un amigo. 

En fin,

te traje también:

el suspiro que produce tu recuerdo. 

Ciudad de México, 4 julio de 1991  
 

LOS AMANTES LOCOS, VOLVERÁN 

Volverán

los amantes locos,

volverán. 

Andarán esta tierra y las calles desiertas

                                               [sin hablar,

andarán la ciudad,

y a la mujer ardiente

la amarán. La amarán locamente

sin freno y con pasión,

teniendo sólo en mente

una bella ilusión. 

Volverán

los amantes locos,

volverán. 

Soñarán con sirenas, niñas buenas

                                        [y el mar

pero al buscarlas temo,

que no las hallarán.

Volverán

los amantes locos,

volverán. 

Se acercarán a un ciego y le preguntarán

si es que es cierto que viven,

o sueñan nada más. 

Volverán

los amantes locos,

volverán. 

Vivirán en tugurios

a fin de conocer,

los infiernos que Dante

nos hizo ya saber. 

Amantes locos, amantes locos,

lo sé que volverán. 

Ciudad de México, 23 de noviembre de 1993

(c) Erasmo Nava Espíritu

sobre el autor:

Erasmo Nava Espíritu, nació en Mochitlán, Guerrero, en 1950. Es licenciado en Economía, egresado del Instituto Politécnico Nacional; obtuvo el grado de Maestro en Ciencias en Planificación del Desarrollo Regional, en el Instituto Tecnológico de Oaxaca. Actualmente se desempeña como Vocal Suplente en las sesiones de Juntas Directivas de los Órganos de Gobierno de los Institutos Tecnológicos Descentralizados a nivel nacional, de parte de la Dirección de Institutos Tecnológicos Descentralizados, dependiente de la Dirección General de Educación Superior Tecnológica de la SEP. Ha sido Subdirector de Planeación y Vinculación del Instituto Tecnológico de Chilpancingo, y Profesor en las materias de Sociología Administrativa, Introducción a la Economía, Metodología de la Investigación y Psicología Administrativa, en la misma institución. En octubre de 1997, inició la edición de la Gaceta de ese plantel, publicación de aspectos académicos, culturales, deportivos y recreativos. El 11 de diciembre del 2002, Erasmo Nava Espíritu presentó su libro de poesía titulado: Oración a los humanos y otros poemas, en el Centro Cultural “Luis G. Basurto”, de la Ciudad de México; obra que también presentó, en su pueblo natal, Mochitlán, Guerrero, el 16 de abril del 2003. “En Cuando los Dioses hablan y otros poemas, de lo cotidiano a lo trascendente, Erasmo se encarga de señalarnos, una y otra vez, que en lo cotidiano se entrelazan emociones, sentimientos y pensamientos que crean un tejido imperceptible para los ojos distraídos por las preocupaciones, la ignorancia y la indiferencia. En la presente obra, Erasmo lo mismo le canta a las ciudades de México que a la pareja urbana, ve en los cuerpos ansiosos de los amantes no sólo el deseo, sino la vida misma que busca su cauce, hace de un hombre con el brazo enyesado un acto estoico y, precisamente, un canto a la vida”.1Cuando los Dioses hablan y otros poemas, de lo cotidiano a lo trascendente, es una obra, en la que –como lo señala Abel Pérez Rojas en el prólogo de este libro – el autor consiguió arrancar de los rostros e historias cotidianas lo trascendente... ese es Erasmo Nava Espíritu.

 

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337