Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Ensayos - Crónicas >>  Homeless - por Araceli Otamendi
 
Homeless - por Araceli Otamendi
 

Nada sé de esas personas que están ahí, no conozco sus historias. No sé cómo cada uno llegó a esa situación pero después que paso por la puerta de la escuela y los veo, el paisaje ya no es el mismo aunque es el mismo parque cubierto de césped tan verde el que está ahí, al lado de la escuela...

ilustración: Guillermo Bravo, desde París, Francia

Homeless

Es mediodía. Al lado de la puerta cerrada de la escuela – es verano y está de vacaciones – duermen cinco homeless sobre cartones. Los cubren, a modo de mantas, papeles de afiches callejeros desgarrados. Es mediodía y se escuchan los ladridos de los perros retozando en el parque. Los homeless, duermen, pegados a la puerta de la escuela cerrada. Quién sabe desde qué hora duermen, quién sabe algo de sus vidas, quién sabe…

Hace un tiempo, de noche, caminaba por una vereda de una calle de Palermo, el mismo barrio donde los homeless duermen pegados a la puerta de la escuela, cuando me encontré con varios homeless que se disponían a dormir. Escribí y publiqué un relato en un diario digital que no existe más. El relato se llamaba Homeless lector, porque una de esas personas se disponía a dormir en la calle y leía un libro. Los cuatro homeless estaban vestidos en forma prolija y comían cada uno de un plato que seguramente alguien les habría acercado. Estos homeless pernoctaban muy cerca de una iglesia. No era muy tarde, pero la oscuridad los empujaba ya al ritual de sentarse en la calle y taparse con papeles de diario.Fue entonces que me fijé en uno de ellos, cómo abría el libro y leía. Pero estos homeless que duermen al lado de la puerta de la escuela no muestran signos de bienes culturales. Están cubiertos sólo por papeles de diario o afiches callejeros arrancados. Ellos duermen a pleno día, con lluvia o con sol, mientras los perros ladran, las personas caminan por la calle, los autos pasan, el mundo sigue andando. Nada sé de esas personas que están ahí, no conozco sus historias. No sé cómo cada uno llegó a esa situación pero después que paso por la puerta de la escuela y los veo, el paisaje ya no es el mismo aunque es el mismo parque cubierto de césped tan verde el que está ahí, al lado de la escuela. Me dicen que en ciudades de Europa como París hay miles de homeless. He visto en Londres, hace bastante tiempo personas que pedían limosna por la calle y después entraban a beber café en bares modestos. Esa combinación de lujo que ostentaba la city londinense con esa pobreza que recalaba en las caras desesperanzadas de los vagabundos que tomaban café y que yo me detenía a mirar más que a las obras del British Museum no es patrimonio de un solo lugar. Este relato se me acaba, pero no lo termino, sigue en mi cabeza, sigo pensando en esas personas que vi, dormían, cubiertos con papeles, ¿tendrían sueños? ¿les quedarían sueños? Me pregunto...


(c) Araceli Otamendi - 2008

ilustración: (c) Guillermo Bravo (desde París, Francia)

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337