Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Ensayos - Crónicas >>  Lectura y mujer en el margen de la Historia-Universal- Carlos Garrido Castellano
 
Lectura y mujer en el margen de la Historia-Universal- Carlos Garrido Castellano
 

Lectura y mujer en el margen de la Historia-Universal. Cómo (re)conquistar, entre otros mundos, el de los hombres. Aproximación a partir de la pintura decimonónica.
ilustración de arriba: El libro ilustrado
 

Lectura y mujer en el margen de la Historia-Universal. Cómo (re)conquistar, entre otros mundos, el de los hombres. Aproximación a partir de la pintura decimonónica.

N. del E: si no puede ver las imágenes, descarguélas de documentos, abajo.


La mujer decimonónica, condenada a quedar al margen de la política, se veía relegada a la lectura de novelas, ya que se creía que éstas contribuían a eliminar como sujeto activo al género femenino. Por el contrario, a partir del ejercicio que suponía la lectura la mujer conquistaba un espacio vital: el de la imaginación, que le permitiría, a la larga, rebelarse contra el orden impuesto. Trataremos de relacionar el tema de la lectura con la pintura de la época apoyándonos en algunas de las teorías historiográficas más recientes.

El día más importante para la vida del Hombre-masculino-fue aquél en el que abandonó la Prehistoria. Periodo de incertidumbre, había durado una eternidad, en la que ese mismo Hombre se había esforzado denodadamente por atisbar eso que llaman Progreso. En apariencia, porque no estaba muy claro, consistía en abandonar el pasado, en mejorar constantemente por encima de la tradición para ejercer “una acción invasiva sobre el medio cada vez mayor y más eficaz-algo así”. Ufano de sus dotes, el Hombre se aprestó a ello. Un día, debido a su descomunal aparato cerebral, inventó la rueda, que permitía una “optimización-de-mano-de-obra-así-como-una-mejora-en-las-redes-de-transporte-como-asimismo-una-optimización-del-rendimiento-de-las-tareas-en-todos-los-sectores-de-la-producción”. Pocos días después-en realidad, miles de años después-inventó otras cosas de gran utilidad; a saber: fuego, metal, vestido, urbanismo, jerarquización social, discriminación, Dios, fornicación, pan, demonios y espíritus asociados, entre otros. Es cierto, aceptaba este ser fabuloso-aunque entre dientes-, que algunas de esas actividades eran realizadas igualmente por mujeres; además, de muchas no recordaba ni cómo ni cuándo habían aparecido; ahora, eso sí, lo que no había duda era de que, sea como fuere, las había ideado un Hombre.

Pero volvamos a ese día de tanta trascendencia, en que el Hombre, sentado en su trono sobre la Creación, se dijo a sí mismo: “Bien, introduzcamos algo nuevo, una ¿cómo se llama? Ah, sí, Revolución.” Y comenzó a escribir.

Pronto se sorprendió de la capacidad que brindaba su nuevo invento. Si hasta ahora había dominado a los demás animales-mujer incluida-en el Presente, por su habilidad factual para “controlar-y-determinar-todos-los-procesos-productivos”, ahora se encontraba ante la posibilidad, harto seductora, de extender ese dominio al Pasado, y, a partir de allí, al Futuro. Entre otras muchas aplicaciones de valor secundario y relativo, tales como la educación, la difusión de ideas, la configuración de otros mundos,…,el Hombre quedó maravillado de la capacidad de la Escritura para producir Poder. Los que escribían-y leían-serían superiores a los que no lo hacían. No podía haber nada más justo.¡Qué claro era todo ahora!

Sin embargo, una porción de este Ser Superior quedaba desatendida, lo que provocaba una sensación similar a cierto picor. Generoso y altruista como era, el Hombre-el Hombre europeo-debía contribuir a mostrar sus logros a todos aquellos que, mermados, no podían disfrutarlos. Así, no dudó en extender sus bienes para ponerlos a disposición del mundo entero. Nosotros hemos creado el Progreso. ¡Sentaos-pero no demasiado cerca-y contemplad el espectáculo! ¡Qué bueno era el Hombre Occidental! A la Escritura siguieron otros inventos, aunque fue éste el que cambió de manera definitiva la vida del Hombre.


Hasta aquí, resumida y caricaturizada, la Historia de la Humanidad tal como nos la han contado siempre. Hay algunos hechos, tales como el papel esencial que se concede a la Escritura a la hora de separar Civilización de Barbarie, Historia de Prehistoria, que han sido censurados ampliamente y hoy día gozan de un gran número de detractores en la comunidad historiográfica; lo mismo ocurre, por ejemplo, con la excesiva importancia concedida a la difusión de tecnologías y pautas de sociabilidad como motor de desarrollo, con la politización y militarización del recuerdo del Pasado, con la eliminación de factores de discordancia en toda teoría de la Historia-opositores al Capitalismo en éste; campesinos y fuerzas en apariencia despolitizadas en el marxismo ortodoxo, por poner algunos ejemplos clásicos-como elementos de incidencia social efectiva, etcétera.

Sin embargo, el presente trabajo, como indica su título, se centra en abordar dos factores que, si bien es cierto que constituyen un tema de discusión desde antiguo, están siendo objeto de actualidad en el debate historiográfico del Presente. Nos referimos, por un lado, al tema de la Identidad, y por otro, al del abandono del concepto de Historia-Universal en el sentido hegeliano del término, como Historia del Estado-Occidental-, a partir de un ingente crecimiento y ahondamiento en los estudios postcoloniales, que ha permitido un ensanchamiento de los límites de la Historia.

S

1El libro ilustrado. Renoir, 1895

iquiera esbozar un boceto del estado de discusión en ambos temas excedería,

con mucho, los límites de este trabajo. Sin embargo, no quisiera pasar sobre el asunto sin referirme a los principales hitos que personifican los avances más significativos en los últimos años. La definición del individuo ha centrado el debate sociológico contemporáneo. La complejidad del fenómeno globalizador y la concepción de la masa como superación y supresión del individuo particular ha hecho que se ponga en duda el concepto de Identidad. Sin embargo, un grupo de intelectuales, provenientes sobre todo del ámbito de la Filosofía, ha intentado conciliar la existencia del individuo con los retos del mundo actual. Bebedores, sobre todo, en los escritos políticos de Hannah Arendt, Primo Levi o Hans Jonas y su Principio de responsabilidad, y tributarios de una Modernidad responsable y revisada, han puesto de manifiesto la necesidad de definir al sujeto actual como resultado de una interacción social continua, en la que lo macro y lo micro se combinan para crear una identidad compleja a la que se le requiere una vuelta a lo político.i

 

Los estudios postcoloniales surgen a partir del trabajo de Edward Said Orientalism, publicado a finales de los años setenta. Suponen una revisión del hecho colonial, pero también una ampliación metodológica notable, en cuanto permiten abordar procesos de gran complejidad, tales como la multiculturalidad, el racismo, la colonización cultural,…En un libro posterior, Cultura e imperialismo, Said desarrollaba a nivel global algunas de las ideas de su anterior trabajo. Heredero de los postulados de Gramsci, Foucault o Derrida, y, sobre todo, de Franz Fanon, el postcolonialismo revisa el concepto de Historia-Universal, señalando cómo la propia ciencia histórica está fuertemente cargada de un matiz racista y discriminador, que, y he ahí lo importante, consigue alcanzar las propias producciones de la contrainsurgencia nacionalista indígena. Frente a la narración monolítica propone una miríada de historias segmentadas que no tienen por qué confluir en una única representación global, sino que, más bien, buscan representar lo particular, lo local, y a partir de ahí crear un mosaico. Ejemplo de ello es la creación del Subaltern Studies Group-que tiene su émulo en Hispanoamérica-por parte de un grupo de intelectuales indios que gozan en la actualidad de un especial predicamento en las letras mundiales, entre los que cabe destacar la figura de Ranahit Guha- en cuyo libro History at the limit of World-Historyii se inspira el título de este escrito-, Gayatri Chakarborty Spivak o Partha Chatterjee.

En cuanto al tema de los límites de la Historia, a partir de los años 90 se genera una corriente de pensamiento que pretende reaccionar contra la postura de Francis Fukuyama y del Fin de la Historia. Fukuyama planteaba que tras la caída del Muro de Berlín la democracia había quedado como única alternativa posible de desarrollo, por lo que podía darse por clausurada la Historia en cuanto dialéctica. De ahora en adelante el mundo asistiría a una nueva época marcada por la evolución ilimitada del Progreso, encarnado en la aplicación de la tecnología al campo del bienestar. Frente a esta postura, una serie de autores ha puesto en duda las virtudes de la democracia radical y del Progreso, señalando cómo a una cara positiva corresponde indefectiblemente otra negativa que paga sus logros.

D

2Dos mujeres leyendo en el jardin. Berthe Morrisot, 1890

entro de esa expansión, en la encrucijada de ambos temas, se halla el objeto de nuestro estudio: la mujer decimonónica como lectora de novelas. Se trata de un tema de gran interés, ya que permite, funcionando como un punto intermedio, vislumbrar la interconexión de realidades de gran interés que pudieran parecer ajenas entre sí.

 



¿De qué sirve la lectura? Aunque casi nadie osaría negar su utilidad-pese a que cada vez sea peligrosamente mayor el número de personas que se enorgullecen absurdamente de la posición que ocupan a pesar de no haber leído nunca un libro-, quizá ese mismo alguien hallaría más dificultades a la hora de especificar una función concreta. Educación; ocio; disfrute estético;…Sin embargo, más allá del motivo, no cabe lugar a dudas del papel que la lectura ocupa en la formación de identidades. En ese sentido, podríamos utilizar los lienzos de Arcimboldo, el llamativo pintor renacentista, y concluir que una persona es la suma de todo aquello que ha vivido-leído-más un elemento de vital importancia: es el Otro quien debe sancionar el resultado de dicha suma.

Si partimos de este punto, comprobaremos algo en apariencia muy sencillo: el hombre decimonónico leía; la mujer, no. Cuando ésta lo hacía, desperdiciaba su tiempo en la lectura de fútiles novelas, de aventuras inútiles. Tenían, sin embargo, una utilidad; para el hombre, claro: en apariencia, hacían que la mujer se despolitizara, que olvidara su sumisión. Si la mujer viajaba a otros mundos, si se implicaba en otras vidas, no tendría tiempo para defender la suya. Así, se creaba una situación paradójica: leer equivalía a pensar; el hombre no quería que la mujer pensase; el único método para conseguir esto era recluirla en la fortaleza del hogar; en el hogar la mujer encontraba la novela y se abandonaba a ella.

Falta una pieza; cómo la novela, en apariencia inocua, provoca grandes daños en el universo cultural masculino de la época y contribuye a crear una identidad activa y crítica en sus lectoras. He ahí lo que los Hombres no vieron: que, expulsando a sus compañeras a mundos imaginarios, les estaban entregando las llaves para reconquistar éste; que, a pesar de su aislamiento, la lectura generaba aquello que trataban de evitar por todos los medios posibles; a saber: inquietudes políticas.

3La lectora de novelas. Van Gogh, 1888

La iconografía del siglo XIX está llena de lectores. Sobre todo, de lectoras. Hay, podría decirse, un culto al refugiarse en el libro. Ningún artista se sustrae a la tentación. Tenemos, por ejemplo, un lienzo en que Edouard Manet nos muestra a una joven acomodada, tocada con un sombrero, que sostiene en su regazo un perro y un libro; detrás, el ferrocarril, verdadero símbolo del Siglo. Una quietud absoluta invade la escena. El lienzo es de 1872. Otro ejemplo: dos años más tarde, Renoir pinta una escena semejante, salvo por el fondo, un entorno frondoso; también ha sustituido al perro por un gato negro. Sin embargo, de la obra del pintor francés se desprende igual sentimiento: Quietud. En los últimos años del siglo, en 1895, Renoir repite la escena; en este caso, la lectora es una niña. El título de la obra: El libro ilustrado. Existe un lienzo con el mismo título obra de Friedrich Baurleue. Los dos primeros recurrirán en numerosas ocasiones al tema. Éste no es nuevo: ya Corot, padre de los Impresionistas, había asentado todos los referentes iconográficos. Mujer leyendo en un paisaje ya contiene todo lo que de atrayente tenía la escena: un ser ensimismado, abstraído de la realidad, que se concentra en otro mundo ajeno a éste; al fondo, el paisaje, lo Real-o una versión de la Realidad. No se pinta un hecho concreto, sino el doble juego de verdad-ficción, naturaleza-invención, evasión-compromiso,…; no la Lectora, sino la Lectura. En otras ocasiones las retratadas forman parte de la familia del artista. Así, Madame Seurat leyendo o Marie Fantin Latour.

 

4El ferrocarril. Edouard Manet, 1872

Incluso Van Gogh o el Futurista Boccioni abordarán el tema. Es, en definitiva, un motivo recurrente a lo largo de todo el siglo.

 


Pero, ¿cuál es la posición de la mujer en el siglo XIX, en relación con la lectura? Podría pensarse que la situación es realmente simple: Los hombres tienen el poder, se forman, leen, y la mujer queda marginada de la sociedad a la que pertenece, sin tener acceso a la cultura, sin poder por ello acercarse al mundo de los hombres si no es por el recurso de asemejarse a ellos. Así, la Historia de las Mujeres del siglo XIX se centra en aquellos aspectos en que la mujer consigue hilvanar respuestas sociales de carácter político; más aún, de carácter político similar al de otros movimientos sociales de carácter masculino. Sólo mediante la imitación un reducido número de mujeres entra en la Historia. El resto, sumisas amas de casa y obreras alienadas y embrutecidas, no caben, no tienen su lugar en ella.

6Marie Fantin Latour. Fantin Latour, 1869

5Joven mujer leyendo. Umberto Boccioni, 1909

En esta postura, compartida por cierta parte del feminismo actual, hay mucho de la herencia del marxismo ortodoxo: en concreto, de la obra de Eric J.Hobsbawm. Éste concebía toda manifestación social anterior a la creación de una fuerza política organizada-un partido-como “milenarista, prepolítica, anárquica”, propia de gentes atrasadas.

 

En suma, el feminismo actual, influenciado por las corrientes de pensamiento de la actualidad, ha recuperado sólo aquellos ejemplos que corresponden a una determinada ideología, la de la resistencia activa-y, por tanto, la separación, la ruptura- frente al mundo de los Hombres, que asimila valores y pautas de resistencia originarias de ese mundo. O lo que es lo mismo: A Flora Tristán o Frida Kalho, pero no a las lectoras de Emma Bovary.

Ese interés por encontrar en todo una manifestación política-unidireccional, digamos-ha llevado a no percatarse de la revolución que supone el bovarismo. Ricardo Piglia lo ha definido acertadamente: “En esa lectura [...] está el paso al bovarismo: querer ser otro, querer ser lo que son los héroes de las novelas.[...] Las mujeres son las que han encarnado ese malestar (vistas desde los varones que escriben las historias). En la ficción, la salida de esa perturbación ha sido, tradicionalmente, el adulterio. Frente al malestar de sus propias vidas, las mujeres que leen (Anna Karenina, Madame Bovary, Molly Bloom) encuentran otra vida posible en la infidelidad.

[...]

De algún modo, la feminización del lector de novelas confirma los preconceptos dominantes sobre el rol de la mujer y de la inteligencia femenina. Las novelas se pensaban aptas para las mujeres, consideradas criaturas de capacidad intelectual limitada, imaginativas, frívolas y emotivas. Las novelas, circunscriptas al reino de la imaginación, eran lo opuesto a la lectura práctica e instructiva.

En ese sentido, los periódicos se oponen a las novelas.iii

El adulterio, sobre todo el imaginado, ejemplifica un modelo de “revolución silenciosa”, personal, mucho más común que la “estridente”. Los testimonios que nos proporcionan los y las artistas decimonónicas dejan constancia de un hecho: la fascinación que suscitaba, y suscita, el embrujo de la lectura.ivComo se ha visto, es posible complicar un poco más la situación. Leer, imaginar, son, en sí, una forma de rebelarse.

NOTAS:


1: La lista es amplísima, pero citaremos, además de los anteriores, los trabajos de Zvetan Todorov, Slavoj Zizek, Anthony Giddens o, en el ámbito hispanohablante, Manuel Cruz.

2: Hay traducción al castellano: GUHA, Ranahit. La historia en el término de la Historia-Universal. Barcelona: Crítica, 2003

3: PIGLIA, Ricardo. El último lector. Barcelona: Anagrama, 2005

4: Alberto Mánguel ha desarrollado esta idea en, entre otros lugares, Una historia de la lectura. Madrid: Alianza, 2001

i

ii

iii

iv

(c) Carlos Garrido Castellano

carlo_garrido@hotmail.com 

Sobre el autor:

Carlos Garrido Castellano (Jaén, Martos, España, 1985)

 

Formación Académica 

     -Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Granada (calificación media: 3.23)

      -Estudiante de la Licenciatura de Historia en la Universidad de Granada. Facultad de Filosofía y Letras. (Nota media: 3.386)

      -Estudiante de Inglés en la Escuela Oficial de Idiomas. Superados dos cursos de cinco.

      -Estudiante de doctorado en Historia. Especialidad: Arqueología y Territorio. Universidad de Granada (España).

      -Estudiante de doctorado en Historia. Especialidad: Historia del Arte, Patrimonio, Vinculación arte-literatura. Universidad de Granada (España). 

      .

Experiencia Laboral 

      -Septiembre de 2006: Ciclo de Conferencias en el Museo de la Alhambra (Granada) impartidas sobre el tema “Ajedrez y tablas. El juego en el Reino Nazarí de Granada” 

      -Desde Octubre de 2006 hasta el día de hoy: Director del proyecto de investigación y difusión del Museo Arqueológico de Martos (Jaén). 

      - Desde Octubre de 2006 hasta el día de hoy: Bibliotecario y conservador de dicha Institución. 

     -Octubre de 2007: Ciclo de Conferencias en el Museo de la Alhambra (Granada) impartidas sobre el tema “La Acequia Real. El camino del agua en la Alambra” 
 
 

Méritos Académicos 

      -2003: Beca por méritos de financiación del primer curso de Universidad. 

      -A partir del Curso 2006-2007: Beca de Colaboración en el Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Granada 

Asistencia y participación en Congresos 

      -Participación y Coordinación 

      -Curso Académico 2005-2006. Ciclo de Conferencias: “Familia y Comunidad en el Arte y la Historia”. Cargo: Coordinador. Duración: 30 horas lectivas. Reconocido por la Facultad de Filosofía y Letras como tres créditos de Libre Configuración Específica. Lugar de Realización: Facultad de Filosofía y Letras. Universidad de Granada. Propone: Departamento de Historia del Arte.  

      -Curso Académico 2006-2007. Ciclo de Conferencias: “Discursos del Poder” Cargo: Coordinador. Duración: 30 horas lectivas. Reconocido por la Facultad de Filosofía y Letras como tres créditos de Libre Configuración Específica. Lugar de Realización: Facultad de Filosofía y Letras. Universidad de Granada. Propone: Departamento de Historia del Arte.  

      -Asistencia: 

      -Congreso “En el año de Isabel la Católica (1504-2004) Arte y cultura en los albores del Renacimiento español”. Lugar y fecha de realización: Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Granada, del 15 al 25 de marzo de 2004. Dirección: Ignacio Henares Cuellar y Juan Manuel Martín García (Departamento de Historia del Arte).  

      - Curso “Mediterráneo: Cruce de Culturas” Fecha de Inicio : 01/03/2005 Fecha de Finalización : 11/03/2005 Lugar : Facultad de Filosofía y Letras Organiza : Fundación Empresa Universidad de Granada. 

      -Lecciones De Arte Iberoamericano: Iconografía. Instituto de América de Santa Fe, Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Granada, Grupo de Investigación: "Andalucía-América: Patrimonio y Relaciones Artísticas" , 14, 15 y 16 de Diciembre 2005  

     -Seminario La Historia del Arte Iberoamericano a debate. Instituto de América, Santa Fé (Granada), 25-27 de marzo de 2004. 

     -Lecciones De Arte Iberoamericano: Celebración Y Comercio. Instituto de América de Santa Fe, Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Granada, Grupo de Investigación: "Andalucía-América: Patrimonio y Relaciones Artísticas", Octubre 2006  

     -I Jornadas De Cine Latinoamericano. Biblioteca de Andalucía (Granada). 21-23 de Noviembre de 2006 .Grupo de Investigación: "Andalucía-América: Patrimonio y Relaciones Artísticas" 

     -Jornadas Científicas "Reflexiones Arquitectónicas Al Sur de Europa" Fecha de Inicio : 07/11/2006 Fecha de Finalización : 09/11/2006 Lugar : Granada. Organiza: Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Granada. Proyecto Canarias Intercultural. Fundación Centro Asociado de la UNED de Motril  

     -Curso “Montajes y Documentiras” Octubre –Diciembre 2006 Lugar: Granada. Organiza: Centro José Guerrero. 
 

Experiencia en excavaciones arqueológicas: 

      -Proyectos en los que ha colaborado: 

      -I Curso Arqueología de Campo. Portezuelo (Cáceres) Agosto de 2006. Periodo: Medieval cristiano. Duración: 80 horas (dos semanas). Dirige: Fundación para el Desarrollo de la Cuenca del Alagón. Consejería de Extremadura. Actividades: Teoría de la excavación. Análisis de estructuras. Excavación práctica. Limpieza y conservación de material arqueológico. Difusión y puesta en valor de patrimonio arqueológico.  

      -Miembro del proyecto de Intervención en la Zona Arqueológica de Marroquíes Bajos (Jaén), lugar de construcción de la actual “Ciudad de la Justicia” Septiembre de 2006-Septiembre de 2007. Periodo: Hábitat Calcolítico/ Edad del Hierro; Necrópolis Islámica. Duración: un año. Dirige: Estudio de Arqueología “Arq13”. Actividades: Dibujo arqueológico. Seguimiento de maquinaria. Dibujo planimétrico de estructuras. Clasificación y datación de material cerámico. Restauración de material cerámico. Limpieza de objetos arqueológicos. Inventariado del proceso de excavación. Utilización de Autocad y Microsoft Access como apoyo a la Arqueología. 

      -Excavación en el poblado ibérico de La Higuera de Arjona. Verano de 2007. Periodo: Ibérico. Dirige: Estudio de Arqueología “Arq13”. Actividades: Dibujo arqueológico. Dibujo planimétrico de estructuras. Clasificación y datación de material cerámico. Restauración de material cerámico. Limpieza de objetos arqueológicos. Inventariado del proceso de excavación. Utilización de Microsoft Access como apoyo a la Arqueología. 
 
 

Idiomas 

      -Ingles: Nivel alto escrito/hablado

      -Francés: Nivel medio escrito/hablado

      -Italiano: Nivel básico escrito/hablado

      -Serbocroata: Nociones. 

 

 
Documentos :
Joven mujer leyendo, Umberto Boccioni, 1909
El ferrocarril, Edouard Manet
La lectora de novelas, Van Gogh
Marie Fantin Latour, Fantin Latour
Dos mujeres leyendo en el jardín, Renoir
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337