Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Cuentos, poemas, relatos >>  Allí en el bar - Maria Delia Minor
 
Allí en el bar - Maria Delia Minor
 

desde Burzaco, Provincia de Buenos Aires
Allí en el bar

El se encontraba en el bar. Sentado en la misma mesa de siempre, la más alejada de la vidriera, ése era el mejor lugar para observar sin ser observado. Desde ahí veía la entrada, el mostrador de madera antiguo donde estaba Manuel, el dueño del lugar desde que él recordaba, con su camisa blanca de corbata moño que le daban un aspecto atemporal.
No sabía por qué, pero se sentía tan a gusto, tan seguro. Le parecía que el día no existía, que no había un antes o un después. Tenía la impresión que su vida comenzaba y acababa en ese sitio.
Cada tarde, sin variar, miraba las personas que entraban e imaginaba una historia para cada una, les creaba un pasado, una familia, amantes, novios, encuentros secretos.Así se sucedían los días esperando que llegase el momento de volver a su mesa de siempre a crear historias.
Una tarde la vio por primera vez, era joven, delgada, pelirroja, de tez tan blanca que parecía transparente. No pudo dejar de mirarla. La miraba sin que ella lo viera. La miraba como no había mirado a nadie. La miraba y sentía algo extraño, algo que lo inquietaba pero que le gustaba sentir. Cuando ella se levantó dirigiéndose a la puerta pensó en hablarle pero no se animó. Al verla desaparecer en la oscuridad se sintió solo, triste, arrepentido por su cobardía, pero volvería e igual que él ocuparía siempre el mismo lugar. No sabía muy bien por qué o para qué pero había decidido seguirla, necesitaba saber algo más.
La vio entrar, sentarse en el lugar de siempre, pedir un café y esperar, simplemente esperar con la mirada perdida en la calle.Mirando sin ver a nadie.
Cuando se levantó, él también lo hizo pero al llegar a la puerta ella ya no estaba, había desaparecido.
Fue por esos días de angustia que escuchó a Manuel hablar con varios clientes sobre un fantasma que rondaba el bar esperando a su amor que nunca llegaba, creyó que era ella , que venía a esperar a su enamorado día tras día sin saber que él nunca vendría, sin saber que se encontraba condenada por toda la eternidad.
Se desesperó imaginando la manera de poder contactarse con esa misteriosa mujer, cuando lo vio a Manuel señalar hacia su mesa diciéndole a un cliente:
-Allí, en esa mesa vacía, el pobrecito esperaba todas las tardes a su amada.

(c) María Delia Minor


Sobre la autora: María Delia Minor vive en Burzaco, pcia de Buenos Aires, hace 27 años que es docente , ha trabajado en Educación Primaria. Actualmente se desempeña como profesora de Lengua en Educ Secundaria Básica, en la ESB 22 de Adrogué. Los estudios que ha cursado son Maestra Normal Superior, Reconversión Docente en el Àrea de Lengua en la Universidad Nacional del Sur de Bahía Blanca, donde cursó varias materias de la Licenciatura en Letras.


 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337