Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Ensayos - Crónicas >>  El unicornio y la Sonata de Vinteuil por Hugo Matías Zeoli
 
El unicornio y la Sonata de Vinteuil por Hugo Matías Zeoli
 

...Los primeros comparatistas del siglo XVIII, quienes estudiaron los mitos de los pueblos primitivos, al volcarlos en relación con los de la mitología clásica creyeron descubrir un esquema universal, en virtud del cual, todos los pueblos habrían pasado distintas etapas que partiendo del politeísmo llegaron al monoteísmo...

Este escrito propone una lectura del signo, aquél que construido en la obra de Marcel Proust, En busca del tiempo perdido, permite ser estudiado y analizado, a partir de los esquemas comunes al tratamiento del mito en la literatura de Occidente.

La necesidad de definir al mito se impone ante el tratamiento citado, el que éste trabajo instrumenta como factor compositivo en algunos tramos de la obra a analizar.

El mito tiene una estructura narrativa que se puede descomponer en elementos mínimos, los mí temas, los que transmiten un mensaje superficial y ocultan un sentido más profundo.

Los primeros comparatistas del siglo XVIII, quienes estudiaron los mitos de los pueblos primitivos, al volcarlos en relación con los de la mitología clásica creyeron descubrir un esquema universal, en virtud del cual, todos los pueblos habrían pasado distintas etapas que partiendo del politeísmo llegaron al monoteísmo.

Los estudios comparatistas pueden, indudablemente, hallar semejanzas en la historia de los pueblos y la crítica puede elegir diferentes perspectivas para una compilación y planteos diversos, o los que hubiere para arribar a manifestaciones disímiles.

Este estudio de la obra de Proust tiene en cuenta un principio constructivo que se manifiesta en la obra citada anteriormente. Este, consiste en una elaboración y reconstrucción de símbolos e imágenes míticas que tienen un elemento armónico: la composición armónica, orquestación refinada y la correspondiente formulación de la imagen mítica.

El tratamiento del símbolo formulado y el arquetipo destacado en la escena en la cual, Swann, escucha la Sonata de Vinteuil, poseen un núcleo que se puede analizar, teniendo en cuenta las profundas impresiones que en el protagonista suscita la pequeña frase de la pieza musical aludida.

La sonata de Vinteuil y un detenido estudio de aquello que Proust se propuso decir al lector exigen una interpretación profunda. El hallazgo de varios mitos es recurrente en el texto, luego, la formulación de un solo elemento que nuclée a los demás exigirá hallar un símbolo o una frase que al igual que la escuchada por Swann, prevalezca por belleza y composición de un significado.

Una vez hallado el símbolo, recortado como objeto de estudio, se verificarán fórmulas válidas para demostrar que el relato mítico expuesto es el eje de una perspectiva que se relaciona de manera nada superficial con el principio de composición que la obra retoma en varios tramos narrativos.

La elección de una palabra o frase no sólo es representativa y paralela a la estructura de la frase musical, sino además, privilegiará lo auditivo, un elemento fundamental para constituir la criatura quimérica: El unicornio.

Proust, destaca que Swann percibe y reflexiona como si el pensamiento puro pudiese descubrir la esencia, elevándose a un ejercicio trascendental y que todo pasa a ser lo opuesto a un juego animado por fuerzas contrapuestas y es que en lugar de someterse a la indiferencia es su sensibilidad la que capta el signo como tal porque es el pensamiento

puro que descubre la esencia.

La cita siguiente es adecuada para introducir el tema del arquetipo, el que Swann evoca a partir de la pequeña frase escuchada en casa de Verdurin, y ejecutada por un pianista: el narrador dice: "Gran reposo, misteriosa para Swann-para él, cuyos ojos aunque finos aficionados a la pintura, llevaban para siempre la marca de la sequedad de su vida-de sentirse trasformado en una criatura ajena a la humanidad ciega , desprovista de facultades

Lógicas, casi en un fantástico unicornio, una criatura quimérica que no percibía el mundo más que por el oído..(2).

Esta criatura sobrenatural aparece una vez en el texto, pero es de una importancia muy grande, ya que se puede ver que si su imagen es simple, el significado atribuido por el narrador carece de complejidad y por otra parte, se podría estar ante una cierta clave de composición que exige un lector dispuesto a introducirse en el relato y que éste comprenda el elemento eje de este análisis.(3).

Es necesario destacar que entre el signo elegido y su significado simbólico habrá una especie de espacio que deberá llenarse con la asignación semántica correspondiente a la clave elegida. En este caso, la Sonata de Vinteuil viene precedida por el encuentro con Odette, por la cual Swann sólo siente una especie de repulsión física; "A Swann se le apareció no ciertamente falta de belleza pero de una clase de belleza que le era indiferente, que no le inspiraba ningún deseo, que incluso le causaba una especie de repulsión física",(4), pero en las siguientes escenas, Swann escucha, en casa de la señora de Verdurin, al joven que interpreta una sonata,(5), a la que asociará, en el texto, con el Claro de luna.

Las siguientes impresiones que el personaje experimenta, el texto las expresará como sucesivas decodificaciones de la belleza de Odette; al primitivo desdén le sucederá, la comparación y el elevado símil: una de las bellezas que nos narra el Antiguo Testamento, Céfora, hija de Jethro es evocada por Swann.(6).

La estrategia de construcción: una arquitectura de lo mítico y rodearla de todas las fragancias, perfumes, obras de arte; se alude a Vida de Moisés de Botticelli;Preludio de Tristán e Isolda, colores de Ghirlandajo, o retratos del Tintoretto,(7), también privilegia todo lo referente a los momentos de la ejecución de la pequeña frase.

Así es que Proust recurre al Claro de Luna, sin aludir a la obra de Claude Debussy y esta secuencia es notable porque el narrador construye este relato de las impresiones recurriendo a Dante Alighieri, escritor perteneciente al Duecento y el paso hacia el Trecento, es decir, Dante vivió y conoció parte de dos siglos y gustaba situar las figuras poéticas en armonía con los astros celestes.Así, hace referencia en la Terza rima a las leyes que rigen los astros y todo está sujeto a cálculo en La Divina Comedia, Proust, sin embargo, al construir una obra tan compleja, no privilegiará la relación, Claro de Luna con la posición exacta del astro; surgirá en el receptor la asociación con la obra de Claude Debussy, porque se puede leer más adelante:"Atravesaba (Swann) París bajo el claro de luna".

Aunque, lo esencial es saber relacionar las frases y es conveniente recordar que esta descripción es remarcada después que el protagonista ha escuchado el piano en casa de Verdurin y se ha sentido "una criatura ajena a la Humanidad".Más adelante: el parecido con lo dantesco reaparece:"observando, durante aquel regreso que el estaba ahora desplazado con relación a él y casi al borde del horizonte, percibiendo que su amor obedecía, él también, a unas leyes inmutables y naturales".(8).

La pregunta que este análisis elabora es la siguiente:¿Esta serie de decodificaciones de la belleza es producto de la visión de Odette?¿Cómo puede llegar un ser al que se calificó de repulsivo a colocarse entre las formas femeninas más reverencias por Swann, de modo tal que su inscripción como modelo de la humanidad sea inobjetable?.¿Qué origina esta pasión por la elevación espiritual; búsqueda universal de la belleza?

La respuesta es una sola: la sonata de Vinteuil se asocia a Odette porque quien la oye, Swann, experimenta una metamorfosis excepcional.(9).

Esa transformación está en el orden de las más altas simbolizaciones, recuérdese las que experimentó Petrarca ante la visión de Laura; el poeta la supo inmortalizar como aquella

que eclipsaba al sol, y la denominaba "Modelo de virtudes, conducta superior, cuyo ejemplo le enseñaba a vivir como en el cielo".(10).

Pero, Swann excede a Odette de Crécy y mediante una elaboración de la sonata de Vinteuil ingresa al mundo arquetípico de lo mítico.

El oído le permite, mediante la partitura que lo deleita, trasmigrar hacia los tiempos pretéritos y prístinos, donde todo es silencio.

En esa escena se siente aislado y desde allí postula una abstracción y una centralidad textual para entender como se compone y que el significado de la sonata que se escucha son las emanaciones del alma original.

Proust ha escrito:"Esta vez había él distinguido claramente una frase elevándose durante unos instantes por encima de las ondas sonoras.Le había prometido voluptuosidades especiales de las que no había tenido idea nunca antes de oírla, voluptuosidades que ninguna otra podría hacérselas conocer;y había sentido por ella como un amor desconocido."(11).

En esa situación, el personaje postula una aclaración y avisa al lector que no percibe el mundo más que por el oído:"qué extraña ebriedad sentía en despojar su alma más interior de todas las ayudas del razonamiento, y hacerla pasar sola por la criba, por el filtro oscuro del sonido. (12).

Goza de una ubicuidad estratégica inaudita: la transformación que propone es ajena a la humanidad: un unicornio.

Este, según refiere Jorge Luis Borges tiene una antigüedad, la que data de la constatación de documentos que hablan de esta criatura excepcional, apareciendo en manuscritos que proceden de unos cuatrocientos años antes de Cristo.

El vínculo con el mundo y su belleza es el oído.Así se relaciona con aquello que lo rodea; él agregado de un aparato racional ha desaparecido porque el unicornio carece de facultades lógicas y no tiene un paradigma que lo incluya como lo medieval pagano o cristiano, el texto no lo dice;lo rodea de un hermoso misterio:tiene afinidad con el silencio y ésa es su relación con el sonido.

La respuesta no puede ir más allá del silencio y la ausencia.El tiempo y el espacio que vislumbra el unicornio es similar a los tiempos primigenios, Proust, ha escrito delicadamente sobre este tema y así se puede leer:"…en la pequeña frase buscaba él, sin embargo, un sentido al que su inteligencia no podía descender, ¡Qué extraña ebriedad sentía en despojar su alma interior de todas las ayudas del razonamiento."(13).

El lector puede disfrutar acerca de esta criatura excepcional sabiendo que se la puede advertir en una red de poiesis donde la ausencia y la unicidad dan consistencia al mundo que el texto avizora: aquello que el pensamiento puro de Swann llega a elaborar y simboliza de manera angelical, de acuerdo a las notas de la pequeña frase.

Respecto a este unicornio, todo es coherencia en lo bibliográfico, por ejemplo, Plinio, ha dicho:"No puede ser apresado vivo".(14), y esto lo refiere Borges en su obra Los seres imaginarios.

Sobre la relación con Odette, partiendo de la repulsión hasta el encantamiento absoluto, el unicornio salta a su regazo y ella lo abriga con amor, y es que ese tiempo del amor se presta a la alegorización -Leonardo Da Vinci, no ha permanecido indiferente a la aparición quimérica nombrada.

Borges, expresa lo siguiente, en la obra citada:"Un caballito blanco con patas traseras de antílope, barba de chivo y un largo retorcido cuerno en la frente, es la representación habitual de este animal fantástico."(15).

Y más adelante, y en la misma página, sigue explicando lo que sabe de esta criatura maravillosa o sobrenatural, ya que gracias a Borges nos enteramos que hasta el mismo Jung en su Psychologie und alchemie, (Zurich, 1944) lo ha estudiado.(16).

En la Edad Media, los Bestiarios enseñaban que el unicornio puede ser apresado por una niña, según lo relata el autor recientemente citado.

Respecto a esto íconos medievales, Leonardo Da Vinci, coincidió en que el Unicornio sólo puede ser apresado porque la sensualidad extingue su fiereza y una doncella lo recuesta y lo abriga.

El resto queda en la oscuridad de los tiempos míticos, pero por un instante de luminosidad aportada por Proust no es inferior a la leyenda.

Rememorar el sonido, aquello que escucha Swann permite saber que en un estado de sensibilidad extrema, cuando los sentimientos experimentan algo que la humanidad ha olvidado es porque ha extinguido las vías interpretativas de lo ingenuo.

La aparición de la doncella, Odette, opera en él la posibilidad de pertenecer a un relato primigenio: Swann puede amar como un ser que pertenece a otro universo.(17).

Su inmersión en la poesía sigue el mismo procedimiento que va precedido por una capacidad exuberante para dirimir lo vulgar de lo refinado.

Las siguientes reflexiones del narrador lo confirman:"El le pedía que tocase la pequeña frase de la sonata de Vinteuill, aunque Odette tocase muy mal, pero la visión más bella que nos queda de una obra es con frecuencia la que se elevó por encima de las notas falsas que hacen sonar unos dedos torpes, de un piano desafinado.La pequeña frase seguía asociándose, para Swann, al amor que sentía por Odette.Se daba perfecta cuenta asimismo que las cualidades de Odette no justificaban que atribuyese él tanto valor a los momentos pasados junto a ella."(18).

Es decir, Swann recorre el firmamento del arte de la poesía como el silencio y el pez y con la capacidad percibida por quien puede escuchar la nota de una frase, o el primer trino, en el origen de los tiempos míticos y tiende a emocionarse con el unicornio: después de escuchar la pequeña frase de la sonata de Vinteuil, Swann accede a una temporalidad donde el relato mítico lo predispone a aceptar a Odette.

La particular importancia que este análisis adjudica a la música y sus correspondencias míticas son fundamentadas por ciertos fragmentos de la obra de Proust. Las notas de la música oída por Swann, sustantivadas por una prodigiosa recepción del sonido, tienen su escena particular en las percepciones de los ruidos que experimenta Marcel niño y se destaca detalladamente el papel de la música y el éxtasis que el narrador recorta cuando el personaje escucha a "La Berna" interpretar Fedra.(19).

El oído, lo que se escucha a través de la obra de Marcel Proust, es sin excepciones, principio constructivo que le hace acceder a los personajes a un mundo donde las formas del alma han elegido plasmarse de manera diferenciada y profunda; el lector puede penetrar en él y decodificar esta cifra constante formada por los hitos del arte musical significativo. En este caso, sin ahondar más, el presente estudio analiza que relaciones se establecerían entre los lenguajes y el mito.

Nada más acertado que las afirmaciones de Gilles Deleuze: este autor dice que lo temporal es plural y relaciona la búsqueda del tiempo perdido con la verdad. Después de una disquisición de la tetralogía temporal, arriba al núcleo de este ensayo y afirmaDeleuze:"Y el tiempo recobrado es, en primer lugar, un tiempo que se encuentra en el seno del tiempo perdido y que nos proporciona una imagen de la eternidad".

Esto es lo que el análisis presente quiere significar, Swann, se deleita con algo que pertenece a una imagen que rodeada de incerteza, no se sabe si el unicornio ha existido, no poseería existencia real, pero lo cierto es que por medio de la sustanciación con un claro de luna musical ha llegado a ver una imagen de la eternidad, algo así como aquello que Deleuze agrega:"…pero también es un tiempo original absoluto, verdadera eternidad que se afirma en el arte."(20)

Las frases que refiere Pietro Citati, en la paloma apuñalada, tienen gran relación con las divinidades míticas, no en vano, este autor dice que Odette es "la sacerdotisa de las estaciones".(21).

De acuerdo a esto, se puede remarcar que el autor citado opina acertadamente que todo aquello que rodea a Swann, en esta escena, es mítico y afirma:"el lenguaje de Proust es profundo como el de Pindaro" (22).

Para penetrar en el reino del unicornio, interesa saber que escucha Swann y cómo interpreta; en un principio, algo que destruiría este análisis, se lee en un fragmento de la obra:"Vinteuil estaba amenazado de enajenación mental".(23), y más adelante agrega:"la locura reconocida en una sonata le parecía algo tan misterioso como la demencia de una perra, la de un caballo, que sin embargo, se observan en la realidad".(24).

Una brevísima afirmación del narrador destruiría todo el andamiaje teórico de este breve análisis, ya se califica a la sonata de la siguiente manera:"Era como la marcha nacional de su amor", luego, agrega el narrador:"…pero Swann creía percibir ahora en ella un desencanto."(25).

Lo cierto es que el personaje que nos ocupa realiza un salto vertiginoso a través de los orígenes de la música.

Su proyección hacia la transformación y visión de la criatura quimérica, va desde la técnica virtuosa de Debussy, Schumann, Ravel y retrocede y evoluciona hasta un duetto inenarrable.

Este es el que mantienen musicalmente, el piano y el violín;pájaro-árbol, queja y respuesta, y el narrador lo comenta así:"Hay en el violín -si, al no ver el instrumento, no se puede expresar lo que se oye en su imagen, la cual modifica la sonoridad -unos acentos que le son tan comunes con ciertas voces de contralto, que se tiene la ilusión de que una cantante se ha unido al concierto.Levanta uno los ojos, no se ven más que las cajas, preciosas como cajas chinas; pero, por momentos nos vuelve a engañar la llamada decepcionante de la sirena;a veces también se cree oír un Genio Cautivo que se agita en el fondo de la docta caja embrujada y estremecida, como un diablo en una pila de agua bendita;y, en fin, a veces hay, en el aire, como un ser sobrenatural y puro que pasa desplegando su mensaje invisible".

(26).

Aquello que es innegable es la necesidad del lenguaje musical, pero en los tiempos míticos ¿se oirían de forma perfecta las experimentaciones instrumentales respecto al tema de la queja y el amor que se encuentran?

Los textos y documentos clásicos dicen que los instrumentos se lanzaban en una idea que aspiraba a realizarse (27) dentro de una forma determinada de la creación poética, adoptando el género lírico en un sentido concreto.Albin Lesky ha escrito:"La escena de las bodas sobre el escudo de la Ilíada (18, 495) la presenta acompañando a los jóvenes bailarines. A pesar de su carácter básicamente lírico, el canto coral griego no puede prescindir en su acompañamiento de la música de flauta." (28).

Más adelante, dice Lesky:"mucho podemos aprender de la historia de las fiestas délficas (recuérdese como Citati relaciona a este texto con el mito délfico).(29).

Respecto a esta fuente, los aportes científicos del texto de Lesky, si bien se puede reelaborar la idea del amor en el dueto, conviene saber que los documentos hallados informan que los instrumentos en competencia técnica fueron la lira y la flauta; aquella aristocrática y esta, vulgar y advenediza.(30)

Del mismo modo, una conceptualización del círculo de amistades que se relaciona con Swann, sus hábitos y creencias, su culto por la pintura y el arte en general, lo hacen pertenecer a la estirpe apolínea, y no inscribirse en el culto de las bacantes; culto orgiástico y dionisiaco.

En lo concerniente a la naturaleza de las competencias líricas, Lesky, comenta sobre Píndaro, que es su lenguaje a diferencia de los Jónicos aquél que pertenece a la lengua literaria lírico-coral.(31).

Lesky aplica esta idea, que se puede relacionar con Swann y Odette."Tenemos la sombría sentencia de que el hombre no es sino el sueño de una sombra. Más inmediatamente sigue el alegre mirar a lo alto:si sobre esta pobre vida la luz divina, se enciende con intenso fulgor y transcurre ligera."(32).

Tarea del poeta, como vio Píndaro, es captar esa luz en su canción y brindarla a los hombres con su fuerza.(33).

Esto se puede relacionar con lo que Citati anota:"…aquí como en la sonata de Vinteuil, una prisionera divina desciende del cielo trayendo una revelación celeste?.(34).

Respecto al duetto musical aludido en paralelo a las impresiones seguidas por Swann al escuchar la sonata y su amor por Odette, cual si éste hallazgo fuese afín al regazo que puede retener al unicornio, se puede decir que el texto es afín a la propuesta de este análisis y dice:"aquella sonata ¿Es un pájaro, en el alma incompleta aún de la pequeña frase, es un hada, el ser invisible y gimiente cuya queja repetía después tiernamente el piano?(35).

La percepción de la sonata lo ha llevado a un estado primigenio y Swann cree que pertenece a un orden de lo sobrenatural, es decir, la criatura, Unicornio, puede distinguirla, ha explorado y visto lo intransferible, invisible y ha traído las notas del reino de la divinidad para que brillase sobre la sombra de las sombras mortales.

En realidad, la doncella a la que ha pertenecido Swann, al escuchar la sonata de Vinteuil puede hallarse entre los grandes arquetipos: mujer salvífica, a la cual cantó Dante y también se puede saber que así como los místicos elegían una gruta para recitar una plegaria se sabe que los antiguos confiaban la afinación de sus instrumentos a cierto factor aurático.

El unicornio ha ido al regazo, Swann se ha emocionado porque al dejar a la niña podrá experimentar lo ritual y su lejanía.

Más que un clérigo medieval, griego, el unicornio posee el aura.(36).

De la sonata de Vinteuil resume la experimentación de la lejanía que simboliza el unicornio, sólo porque es un universo aislado y con esta condición original, puede transferir a otro mundo, a su querida y pequeña frase.

Esta lejanía es la siguiente: la obra de arte fue ejecutada en la casa de la señor de Verdurin, para el personaje que nos ocupa, ha sido percibida como una de las formas elevadas que aún conserva su aura, la correspondiente a la obra de arte; interpretada en un espacio, adquiriendo la categoría de figura sobrenatural como si paseara por los lirios de un campo; una buena composición y adecuada ejecución han logrado que el silencio de la criatura que

estuvo en el regazo de una niña ha rodeado lo lejano y pareciéndose a lo ausente parece callar algo que a través del tiempo puede adquirir sentido.

Nunca sabremos cuál era la voz de los tiempos pretéritos, la pregnancia u oralidad primigenia ha desaparecido de nuestro horizonte.

Podemos carecer de aquella sonoridad y Odette de Crécy atraviesa el alma de Swann como la niña que pudo atrapar al unicornio.

De la sensación de experimentar el objeto sin nombrarlo lo sabemos por Mallarmé, del unicornio sabemos que no sabemos como es.(37).

 

(c) Hugo Matías Zeoli

 

 

 

 

BIBLIOGRAFIA

1. Deleuze, Gilles, Proust y los signos, Edición de Anagrama 1972, Barcelona, España, edit. Bs.As, 2000, pág.17.

Este autor dice:"Sólo la sensibilidad capta el signo como tal;sólo la inteligencia, la memoria o la imaginación explican el sentido, cada una según determinada especie de signos; sólo el pensamiento puro descubre la esencia, se ve forzado a pensar la esencia como la razón suficiente del signo y de su sentido".

2. Proust, Marcel, Por el camino de Swann II, Edit.Sarpe, Madrid, España, 1985, Pág.59/60.

3. Watt, Ian, Conrad, Heard of darkness, Bs.As, 1996, pág.197.Este autor dice:"The obtrusive disparity between a particular image and the significance apparently attributed to it by the writer creates an insistent semantic gap which the reader feels called up to fill with his own symbolic interpretation".

4. Proust, Marcel, Por el camino de Swann II, Edit. Sarpe, España, 1985, Pág.15.

5. Ibid.pág.29.

6. Ibid.pág.44.

7. Ibid.pág.44

8. Ibid.pág.61.

9. Ibid.pág.59.

10. Crespo, Angel, Estudios preliminares de Francesco Petrarca, Pág...89, Bs.As, 2001.Dice el autor:"…Laura era modelo de virtudes,… observaba una conducta superior cuyo ejemplo me enseña a vivir como en el cielo…"

11. Proust, Marcel, En busca del tiempo perdido II, Edit. Sarpe, Madrid, España, 1985, pág.30.

12. Ibid.pág.60.

13. Ibid.pág.60.

14. Borges, Jorge Luís, El libro de los seres imaginarios, Emece, B.s.As, 2000, pág.241.

15. Ibíd. pág.243.

16. Ibid.pág. 243

17. Ibid.pág.58.

18. Ibíd.pág.59.

19. Proust, Marcel, El mundo de Guermantes, Edit.Alianza, Madrid, España, 1978, pág.25. Esta cita es muy reveladora:"…todo ello, voz, actitudes ademanes eran, en torno al cuerpo de una idea que es un verso (cuerpo que, al revés que los cuerpos humanos, no está ante el alma como un obstáculo opaco que impida percibirla, sino como una vestidura purificada, vivifica en que aquélla se difunde y en que vuelve a encontrársela…"

Más adelante, retomando nuestro tema de la frase musical y el ingrediente hallado en el alma del oyente, el narrador prosigue:"Otra cosa que envolturas suplementarias que en lugar de ocultarla destacaban más espléndidamente el alma que se las había asimilado y se había esparcido por ellas; no eran sino oleadas de sustancias diversas que se han tornado translucidas, cuya superposición no hace sino refractar más ricamente el rayo central y prisionero que los atraviesa, y hacer más extensa, más preciosa y más bella la materia embebida de llama en que está infundido.

 

 

Así la interpretación de la Berna era, en torno a la obra una segunda obra vivificada, también por el genio: ¿por el genio de Racine?

20. Deleuze, Gilles, Proust y los signos, Editorial Anagrama, 1972, BS.As, pág.27. La cita es la siguiente:"y el tiempo recobrado es, en primer lugar, un tiempo que se encuentra en el seno del tiempo perdido y que nos proporciona una imagen de la eternidad, pero también es un tiempo original absoluto, verdadera eternidad que se afirma en e arte".

21. Ibid.pág.cit.27.

22. Ibid.pág.cit.346.

23. Proust, Marcel, En busca del tiempo perdido II, Editorial Sarpe, España, 1985, pág.35.

24. Ibid.pág.40.

25. Ibíd. pág.40.

26. Ibíd..pág.175.

27. Lesky, Albin, Historia de a literatura griega, Madrid, España, pág.132.

28. Ibíd..pág.133.

29. Ibid.pág.cit.133.

30. Lesky, Albin, op.cit.pág.133.

31. Ibíd.pág.229.

32. Ibíd.pág.cit.229.

33. Ibíd.pág.cit.229.

34. Citati, Pietro, La paloma apuñalada, Anagrama, Seminario Profesora Salerno, Malvina, UBA-LETRAS, 2001, Bs.As.351.

35.Proust, Marcel, Por el camino de Swann II, Edit. Sarpe, Madrid, España, 1985, pág.180.

36. Benjamín, Walter, La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica.Material editado por la cátedra Siglo XIX, UBA LETRAS,, Bs.As, 2001, pág.25. El autor dice: "Delimitaremos a esta última como la manifestación irrepetible de una lejanía…"

37. Borges, Jorge Luís, El libro de los seres imaginarios, Editorial Emecé, Bs.As, 1996, pág.246. El citado autor ha escrito:"Universalmente se admite que el Unicornio es un ser sobrenatural y de buen agüero, Así lo declaran las odas, los anales, las biografías de varones ilustres y otros textos cuya autoridad es indiscutible…"

Retomo esta cita que Borges detalla así:"No sabemos cómo es el Unicornio".

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337