Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Cuentos, poemas, relatos >>  Duetto - cuento de Hugo Matías Zeoli
 
Duetto - cuento de Hugo Matías Zeoli
 

...Camino a la fosa supieron que esos manuscritos serían rematados, tal vez no, nadie se imaginaba pero malvendidos en una subasta...y eso que junto con la aristocracia ningún arte de reyes volvió a escuchar tanta magnificencia; es decir, la entra wolfgan en los salones de Viena...Wen das Schicksal ibn ja konigen zugesellt, Ungewohnt zu dem Waffenklang, ....no, esto lo dijo Klopstock.Deberìa haberle dicho que otros dijeron que Mozart compuso su Don Juan como si fuese a preparar una receta de comida que se hace empleando huevos, y agrego, piatto piccolo e tovagliolo, sale, aceto e coltello di burro...

Las suplencias del músico fueron y serán una lógica que se construye con perversión inaudita a través de las generaciones.Camino a clase, por el pasillo de la derruida edificación, el maestro de música pensaba así e incontenible por la serie de fracasos sufridos, padecía de una reflexión que se constituía en pliegues sobre sí mismo.

La clase será diezmada, ya sé, por los padres, la ignorancia, esas alteraciones magnéticas alteran la canción que escuchó; ves el pizzicato lo harás así y yo concito a unos vientos: ¡Ah! Ese corno que concita a los tiempos heroicos…!

Porque él era un niño aún, que digo, un niño cuando la vio por primera vez.

Entonces, debe haber pensado en sus sedas y trenzas; después no pensó; era un niño, ah, rosas del pubis, hojas y partituras y ese aspecto grisulado de mi música…El público ya se agolpaba en los salones para verte, Wolfgang.

Decirles a estos adolescentes que son solo dos horas las que tengo para trabajar y me voy y hoy es el aniversario.

Ultima clase en la provincia y ya deben estar con ganas de irrumpir en el patio.Así él estaba como ellos lo están en mi clase: repleto de vida.

Pero, ese dolor de huesos, anotar ese arrebato de Dios, unas notas.Haydn y yo.

Son pocos alumnos, hablarles de Mozart, no recordar siquiera aquellos caballos desbocados del tiempo,..nosotros no sabemos retener las riendas… ¿Adónde iremos?

No se deberá ceder a la impaciencia.Ataque de reuma, atroz dolor interno, pero me río.

Son pocos alumnos, hablarles de Mozart y de esa .Los niños asombrados con este monólogo.Mi peinado de rizoma.

Señor, ¿Usted va a cerrar las notas? En todo caso, decirles que sólo soy un suplente y que el titular vuelve la próxima clase.Ahora me van a escuchar a mí.

 

 

El maestro de música, suplente de Salieri, dijo a los alumnos , um wieviel uhrbeginnt die vorfuhrung ; un dolor en los huesos,¿gota?.Líquido en las rodillas. Ah, si, te vas a Salzburgo...verás querida, eh, estoy componiendo el cielo, otra vez.¡Si, lo que escuchaste de mis labios!

¡Cállense! Otra vez, ese ruido, insensatez, el viento otra vez, borrando lo que quiero hablarles en este día.

Esos vientos malsanos sobre mi caja de madera barata, ¡Oh!, ¡Mein liebe, mein liebe!, si estuvieses aquì...Constanza.

-Señor, señor, ¿Marìa Antonieta fue guillotinada?

-Alumno de primera cuarta, no estamos en Viena.Dicen que un poema puede asesinar a

una ciudad .Uno solo me escucha.

-Señor, ¿Què dice señor, qué dice?

-La Júpiter, escuchen otra vez, ven el horizonte, hacia allí van todos los poemas.

-Señor, eso es imposible.

Un ícono, como vos Constanza, que te vas hacia él, a Salzburgo y tu mirada es lo más bello.En mis sueños el sonido de la creación.El vestido de ella; al pasar por ese salón era todavía un niño y me levantó del suelo.

Niño prodigio después creció y fue pobre.Tendría un final de osario comùn.Gegen Durchfall.

Aún puedo escuchar la Haffner.Eximio violinista.Secretos del vaticano.Chicos quédense

Quietos.

-Señor, lo llaman de dirección, ah, ya sé, mi suplencia terminó. ¿Què comeremos nosotros?A Mozart un puesto en Mannheim.La familia enfermó otra vez y a él le pasó igual; ahora soy un pobre suplente de un titular italiano, mediocre y repetitivo.No un cisne.

No como yo, que entro a colegios y les leo eso de las flatulencias y Cortázar, el cuarteto de Mozart, las pedorreras, montes y fracasos, órgano sudamericano; el no llegó a conocernos, sin embargo nosotros intérpretes de este dolor en el mundo; un clave atemperado, la denuncia de un mal incordiante.

Nosotros solos con el dolor infinito por lo eterno.Gegen Ohrenwe: Querido padre, si mi querida patria no quiere acogerme, sea por Dios y que Francia o Inglaterra se enriquezcan con otro alemán de talento, para vergüenza de la nación alemana.

Hipótesis del envenenamiento.El Rèquien se lo encargó al suplente.Eh, chicos les dicto la biografía del cisne, si ya sé que el otro el de Avon, bueno.

Me salieron manchas azules en las piernas, fiebre reumática, anomalía cardiaca, eso viene del cuidado por el ritmo, la tonalidad, no del cuerpo enfermo, lo mío desciende del cielo, sino quién puede explicar esta partitura.Es como un hierro lo que bebo, nítrico, no salicilato, es como hierro, amarillento líquido, destrozará mi duodeno, líquido idiota, debería beber con esos animales que me esperan en el osario.

Los pueblos son conmovidos y yo los mezco en las primeras notas de esta sinfonía.Tumefacto estaba su cuerpo y era un poema aún excavado en tersas tablas siempre acechando al final de nuestros dìas.Gran memoria, esta música lo sobrevivirá.

Hay una música grave, que me lleva hacia la muerte. Asesinado.Olvidado.

-Chicos escriban.

-Es que no se entiende, señor.

-Falta poco y salen.

Vean el cielo de Mozart, nunca lo olviden, Allegro ma non troppo.

-¡Qué nombres profesor..!

Ellas se arrancaban el seno derecho para sostener el arco.¿Leyenda apócrifa?Gegen Muskelschmerzen.

A mí me arrancarán de la tierra para que el silbido de los hombres no se sienta usurpado.Allegro aperto.No olvidar.

-Más despacio...no dicte tan rápido, espere...

-Esperen, no escriban eso.Vean, se puso oscuro.esa maldita tormenta que golpea con sordera.

Abro los corrales e insulto a las ubres, a esta creación de la nata y el mar enturbia las ciudades donde agonizo.

Júpiter.Allegro vivace.Salgan terminó mi suplencia.Adiós a todos.Silencio.Gegen Schuttelfrost.

El mundo es una perpetua rebeldía, perenne subversión de los sentidos, para estos niños he muerto como el masón...que no me pongan cruces ni nada, es decir, si, mi violín sobre mi barriga repleta de mierda.Ah, esa serla mi obra post mortem.Un día de tormenta y la ciudad toda será un solo puerto, adonde me llevan comienza el mundo.Renaceré.Entro en el Purgatorio, entraré cagàndome de risa.Omphalos de Ángeles, pero fueron tres ángeles desde el valle de la virgen que vinieron a aplastar a la serpiente. Sus plumas embellecidas y fulgurantes, verdes fueron, nunca sempiternas, será así ese que no debe ser comido por los gusanos porque incluso son incestuosas las notas de la muerte y hacia nuestros oídos viaja la ira imposible del dios de los griegos.Yo me trepo a su espalda y paseo por la corte mas aristocrática de Europa.No soy más el niño mimado de la corte.Gegen Flussigkeitsverlust eines kleinkindes.

Todo espacio, astralidad, el cosmos y sus brillantes galaxias han estado en mi vecindario, jugado con las aureolas y lo estepario, mi yo se ha incorporado al aroma del cielo y le pertenezco.Mozart.Calle depurada de ripios.Gegen Kopfweb.

Salieri como si le faltase la inspiración, organicidad, lanza tremenda pedorrera, eso es lo que escuchaban: el mundo como una masa incordiante.Renaceré.Ese soy.

-Niños mi clase terminó.

Y en los martillos, tímpanos, resonaré otra vez.

-Profesor, lo llaman de dirección, vaya parece que hay un problema con usted.

Dirá sus poemas, su música al mundo.Gegen Schlaflosigkeit.

-Ya voy.Me echan, con honra tornaremos a Castiella.

-Por último, les dicto, cito de memoria, hoy cinco de diciembre de 1991.Si, dos siglos

Lejos de la burocracia que asesina a nuestros genios con los atributos del odio.El espectro del rey no tuvo conciencia del envenenamiento.

-Su suplencia terminó.Su clase terminó profesor.

-Si, señor director, permítame unos segundos despedirme de los jóvenes de mi clase.

-No se preocupe, lo suyo es extracurricular y el ministerio no dispone ninguna partida para que alguien se interese en eso que a usted le interesa tanto.

Hay una frase de Goethe, si la recordara, como contestarle a este hombre, ah , si, los maestros son montañas mudas, los alumnos se vuelven taciturnos, creo que es así, donde leí esto...

-Señor escribimos eso?

-No hace falta, el señor profesor ya se tiene que ir.

-Nietzsche fue el único que advirtió la supremacía de la música sobre la poesía alemanas,...

Pero si llegan a encontrar mi cadáver vean cuan abierto están el buey o el cuadralbo que despanzurrado huele tan mal y es que la cría para ser tal es siempre abierta.Fui un arcángel, Wolfang, descendiente de los dioses, como podrían olvidarme, yaciendo en el osario aún poema y clavos.

Un hombre de calzado pobre, librea gastada, dirige a las cuerdas del mundo y yo reverencio esta frase, Ich mochte ein . Para un Grandioso cuarto movimiento, yo lo reverencio, despliegue orquestal de gran virtuosismo, integridad asombrosa de la Júpiter.

Creo que el director musitó a mis espaldas, Wir haben es eilig; bedienen sie uns schnell.

Eugene Ochum en mi cuarto.Sòlo se trata de hipérboles había dicho Salieri.El director, ese burócrata Ramírez de Acuña, colegio miserable y provinciano con una deserción irrefrenable, nada de Mozart, Lithium y el chat, qué sé yo; ellos que nunca escucharon a la Filarmónica dirigida por Pedro Ignacio Calderón desde el gallinero del Teatro Colón.

A ver este libraco, mamotreto; Júpiter acaba quitándose los pantalones, bah, ves, esto no se le puede decir a nadie aquì, no entenderían.Porque tuvo catorce años y fue niño prodigio, pero estos. Simplicissimus.

Camino a la fosa supieron que esos manuscritos serían rematados, tal vez no, nadie se imaginaba pero malvendidos en una subasta...y eso que junto con la aristocracia ningún arte de reyes volvió a escuchar tanta magnificencia; es decir, la entra wolfgan en los salones de Viena...Wen das Schicksal ibn ja konigen zugesellt, Ungewohnt zu dem Waffenklang, ....no, esto lo dijo Klopstock.Deberìa haberle dicho que otros dijeron que Mozart compuso su Don Juan como si fuese a preparar una receta de comida que se hace empleando huevos, y agrego, piatto piccolo e tovagliolo, sale, aceto e coltello di burro.

Viena, cinco de Diciembre de 1791.Gegen Fieber; gegen Brechreiz, probablemente todos los que entran en coma escuchan las trompetas de los ángeles, yo prefiero pensar que se oyen los sesenta primeros segundos de la Júpiter; luego Gegen Ubelkeit.Todos tocan a Mozart, todos lo hacen, pero ninguno a Dios padre.Yo tambièn voy a dormir,

¿Mañana de qué voy a vivir...?

(c) Hugo Matías Zeoli

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337