Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Cuentos, poemas, relatos >>  Poemas de Claudia Ainchil
 
Poemas de Claudia Ainchil
 

Dice prohibido

aunque seria mejor aire cortado

medialuna hecha a prisa

café hirviendo en el bar literario.

Se siente un límite inimaginable...

 del libro  "Remolinos a bordo" 2003)

LLAMAS

Ardiendo

conmovedor instante

supremo

un fuego

sin reflexión

ardiendo

innumerables ganas

a plena luz del día noche

caminando la tarde

dejándose llevar

por el mayúsculo desenfreno

y largar bocanadas.

Ya.

 

 

UN  DIA

A través de los espejos

se sucedieron imágenes

memorias

resonaron batallas y regresos.

Algunos exilios oscuros

como fragmentos de soledad.

Un día, cuando infinito

y muchedumbre musitaban levemente

hubo un roce un batir de fuegos.

Era verano en los cuerpos

acontecía una brisa impúdica

veloz.

Transparente como el amor.

En vertiginosos abrazos

esparciste gorriones en mi nido

juntamos huellas para que quedaran

grabadas en la historia

borramos océanos

y espadas

a sorbos a caricias nos entregamos...

 

PLAGA

Manifiesto de plaga

ensordecen abismos inmensos

para el día.

En medio del diluvio caen especies

y se pegan contra el vidrio

espectáculos con antenas.

Una manada de corazones

se ha desvanecido

mientras mi aliento abre selvas

bruma, barcos con brújula

o a la deriva.

Ellos abren cárceles de cristal

distancias previsibles

no vaya a suceder

 que de repente

el amor les quite el sueño.

 

del libro “Amores sin zapatos” (1991)

 

LLUEVE

Llueve como cortinas aisladas

en islas desiertas

merezco ser una gota

y llover y empapar por bocas

horas, instantes.

Llueve, regalarme el corazón

es un incentivo

para que nade entre las brumas

hasta la orilla

y llegue a tus lluvias

tus horas empapadas

mis cortinas en islas...

 

COMO UNA PELICULA

 Como una película que se muere lentamente

ausente las letanías

se pueden aún cortar los últimos vestigios

de leyendas mediocres.

Será este un ejemplo

para el siglo de los veinte idiotas

presentando los viajes del corazón humano

góndola latina de pasiones.

Cuando la bronca se muera lentamente

y la película muestre el fin obligado

como quien muestra un odiado trofeo

al contrincante de la noche

y las estrellas no se endurezcan

sino que sean solo leyendas contadas

por emocionados ojos tiernos,

ahí se producirá una clave

que habrá que tener en cuenta. 

 

NIEBLA

Estoy estamos con

sin nada en común

con todo en la mano

en privado y multitudes

lluvias se han ido gastadas en la plaza

comidas digeridas alienadas

y un silencio se apoderó majestuosamente

de nuestras bocas abiertas

como vapor que sube de un navío

que baja al alborear

que mira y se va...

 

LA NO PROHIBICIÓN

Dice prohibido

aunque seria mejor aire cortado

medialuna hecha a prisa

café hirviendo en el bar literario.

Se siente un límite inimaginable

bostezando lavandina de estación

con un boleto marcado en el punto exacto

y un dicho pajuerano, prohibido fumar.

Qué tonto si solo fuera eso

redondel mascullado en un tabaco negro

chirolas prendiéndose en un fósforo.

Acá la prohibición data de un siglo

 y no es humo ni lengua

ni dos vacas pastando.

Llegar adonde habita el amor

es casi imposible, de ahí la prohibición

pero llegar adonde está mi amor

es lo más fácil

penetramos por una puerta subterránea

y él está intacto, con los brazos abiertos

y exento del peligro de una facta prohibición.

 

del libro “Son cosas de ángeles” (1987)

(c) Claudia Ainchil

Sobre la autora:

Claudia Ainchil es co-fundadora de la Sociedad de Escritores Inéditos e Independientes de la Argentina. Una ONGs que fomenta la escritura y la lectura.

Libros publicados:

- “Comienzo de Comienzos” en 1981.

- “Son cosas de Ángeles” en 1987.

- “Amores sin Zapatos” en 1991.

- “Remolinos a bordo” en 2003.

 

La obra poética musical "Aunque el mundo caiga a los costados" (1990) fue elegida junto a otras obras y representada en la Sala Enrique Muiño del Centro Cultural General San Martín.

Los poemas son difundidos por distintos medios en: España, Cuba, Perú

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337