Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Ensayos - Crónicas >>  ¡La abuela tiene novio por Luis Buero!
 
¡La abuela tiene novio por Luis Buero!
 

Si, ¡créanme! La mamá de mi vieja está enamorada como un adolescente, se quiere casar de nuevo.... ¡y pretende que alguno de sus nietos sea su padrino de bodas!
La historia es así. Cuando falleció el abuelo pensamos que ella iniciaría un período de desconsuelo y depresión....y no nos equivocamos. Pasaron años en los que su alma era un naranjo enlutado.
]

(Buenos Aires)

Si, ¡créanme! La mamá de mi vieja está enamorada como una adolescente, se quiere casar de nuevo.... ¡y pretende que alguno de sus nietos sea su padrino de bodas!
La historia es así. Cuando falleció el abuelo pensamos que ella iniciaría  un período de desconsuelo y depresión....y no nos equivocamos. Pasaron años en los que su alma era un naranjo enlutado.
Pero el día en que cumplió 70 su duelo dijo basta. Guardó el viejo retrato que tanto miraba, fue a la peluquería y se hizo matizar el cabello de color castaño claro. Poco después comenzó a anotarse en cursos breves, uno tras otro: Ikebana, tarot, porcelana fría, radiestesia, grafología. Una vecina la convenció de practicar natación y gimnasia en el agua, y ya conectada con las necesidades de su cuerpo se inscribió en un taller de actuación. No faltó mucho para que un grupo de amigos de su misma generación la invitara a escuchar tangos en una confitería del barrio de Flores. Allí de pronto descubrió que todavía tiene “rating” con los hombres y que necesitaba nuevos anteojos para ver bien cómo era el eventual candidato que la sacaba a bailar. Mientras tanto iba adelgazando, se compraba ropa más ajustada al cuerpo, optaba por remeras en vez de camisas anchas y estaba aprendiendo a negarse sin culpa a cuidar a los críos de sus hijos todos los fines de semana.
Y una noche lo conoció.
“Malvino es viudo,.... tiene casi 80 pero está perfecto” nos contó ella días después,  con un temblor en la voz. Y él es así, sus compinches lo llaman Roly. Es muy alto y delgado, y cuando sale a la pista tras el mandato de una milonga, se gana hasta el aplauso eufórico de Virulazo, que seguro lo mira desde el cielo. No recuerda qué almorzó el día anterior, pero tiene anécdotas de una Argentina legendaria que soñaba no necesitar jamás una segunda oportunidad. Recita a García Lorca, cuenta chistes verdes sin decir malas palabras, y se emociona evocando el argumento de la película Qué Bello Es Vivir. Nunca sale sin su saco sport. Ya viven juntos, él le prepara el desayuno y a la noche le alcanza el cepillo de dientes con el dentífrico puesto. Y según parece conserva sus virtudes varoniles, aunque las malas lenguas rumorean que su secreto se basa en una pastillita celeste.
Lo cierto es que a la nona le instaló la sonrisa en el rostro.
 Todo esto se lo estaba chusmeando yo a mi otra abuela, la mamá de mi padre, sentados en un banco de plaza, cuando de pronto la vi sonrojarse mucho.
 “Metí la pata, la escandalicé” pensé, cuando de pronto la vi señalarme un anciano.
“¿Ves ese señor que anda caminando de un lado a otro con un bastón?”.  Lo demás no era necesario que me lo dijera,  lo contaba el brillo de sus ojos.
Le di un beso en la frente y me fui,   pensando que los romances de la tercera edad existen porque, en síntesis,  la vida es un hermoso regalo de Dios que podemos desenvolver todos los días. Sí. Sólo es cuestión de animarse.

(c) Luis Buero
 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337