Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Cine/Video/Televisión >>  Marlon Brando
 
Marlon Brando
 

"Truman Capote, un maestro de la prosa, un estilista, logra en ese retrato de Brando lo que pide Tom Wolfe, el designado impulsor del nuevo periodismo y autor de novelas como “La hoguera de las vanidades” y “Todo un hombre”: “Para que las artes sobrevivan, la revolución del siglo XXI habrá de tener un nombre al que será difícil añadir un “ismo”. Se llamará satisfacción. Se llamará vida, realidad, el pulso de la bestia humana”.

(Buenos Aires) Araceli Otamendi

 

Hace pocos días murió Marlon Brando, una gran estrella de cine. Y digo estrella porque así lo describe Truman Capote en un magnífico retrato que escribió sobre el actor. Leí  innumerables artículos sobre la vida de Brando, intérprete genial de papeles inolvidables como el de Stanley Kowalski en “Un tranvía llamado deseo”, actuación  que lo llevó a la fama. La muerte del actor incentivó el aluvión de notas en suplementos de diarios y revistas.

 Vi en cine la mayoría de sus películas y también  volví a ver  muchas de esos films en video. El escritor norteamericano Truman Capote lo conoció en Nueva York 1947  cuando Brando interpretaba  el  rol de Kowalski  en el teatro. Eso fue en un ensayo.  Luego, en 1956 el escritor   volvió a  encontrarse con Brando en Japón, mientras filmaba “Sayonara”, la versión cinematográfica de la novela de James Michener.

Muchas de sus actuaciones me parecieron formidables: su interpretación de Napoleón en “Desirée”, en “La casa de té de la luna de agosto”, como Marco Antonio en “Julio César”, el rol de Don Vito Corleone en “El Padrino”. Sin embargo, además de la memoria que me traía las imágenes del actor, recordaba en estos días el memorable retrato que Capote hizo de Brando porque ahí lo muestra en profundidad. Brando, dice Capote, buscaba, como ahora – cuando lo ve por segunda vez -  algo en que creer. Había querido ser sacerdote pero lo convencieron para que no lo hiciera. Entonces se fue a Nueva York y empezó su carrera de actor. Marlon Brando desnuda su vida ante el escritor, le cuenta acerca de sus padres. La relación con el padre había mejorado con los años. Pero con la madre había sido tremendamente difícil. La madre era alcohólica. Abandonó al padre y se fue a vivir con Brando a Nueva York. El actor lo intentó todo,  “pero mi amor no era suficiente”, dice.  Hasta que el hijo desistió. A partir de ahí, todo le fue indiferente confiesa.

Brando  había crecido como actor desde aquella vez que Capote lo encontrara ensayando en el teatro en Nueva York y en Japón, mientras filmaba, se lamentaba que ya no hubiera papeles para él.
Recuerdo haber visto muchísimas veces las películas de Brando. Siempre, como me ocurre a menudo con casi todo, me preguntaba qué había detrás de ese actor, de esas máscaras. Quién era esa persona que interpretaba papeles complejos, difíciles.

No sé si es totalmente real el relato de Truman Capote o le ha agregado datos de su imaginación, pero la descripción que hace de Brando es magistral.

Lo que sí se es que me gusta releerlo para acercarme a una figura inolvidable del cine del siglo XX,  completa mi visión de un gran actor. Truman Capote, un maestro de la prosa, un estilista, logra en ese retrato de Brando lo que pide Tom Wolfe, el designado impulsor del nuevo periodismo y autor de novelas como “La hoguera de las vanidades” y “Todo un hombre”: “Para que las artes sobrevivan, la revolución del siglo XXI habrá de tener un nombre al que será difícil añadir un “ismo”. Se llamará satisfacción. Se llamará vida, realidad, el pulso de la bestia humana”.

 

© Araceli Otamendi

 

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337