Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Cuentos, poemas, relatos >>  Ante la indignación y el dolor, poemas y dibujos
 
Ante la indignación y el dolor, poemas y dibujos
 

Ante la indignación y el dolor por los brutales atentados en Madrid recibimos poemas y dibujos de españoles: un poema de Fernado Luis Pérez Poza y un dibujo de Ángela Ibañez y de un argentino: Gabriel Impaglione. También la página que Francisco Alvarez preparó.
HOY EL DOLOR SABE A ANDÉN
 
Hoy el dolor sabe a andén,
a vía muerta, a tren sin carril,
a corazón hueco de asesino
y bomba desahuciada.
 
Hoy la vida huele a nudos,
a nudos de sangre coagulada
y mar batido de angustia,
a estampida de miedo.
 
La muerte camina en espiral,
es soledad espesa atrapada
en un lento amasijo de hierros,
es una pócima fatal, un largo otoño
que revienta el aire
y gira en remolinos ciegos.
 
¿En qué estación
se bajó la conciencia?
¿De qué almanaque
robó su tiempo el asesino?
¿Qué tren será capaz
de atropellar a la muerte?
 
Duele, el dolor, duele,
saca punta a la médula
y rebaña la cal del hueso.
Duele, el dolor, duele
a laberinto de círculos
y profunda tiniebla.
 
Marzo 2004©Fernando Luis Pérez Poza
Pontevedra. España
----------------

Madrid 2004.

 

Dónde el hombre,

su bandera enarbolada,

el hijo de la mano,

la risa trepando a cada surco

de ala imbatible,

el tiempo que revela la luz

de las palabras

el tono fraternal

del canto en el viento.

Había un andén para llegar

a la esperanza

y otro andén de regreso

al cereal del día.

Dónde el hombre,

que su tren extraviado

se hundió en la noche

de colmillos.

Dónde el hombre

que la sangre abre

con su rayo negro el espanto.

Había una estación

para sentarse a distribuir

la risa y el saludo.

Dónde el hombre

que ordenó la alianza

con la muerte a cambio

de monedas,

dónde el que acercó la llama

a la pólvora,

donde el hombre de a pedazos

que dejó apenas

su pavoroso silencio

en el estallido.

Había un manojo de vías

teñidas de fascismo,

aquel tren de la muerte

de Miguel Hernández,

aquel tren que el franquismo

moderno ha regresado

de la niebla funeral

que no se ha ido.

Dónde el hombre,

con su parca a cuestas,

con su miedo de espaldas,

con sus plegarias.

Sabrán los dueños

de la vida ajena

que el dolor no para,

que el llanto no acaba,

que un abismo de nada

se abre en cada casa

y que ya no tiene causa

la muerte en la tierra.

Dónde el hombre, mañana.

 

 

(c) Gabriel Impaglione- Luján- Argentina

 



 
Francisco Alvarez
 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337