Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Ediciones anteriores
Premios- Distinciones
Muestras/Arte
Entrevistas- noticias culturales-histórico
Lecturas
Ensayos - Crónicas
Educación/Universidad
Sociedad
Diseño/Moda/Tendencias
Fotografía
La editora
Medios
Sitios y publicaciones web
Narrativa policial: cuentos, ensayos, reseñas
Sumario
Música
Teatro/Danza
cartas
Cine/Video/Televisión
Entrevistas- Diálogos
Servicios
Noticias culturales- archivo
Espacio de autor
Prensa
Artista invitado
Entrevistas
Fichas
Algo de Historia
Blogs de la Revista Archivos del Sur
Cuentos, poemas, relatos

ARCHIVOS DEL SUR

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Cuentos, poemas, relatos >>  Tres poemas de Carlos Marianidis
 
Tres poemas de Carlos Marianidis
 

Carlos Marianidis ganó el Premio Casa de las Américas en el año 2002 con su novela "Nada detiene a las golondrinas". En esta edición publicamos los poemas "Pequeñas cosas", "El títere" y "El pasajero"

PEQUEÑAS COSAS

Lo conocí en la escuela. Nos prestamos la infancia,

el banco, los recreos, el sol del mediodía,

los vuelos de regreso a su casa, a la mía

y compartimos tardes de olímpica vagancia.

 

Jugar durante horas, aun cuando llovía,

pelearnos con un gesto de estudiada arrogancia,

lanzarnos mil abrojos, con cruel beligerancia

y pedazos de tierra hasta que anochecía.

 

Tirarnos en el pasto y sentir la fragancia

de la menta aplastada... Y ahora, a la distancia,

me pregunto por qué no guardé, de algún día,

un puñado de abrojos de los tantos que había,

o un trébol, o un cascote con marcas de alegría.

Era mi amigo. El resto... no tenía importancia.

 

EL TÍTERE



En un trozo de tela quedó envuelta la mano:

dos botones por ojos, una nariz de felpa,

un manojo de hebras de lana la cabeza

y su sonrisa ingenua, un cordón colorado.


La voz de la muchacha se quedó entre sus labios

y él solo dijo un cuento para la simple audiencia.

Se estremeció su cuerpo, tembló su cabellera

¡y vieras los pequeños, qué atentos lo escucharon


narrar sus aventuras por éstas y otras tierras!

Quisiera describirte toda aquella inocencia,

quisiera dibujarte los rostros asombrados.


Después, todos se fueron. Y la tela fue tela,

botones los botones y otra vez hebra la hebra,

mas no sabes, los niños... ¡qué felices soñaron!


 

EL PASAJERO

 

 

Yo tomo del camino de otros seres

la mejor realidad para mi vida.

No ignoro el llanto ni la misma muerte,

pero le debo al alma una alegría,

o al menos la intención de estar alegre.

 

Otros hombres y bestias y mujeres

y pájaros se forjan con mis días

una parte –también- de sus presentes,

de modo que hay destinos que se inician

o siguen a través de mí su suerte...

 

Tan sensible es la red que así se hila,

que a veces el sufrir ajeno duele,

o una dicha lejana es compartida.

 

Y encuentro que soy puente entre mil puentes

y el mundo no es sino una roca antigua

que de infinitas formas florecidas

ha cubierto sus pliegues.

 

Soy en la Tierra sólo un accidente;

no más que un hongo, un ave, una bahía.

 

Soy una flecha altiva,

tallada en una vara humilde y fuerte,

que en el aire se quema mientras siente

que un nuevo arco espera su caída.

 

 

   (c)Carlos Marianidis

 

Sobre el autor: Ver datos en Galería de escritoras y escritores, en Archivos del Sur

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337