Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Sitios web
Poemas
Espectáculos-Actividades para niños
Lecturas
Libros recibidos
Últimas noticias
Especial Navidad
Sumario
Cuantocuento
EnJuego
Para profesores
Sección para padres
Dibujos
Fotografìas
Recetas
Jugando con el arte
Deportes
Cartas
Carta de los editores
Saturnino
Unidad temática: EL AGUA
Unidad Temática: El Petróleo
Unidad temática: EL LIBRO
Unidad temática: LA CASA
Unidad temática: LA LECHE
Unidad temática: LAS ABEJAS
Unidad temática: MATEMATICAS Y LENGUAJE
Unidad temática: LA PATATA
Unidad Temática: LOS DINOSAURIOS
U. D. Las hormigas

Revista Barco de papel

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Cuantocuento >>  Brujilerías- un cuento de María Delia Minor
 
Brujilerías- un cuento de María Delia Minor
 

Era una bruja piruja, maruja, de cabello rojo enrulado que los días de humedad se volvía travieso y le caía en rulos sobre su frente, sus ojos eran negros y saltones, su naríz grande, aunque sin lunar o verruga y su piel blanca como la leche a pesar que siempre vestía de negro.
Todas las noches preparaba en su caldero pociones con patas de ciempiés, ojos de caracol y cola de babosa...
Animate a dibujarla!!
 

Brujilerías


Era una bruja piruja, maruja, de cabello rojo enrulado que los días de humedad se volvía travieso y le caía en rulos sobre su frente, sus ojos eran negros y saltones, su naríz grande, aunque sin lunar o verruga y su piel blanca como la leche a pesar que siempre vestía de negro.


Todas las noches preparaba en su caldero pociones con patas de ciempiés, ojos de caracol y cola de babosa.

La gente del pueblo venía a pedirle que les cure un cayo del dedo gordo del pie o una verruga de la panza o una uña encarnada y ella siempre dispuesta les regalaba sus pociones para curarlos.

A veces todo salía bien, pero otras ¡se metía en cada lío!

Un día la visitó Doña Edubiges, que era la chismosa del pueblo, para pedirle que cure a su loro que se había quedado mudo y por más que ella le hablara el loro no decía  ni una palabra.

Nuestra bruja liruja, biruja, decidió ayudarla y preparó esa noche una sopa con lengua de mosquito y patas de gusano. El loro tomó la sopa...pero no habló.

Doña Eduviges muy furiosa visitó nuevamente a la bruja chiruja, miruja, para decirle que su loro seguía sin decir palabra. Fue entonces cuando la bruja firuja, fruja, decidió usar todo su poder y realizó un hechizo a la luz de la luna, lástima que esa noche hubo muchas nubes, para que el loro de doña Edubiges hable.

No sabemos si fue eso o que fue, pero el lorito comenzó a hablar, pero no para pedir la papa sino para contar los chismes que decía Doña Edubiges y aunque ésta trato por todos los medios de callarlo, el loro hablaba y hablaba sin parar.

Así fue como la bruja piruja, maruja, liruja, biruja, chiruja,...decidió dejar de hacer hechizos y dedicarse al cultivo de rabanitos que siempre le habían gustado en la ensalada.

                                        

(c) María Delia Minor

 

Sobre la autora: María Delia Minor vive en Burzaco, pcia de Buenos  Aires, hace 27 años que es docente , ha trabajado en Educación Primaria. Actualmente  se desempeña como profesora de Lengua en Educ Secundaria Básica, en la ESB 22 de Adrogué.
Los estudios que ha cursado son Maestra Normal Superior, Reconversión Docente en el Àrea de Lengua en la Universidad Nacional del Sur de Bahía Blanca, donde cursó varias materias de la Licenciatura en Letras.
 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337