Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Sitios web
Poemas
Espectáculos-Actividades para niños
Lecturas
Libros recibidos
Últimas noticias
Especial Navidad
Sumario
Cuantocuento
EnJuego
Para profesores
Sección para padres
Dibujos
Fotografìas
Recetas
Jugando con el arte
Deportes
Cartas
Carta de los editores
Saturnino
Unidad temática: EL AGUA
Unidad Temática: El Petróleo
Unidad temática: EL LIBRO
Unidad temática: LA CASA
Unidad temática: LA LECHE
Unidad temática: LAS ABEJAS
Unidad temática: MATEMATICAS Y LENGUAJE
Unidad temática: LA PATATA
Unidad Temática: LOS DINOSAURIOS
U. D. Las hormigas

Revista Barco de papel

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Cuantocuento >>  EL DRAGÓN MÚSICO
 
EL DRAGÓN MÚSICO
 

Este cuento lo ha escrito Vicente Faulí, un niño de 7 años del colegio Constantino Ródenas de Quart de les Valls.
Hace muchos años en un país de Centro Europa vivían atemorizados porque un dragón tenía secuestradas en un castillo a todas la doncellas y princesas del país. El dragón era muy grande, tenía una cola muy larga y muy afilada como una espada, tres cuernos muy grandes y tiraba fuego por la boca. Romualdet era un joven músico que iba buscando novia pero como estaban todas secuestradas decidió luchar con el dragón para liberarlas y así poder escoger una novia. Fue a comprarse una lanza, una armadura, una espada y un caballo. Como era músico tuvo que entrenarse durante un mes para luchar contra el dragón. Cuando estuvo preparado cogió sus armas y su flauta y se marchó en el caballo hasta el castillo del dragón. Cuando Romualdet llegó a la puerta del castillo era de noche y tocó a la puerta. El dragón preguntó: _ ¿ Quién eres y qué quieres a estas horas de la noche?. _ Soy Romualdet, el músico y vengo a liberar a todas las doncellas y princesas. _ Pues tendrás que luchar conmigo_ contestó el dragón con una voz muy fuerte. Romualdet entró en el castillo y el dragón estaba esperándolo en el patio así que empazó la lucha. Al cabo de unas cuantas horas de combate, el dragón estaba cansado y la entró sueño así que se acostó a dormir. Mientras dormía, Romualdet aprovechó par ponerle su flauta en la boca y liberar a las doncellas y princesas. Cuando el dragón despertó se dio cuenta de que ya no había doncellas ni princesas prisioneras en el castillo y se puso a gruñir muy enfadado y que sorpresa se llevó cuando por su boca ya no salía fuego sino música.
 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337