Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Sitios web
Poemas
Espectáculos-Actividades para niños
Lecturas
Libros recibidos
Últimas noticias
Especial Navidad
Sumario
Cuantocuento
EnJuego
Para profesores
Sección para padres
Dibujos
Fotografìas
Recetas
Jugando con el arte
Deportes
Cartas
Carta de los editores
Saturnino
Unidad temática: EL AGUA
Unidad Temática: El Petróleo
Unidad temática: EL LIBRO
Unidad temática: LA CASA
Unidad temática: LA LECHE
Unidad temática: LAS ABEJAS
Unidad temática: MATEMATICAS Y LENGUAJE
Unidad temática: LA PATATA
Unidad Temática: LOS DINOSAURIOS
U. D. Las hormigas

Revista Barco de papel

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Cuantocuento >>  El vertiente de agua y el creador por Ana Merely Rivas
 
El vertiente de agua y el creador por Ana Merely Rivas
 

Desde El Salvador

El agua de un vertiente corría velozmente
cayendo al despeñadero y luego se unía con
Otros riachuelos hasta llegar al inmenso mar.
Con su canto cristalino todas las mañanas
suspiraba en medio de las peñas que le
adornaban.

¿ Cómo me gustaría ver desde arriba?
Y miró a su alrededor
¡ Ah, mi creador!
Concédeme volar y ver desde arriba el azul del mar.
El gran creador su petición escuchó

 y bajando del cielo recordó su misión:
"Está escrito que agua darás
y a muchos humanos su sed calmaras,
ricos y pobres dependen de ti,
muertos si desapareces serán".

¡Ah creador!, yo sé mi misión,
 pero volar por los aires quisiera y darle vuelta al
sol, aunque sea por un tiempo complace mi petición!
El creador lo pensó y al caer el manto de la noche
y escuchar tal clamor
al vertiente se dirigió y con voz de trueno replicó:
"Esta vez te complaceré, alas te daré,
pero consecuencias tendrás por cambiar
tu misión.
¿ Aceptas tal condición?
Si, dijo el vertiente y de alegre canto
que hasta la luna se estremeció.

Por la mañana los rayos del sol
secretamente salían en medio de las nubes
que rápidamente se escondían.
El sol fuertemente calentó el vertiente
y al cielo en forma
de rocío lo evaporó.


Muy contenta el vertiente

desde arriba a volar aprendió,
pero el sol muy fuerte la abrazó
y por poco lo asfixió

más de pronto sin aire se quedó.

¿ Necesito agua? Angustiada exclamó.
Y voces en la tierra escuchó:


Que la gente y los árboles morían
Y el vertiente se estaba secando.
¡Qué cruel y egoísta he sido,
 imprudente y desconsiderada!

Oh, gran creador hoy comprendo mi misión!
Dame una oportunidad
y te prometo agua clara dar al humano,
al animal su sed calmar.

Convencido estoy dijo el creador
tu misión aprendiste.
Regresa a la tierra
en almohadas de nubes blancas,
de llovizna te vestiré
Y con rocío del cielo te cubriré.
Y desde ese día su vertiente
La sed de muchos calmó.

MORALEJA.

Reconoce tus cualidades, no sea que una
ambición traiga consecuencias
Para toda una generación.

(c) Ana Merely Rivas

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337