Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Sitios web
Poemas
Espectáculos-Actividades para niños
Lecturas
Libros recibidos
Últimas noticias
Especial Navidad
Sumario
Cuantocuento
EnJuego
Para profesores
Sección para padres
Dibujos
Fotografìas
Recetas
Jugando con el arte
Deportes
Cartas
Carta de los editores
Saturnino
Unidad temática: EL AGUA
Unidad Temática: El Petróleo
Unidad temática: EL LIBRO
Unidad temática: LA CASA
Unidad temática: LA LECHE
Unidad temática: LAS ABEJAS
Unidad temática: MATEMATICAS Y LENGUAJE
Unidad temática: LA PATATA
Unidad Temática: LOS DINOSAURIOS
U. D. Las hormigas

Revista Barco de papel

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Cuantocuento >>  Joselín, el distraido, por Sarah Bianchi
 
Joselín, el distraido, por Sarah Bianchi
 

La escritora, dramaturga y titiritera argentina Sarah Bianchi nos envió este cuento para Barco de papel.
¿Te animás a dibujar a Joselín?


De la serie "Cuentos titiriteros"del libro SIN PIES NI CABEZA PERO CON MANOS"
 

 

 

Pedro era un buen titiritero que quería mucho a sus títeres y los cuidaba con cariño. Ese día, al guardarlos en el bolso después de la función, se dió cuenta que necesitaban un buen baño porque estaban bastante sucios. De inmediato desató la atadura que unía la cabeza con el camisolín que armaba los cuerpos y se los dió a su ayudante, un muchacho un poco tonto y distraido, para que los lavara y planchara y volviera a armar los títeres para la próxima función. Joselín, el ayudante, se sintió muy importante con la tarea que le había encomendado su maestro y dejó los camisolines tan limpitos y planchados que parecían nuevos. Después se dedicó a sujetarlos a las cabezas, pero cuando lo estaba haciendo como era su costumbre se distrajo pensando en miles de otras cosas: que si el domingo era un lindo día, después de la función podría dedicarse a jugar a la pelota, que probablemente estaría en la plaza el vendedor de manzanas acarameladas que le gustaban tanto..... y también ese grupo de chicas tan bonitas que aparecían cada domingo y se reían mirándolo con picardía. Terminó el trabajo, los guardó en la bolsa, la cerró y allí quedaron los personajes hasta el momento de la función. Ese domingo los chicos del público estaban impacientes y los obligaron a apurarse en el armado del teatrito y comienzo del espectáculo. Joselín alcanzaba los muñecos a medida que el titiritero los necesitaba, pero apenas comenzada la función se produjo el desastre: todos los chicos se reían como locos, silbaban y hacían tal barullo que era imposible continuar. Pedro no entendía qué pasaba hasta que miró a sus muñecos y allí lo descubrió: el elefante tenía el camisolín con las alas de la abeja, que a su vez lucía la hermosa cola del caballo y éste mostraba la gordura y la colita del chanchito. ¿Cosas del distraido de Joselín? Por suerte, como buen titiritero, Pedro supo salvar la situación: sacó la cabeza por sobre el frontón y riéndose él también enfrentó a los chicos explicándoles que como era un mago había transformado a los personajes para que ellos no los reconocieran pero que enseguida los volvería a su verdadera forma. Mientras él hablaba, adentro del teatro Joselín, temblando, cambiaba el vestuario a sus auténticos dueños. Todo se arregló y de ahí en más la función transcurrió como siempre. Al terminar, Pedro buscó a Joselín. Estaba hecho un ovillito, más chiquito que nunca, esperando la merecida reprimenda del maestro. Pero se equivocó, Pedro le palmeó la espalda y le dijo: -Gracias, muchacho!! Me has dado una idea genial. Voy a escribir una obra en la que invente personajes combinados, puede ser muy divertido. Joselín dió un suspiro de alivio pero se prometió prestar más atención en adelante, no fuera a suceder que cuando el titiritero necesitara los títeres combinado, él los armara bien y el maestro esa vez no estuviera de tan buen humor.

 

(c) Sarah Bianchi

 

Sobre la autora: Sarah Bianchi es dramaturga, titiritera y profesora de letras. Fue distinguida como Ciudadana ilustre de la Ciudad de Buenos Aires por la Legislatura porteña en 2003.

 

 

 

 

 

 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337