Usuario :
Clave : 
 
 administrador
Manual del administrador


 Secciones
Sitios web
Poemas
Espectáculos-Actividades para niños
Lecturas
Libros recibidos
Últimas noticias
Especial Navidad
Sumario
Cuantocuento
EnJuego
Para profesores
Sección para padres
Dibujos
Fotografìas
Recetas
Jugando con el arte
Deportes
Cartas
Carta de los editores
Saturnino
Unidad temática: EL AGUA
Unidad Temática: El Petróleo
Unidad temática: EL LIBRO
Unidad temática: LA CASA
Unidad temática: LA LECHE
Unidad temática: LAS ABEJAS
Unidad temática: MATEMATICAS Y LENGUAJE
Unidad temática: LA PATATA
Unidad Temática: LOS DINOSAURIOS
U. D. Las hormigas

Revista Barco de papel

 Inicio | Foros | Participa
Buscar :
Estás aquí:  Inicio >>  Unidad temática: EL LIBRO >>  ( CUENTO ) El ratón que comía gatos
 
( CUENTO ) El ratón que comía gatos
 

Un viejo ratón de biblioteca fue a visitar a sus primos, que vivían en un solar y sabían muy poco del mundo.
-Vosotros sabéis muy poco del mundo -les decía a sus tímidos parientes -, y probablemente ni siquiera sabéis leer.
- ¡Oh, cuántas cosas sabes! - suspiraban aquéllos.
- Por ejemplo, ¿os habéis comido alguna vez un gato?
Un viejo ratón de biblioteca fue a visitar a sus primos, que vivían en un solar y sabían muy poco del mundo. -Vosotros sabéis muy poco del mundo -les decía a sus tímidos parientes -, y probablemente ni siquiera sabéis leer. - ¡Oh, cuántas cosas sabes! - suspiraban aquéllos. - Por ejemplo, ¿os habéis comido alguna vez un gato? - ¡Oh, cuántas cosas sabes! Aquí son los gatos los que se comen a los ratones. - Porque sois unos ignorantes. Yo he comido más de uno y os aseguro que no dijeron ni siquiera "¡Ay!". - ¿Y a qué sabían? - A papel y a tinta, en mi opinión. Pero eso no es nada. ¿Os habéis comido alguna vez un perro? - ¡Por favor! - Yo me comí uno ayer precisamente. Un perro lobo. Tenía unos colmillos... Pues bien, se dejó comer muy quietecito y ni siquiera dijo ni Ay! - ¿Y a qué sabía? - A papel, a papel. Y un rinoceronte, ¿os lo habéis comido alguna vez? - ¡Oh, cuántas cosas sabes! Pero nosotros ni siquiera hemos visto nunca a un rinoceronte. ¿Se parece al queso parmesano, o al gorgonzola? - Se parece a un rinoceronte, naturalmente. Y ¿habéis comido nunca un elefante, un fraile, una princesa, un árbol de Navidad? En aquel momento el gato, que había estado escuchando detrás de un baúl, saltó afuera con un maullido amenazador. Era un gato de verdad, de carne y hueso, con bigotes y garras. Los ratoncitos corrieron a refugiarse, excepto el ratón de biblioteca, que, sorprendentemente, se quedó inmóvil sobre sus patas como una estatuilla. El gato lo agarró y empezó a jugar con él. - ¿No serás tú quizás el ratón que se come a los gatos? - Sí, Excelencia... Entiéndalo usted... Al estar siempre en una biblioteca... - Entiendo, entiendo. Te los comes en figura, impresos en los libros. - Algunas veces, pero sólo por razón de estudio. - Claro. También a mí me gusta la literatura. Pero ¿no te parece que deberías haber estudiado también un poquito de la realidad? Habrías aprendido que no todos los gatos están hechos de papel, y que no todos los rinocerontes se dejan roer por los ratones. Afortunadamente para el pobre prisionero, el gato tuvo un momento de distracción porque había visto pasar una araña por el suelo. El ratón de biblioteca regresó en dos saltos con sus libros, y el gato se tuvo que conformar con comerse la araña.
 
 
Diseño y desarrollo por: SPL Sistemas de Información
  Copyright 2003 Quaderns Digitals Todos los derechos reservados ISSN 1575-9393
  INHASOFT Sistemas Informáticos S.L. Joaquin Rodrigo 3 FAURA VALENCIA tel 962601337