Editorial

 

Como consecuencia de la creciente influencia de la globalización en nuestras comunidades locales, el sistema educativo ha tenido la oportunidad de entrar en contacto con experiencias otrora impensables en un pasado no tan lejano. Prueba de ello son las enriquecedoras experiencias de intercambios educativos que la Secretaría de Educación Jalisco ha sostenido recientemente con las provincias de Manitoba y Alberta en Canadá, los estados de Washington y Texas en los Estados Unidos de Norteamérica y la región de Maule en Chile, los cuales sin duda se traducirán en beneficios específicos en los ámbitos económico, cultural, social y educativo.

Acciones de este tipo corroboran en la práctica la necesidad de los sistemas educativos nacionales y estatales de asumir una actitud abierta ante los nuevos paradigmas de interacción entre los distintos estados y países. La cooperación internacional trae como consecuencia que las instituciones educativas se fortalezcan en todos los sentidos (investigación, actualización y capacitación del personal, intercambio de materiales educativos, etcétera).

En fecha reciente la Expo Texas-Jalisco arrojó conclusiones importantes en las áreas de la investigación, la formación de profesores, la educación para el cuidado del medio ambiente y las becas para el personal docente de ambos estados.

Este contacto nos permite comprobar que, en materia de educación básica, la situación del sistema educativo en Jalisco no dista mucho de las circunstancias que prevalecen en el vecino país del norte; salvo, como es evidente, las distancias tecnológicas y culturales propias de cada país.

El beneficio que traen consigo los intercambios educativos permite valorar los avances, las deficiencias y los productos generados por ambos sistemas escolares. La comparación con otros referentes, sin duda nos permite formarnos una imagen para valorar lo que tenemos y para mejorar aquellos aspectos que requieren de atención sustantiva.

El futuro inmediato exige que las relaciones, los intercambios y la colaboración con otros países, e incluso con otras regiones provinciales, se vuelvan cada vez más necesarios para mejorar y transformar los procesos institucionales. En ese sentido, el trabajo conjunto y respetuoso para estrechar los lazos de colaboración e intercambio nos permitirá avanzar cada vez más en la realización de nuestras respectivas misiones y proyectos educativos.