Enseñanza para adultos: de los mareos a la autoestima

Detrás de la educación para adultos se esconde un eufemismo: enseñar a leer y escribir a personas que no han tenido acceso a la enseñanza obligatoria . La dificultad de incorporar al aprendizaje de estas personas las nuevas tecnologías no es un eufemismo: ¿ qué aportan ? , ¿ cómo usarlas en su beneficio ? , son cuestiones importantes, de cuya resolución depende la superación de un mundo de símbolos, funciones y mecanismos consustanciales a los ordenadores y a Internet . No parece que semejantes dificultades sean obstáculos suficientes para contrariar la voluntad de los autores de proyectos que pretenden no sólo enseñar los rudimentos básicos de la lectura y escritura, sino que no escamotean a sus alumnas las nuevas herramientas que les da Internet para incentivar y facilitar el aprendizaje .

Félix Delgado fdelgado@pie . xtec . es, maestro de la Escuela de adultos Alarona, de Mataró, está convencido de que las personas adultas que no adquirieron en la infancia un nivel instrumental básico de lectura y escritura no pueden ser condenadas, además, a la condición de meros espectadores, usuarios indirectos y callados de las nuevas manifestaciones culturales y tecnológicas, sin comprenderlas . “No se trata —dijo a iWorld— de romper los cuadernos y los lápices, ni de olvidar la pizarra . El valor de estos instrumentos difícilmente se puede poner en duda . Tampoco somos tan ingenuos como para considerar que las nuevas tecnologías son la solución a los problemas de aprendizaje . Pero sí se han revelado como herramientas muy po-tentes en todos los campos y para todos lo sectores, no tenemos por qué ignorarlas en la alfabetización y educación básica para adultos . Son instrumentos de nuestro tiempo que pueden aportar una ayuda considerable” .

En 1994 se inició la enseñanza con ordenador en los niveles más elementales con un grupo de mujeres neolectoras ( dejamos para la sociología el estudio de por qué los hombres no se apuntan a estos cursos, lo que puede dar lugar a un falseamiento en las estadísticas de analfabetos, en las que el número de mujeres es siempre superior ) . Los comienzos fueron tan difíciles que pusieron en duda la viabilidad de los programas . “La primera experiencia fue muy negativa —afirma Félix Delgado— porque las alumnas decían que se mareaban de tanto mirar la pantalla y el teclado, además de que aumentaba la lentitud en la escritura . Aunque al principio, la aceptación fue buena por la novedad, a medida que aumentaba la frecuencia, el método se volvía más dudoso . En el curso siguiente, observamos que se iban fa-miliarizando con el teclado y que aumentaba la rapidez en la escritura, sobre todo en las alumnas que escribían más despacio sobre el papel . Por otro lado, las mujeres empezaron a valorar aspectos como que en la pantalla se veía más claro lo que escribían, que las correcciones eran más fáciles y que el texto seguía quedando limpio, sin los borrones y tachaduras que tanto les molestaban” .

Además de los aspectos reseñados, los maestros van más allá en el análisis y se dan cuenta de que en el aprendizaje con ordenadores está implícito un proceso mental y analítico de discriminación, que se refuerza con la mejor visualización del proceso en la pantalla, al mismo tiempo que se acentúan ciertas percepciones más globales de la escritura y los componentes del texto . Otra cuestión no menos importante desde el punto de vista pedagógico es dar sentido a lo que hacen . “Era difícil encontrar cada día temas para que escribieran —sigue diciendo Delgado, animador del proyecto Círculos Virtuales— . Por eso, la introducción de Internet, con las posibilidades de comunicación que ofrece, cambió por completo su perspectiva . Desde que nos pusimos en contacto con Stella Accorinti, profesora de la Universidad de Buenos Aires, ya no hizo falta buscar temas porque se puso en marcha un motor más potente: la motivación para escribir . Aunque la motivación para aprender está clara desde el momento en que deciden acudir a la escuela, en los adultos es difícil concretarla y más arduo todavía darle sentido a su trabajo escolar en el día a día . Tras experimentar con el correo electrónico, la escritura y la lectura se enmarcaron en una comunicación viva con otra persona . Además de que la gran distancia que separa a las participantes reforzó el sentido de la co-municación, y los mapas ad-quirieron una vida que no siempre es fácil transmitir” .

El uso de los mapas para situar el lugar de residencia de cada persona, el planteamiento de problemas a partir de distancias reales, edades, datos sobre el nivel de cada país, condiciones de vida, consumo, conversión de pesos a pesetas, intercambio de recetas de cocina, de refranes y leyendas, son recursos que se han ido usando en los intercambios vía Internet . Gracias a ellos se cumple el objetivo de hacer del lenguaje leído y escrito un medio de expresión y comunicación . “Aunque tuvimos algunos dudas —dice Delgado— optamos por no corregir las cartas, porque si las alumnas tenían que estar pendientes de la escritura se les olvidaba lo que querían decir; primamos, pues, el contenido sobre la forma . Fue la experiencia más interesante de todas, porque estas mujeres comprobaron por primera vez que la escritura servía para algo, para comunicarse . Una vez perdido el miedo al ordenador, perdieron el miedo a las máquinas en general . Por no hablar de la autoestima que ha supuesto para ellas hablar de tú a tú con sus hijos o nietos que usan ordenadores” .

Los frutos obtenidos gracias al empeño de profesores y alumnas, han dado como consecuencia que aquel primer círculo virtual se amplíe con el añadido de otros, en los que se pretende implicar al mayor número de escuelas españolas . “Cuesta mucho poner en práctica estas ideas, porque la mayoría de los profesores, y más en la enseñanza para adultos, no había utilizado nunca ni siquiera el correo electrónico . Se aventuran a meterse en ello a título personal, lo que supone un trabajo añadido al cotidiano . Los maestros y los alumnos están entusiasmados, porque no se trata de aprender más sino de aprender mejor . No es que no seamos críticos con las nuevas tecnologías, pero no queremos dejarlas de lado mientras nos dedicamos a reflexionar . El punto de partida es que las tecnologías no nos van a solucionar los

problemas pedagógicos que tenemos, pero son un instrumento muy potente, que no podemos dejar al margen . Tenemos que empezar con una actitud acrítica, a nuestro juicio necesaria para el aprendizaje de las nuevas tecnologías . Una vez dominadas, podremos empezar a reflexionar acerca de cómo las vamos a usar . Hay que tener claro que no se trata de hacer lo mismo que hacíamos antes pero con el ordenador, sería absurdo . Las nuevas tecnologías nos deben llevar a investigar nuevas metodologías y éste es un campo que está por desarrollar . Tenemos que apartarnos tanto de una tendencia ingenua, como de todas esas propuestas que parecen más mercadotecnia que pedagogía . Un objetivo paralelo al aprendizaje de nuestras alumnas es nuestro propio aprendizaje sobre el funcionamiento y las posibilidades de los nuevos recursos y las herramientas que dan soporte a estos proyectos”, concluye Delgado .

Algunas direcciones de interés

--------------------------------------------

Círculos Virtuales www . geocities . com/athens/agora/7385

Centro de Educación de Adultos de León egonza13@acacia . pntic . mec . es

CEA del Valle del Nalón . Sotrondio ( Asturias ) lmenendez@platea . pntic . mec . es

EA Martinet de Nit . Barcelona jqueralt@pie . xtec . es

CP Toros de Guisando . El Tiemblo ( Avila ) jsanch72@chopo . pntic . mec . es

CPEA Gómez Lafuente . Zaragoza nbel@acacia . pntic . mec . es

Escuela de Adultos Alarona . Mataró ( Barcelona ) fdelgado@pie . xtec . es

Foro de Diálogo e Intercambio de Información

sobre Educación de Adultos eduadultos@listserv . rediris . es



 Piedad Bullón. [01/01/1999 ]