Chats Un nuevo lenguaje


Los chats han entrado de lleno en nuestras vidas. Tanto si participamos en ellos como no. A nadie escapa su insistente presencia como reclamo en campañas publicitarias, su aparición en las tramas de películas y teleseries y su infalible centelleo en cualquier portal y en muchas páginas web de contenido diverso. Los chats se convierten en algo de lo que muchos hablan y sobre lo que muchos tienen ya una opinión, una experiencia o una historia que han oído y les ha impresionado.

 Cifras para abrir boca
 La lengua de los chats
 Tipología básica
 La lengua de IRC
 Jugar con las palabras

 Jugar con los símbolos
 Jugar con el medio
 Consideraciones finales
 Descifrando el lenguaje
 Emoticonos | Direcciones


Son un referente común y socialmente compartido, aunque, en realidad, el grado en que se los conoce, masivamente, es apenas superficial. A continuación echaremos una ojeada a un aspecto sobre el que todo chatero tiene una opinión: la peculiar utilización de lenguaje –de la gramática, de la ortografía, de recursos extra-lingüísticos– que se da en los chats. Veremos como, en estos entornos, se destroza –según unos– o se enriquece –según otros– la lengua castellana, sin que, de momento, la Real Academia Española de la Lengua, al parecer, se haya enterado de nada. Difícilmente tardará mucho en hacerlo.

 

www.terra.com/chat


Cifras para abrir boca
Realizar un cálculo fiable sobre la cantidad de gente que chatea en España resulta complicado. Lo único realmente seguro es que ésta es una práctica social espectacularmente al alza. Según los datos combinados que se desprenden de los Estudios Generales de Medios y, en particular, de las tres macroencuestas sobre Internet realizadas por la Asociación para la Investigación de los Medios de Comunicación, podemos jugar con varias cifras, siempre con mucha cautela. Así, en la primera macroencuesta (realizada entre octubre y noviembre de 1996), un 16,2% de los usuarios de Internet dicen haber utilizado, en su última sesión, “discusiones interactivas, chats y/o IRC”. En la segunda (entre abril y mayo de 1998), hasta un 29,9% responden a esta descripción. En la tercera y última disponible (octubre y noviembre de 1999), este dígito cae al 272%. Observamos, pues, que el boom de los chats se produce a partir de 1997.

Si cruzamos estos datos de la AIMC con los que proporciona el Estudio General de Medios sobre la penetración de Internet en España, comprendemos que el incremento del que estamos hablando es aún más significativo. El EGM calcula que los usuarios más o menos habituales de Internet han pasado de 526.000 (en el momento en que la AIMC realiza su primera encuesta) a 2.830.000. Este baile de números nos lleva a inferir que, para finales del pasado año, más de una cuarta parte de los casi tres millones de usuarios habituales de Internet españoles se conecta, con diversas frecuencias, a “discusiones interactivas, chats y/o IRC”. La vaguedad del enunciado es evidente, pero la conclusión a la que podemos llegar resulta impresionante: hay más de setecientos mil usuarios de chats y variantes similares en España.

www.irc-hispano.org


Los datos son fiables, pero las lecturas a qué conducen no son unívocas. Por ello cabe afinar, para que resulten ilustrativos. Así, tan sólo una cuarta parte de los encuestados de 1999 dice no entrar nunca en “discusiones interactivas, chats y/o IRC”. Otra cuarta parte dice no entrar “casi nunca”. Por otro lado, un 16,5% de los encuestados afirman utilizar estos servicios “varias veces por semana” y más de un 6% lo hace “varias veces al día”. Esto nos lleva de nuevo a hablar de más de seiscientos mil usuarios habituales de estos entornos.

Todo esto se refiere a una dimensión absoluta, con un margen de error importante. No obstante, si nos movemos en ámbitos más concretos, los datos son igualmente espectaculares, a la par que más fidedignos. Así, la red de chat IRC Hispano, la más concurrida del Estado, acaba de superar la cifra de diez mil personas conectadas simultáneamente. De hecho, sus cotas máximas no han parado de crecer durante todo el año 2000, a un ritmo reseñable: 7.160 (3 de Enero); 7.322 (5 de Enero); 8.364 (15 de Enero); 8.718 (5 de Febrero); 8.912 (25 de Febrero); 9.286 (10 de Marzo); 9.477 (17 de Marzo); 9.701 (24 de Marzo) y, finalmente, 10.145 (31 de Marzo). Hasta ahí llegan nuestros datos. El aumento en menos de cuatro meses es superior al 41%. Diez mil personas comunicándose simultáneamente, en total accesibilidad, a sólo un par de clics de distancia. Diez mil personas tecleándose palabras las unas a las otras.

No queremos insistir más en áridas cifras. Los parámetros de comparación no son claramente equiparables. No obstante, son dígitos lo suficientemente indicativos para que salte a la palestra la importancia social que los chats están adquiriendo día a día. Las nuevas ofertas de conexión privada y las campañas publicitarias que están llevando a cabo los llamados portales de Internet –en las que el peso del servicio del chat es evidente– hacen que todo esto esté entrando en una fase de crecimiento aún más espectacular.

Volver al sumario

La lengua de los chats: consideraciones iniciales
Diez mil personas tecleándose palabras las unas a las otras... ¿Se imaginan lo qué puede ser de esas palabras? Más de un sesudo filólogo o lingüista se mesaría las barbas con nerviosismo al observarlo. Alguno no dejaría de mirarlo con justificado interés. Los chats son un laboratorio social de bulliciosa actividad. Y esa actividad tiene por única materia prima el código ASCII, los 128 o 256 símbolos gráficos representables mediante el teclado de un ordenador. Nada, en comparación con la infinidad de matices representables por el tono de voz, la cadencia, la musicalidad, los gestos, la mirada o lenguaje proxémico presentes en toda conversación. Pero lo bastante para hechizar a magnitudes considerables de usuarios.

Unos usuarios que son conscientes de la ausencia de todas esas características presentes en la conversación oral. Y, por ello, unos usuarios que se lanzan a la ardua tarea de conseguir representar sus emociones y estados de ánimo a través de la estrechez del código ASCII, para gloria u ocaso –según el parecer de cada cual– de las estructuras lingüísticas en que se amparan. Las características del medio son ineludibles, y condicionan, de principio a fin, las interacciones verbales de los usuarios. Predominan las estructuras gramaticales sencillas. La necesidad de teclear deprisa, hace que las intervenciones sean cortas y que la corrección ortográfica no se cuide en exceso. Muchos usuarios afirman que, deliberadamente o no, intentan acercarse al máximo a lo que para ellos es una conversación cotidiana. Una conversación que tiene lugar dentro del registro oral. No obstante, la conversación acontece, de hecho, por escrito. Lo cual es un fenómeno sin precedentes en la historia de la comunicación popular. Esto da lugar a una situación paradójica: por una parte, nos enfrentamos al más inorgánico y espontáneo de los registros escritos. Resulta próximo, desprovisto de convenciones y reglas gramaticales o, al menos, de la obligación de su cumplimiento. La tradicional caracterización distante del texto escrito se diluye ante la poca elaboración de las frases y lo instantáneo de su llegada a los receptor/es. Asimismo, la característica propiedad reflexiva del registro escrito pierde enteros, ante la imposibilidad práctica de revisar cada frase y el hecho de dividir lo que podría ser una opinión o una exposición de pensamiento, en diversas frases, entrecortadas por otros participantes, que hacen de la elaboración de una opinión o pensamiento algo compartido, participativo y escasamente lineal.

www.irc.hispano.org

Quiere decir esto que al exponer un contenido en lengua escrita y de forma convencional, estamos acostumbrados a poder revisar la construcción formal (especialmente desde la llegada de los procesadores de texto informáticos, que llevan esta posibilidad al paroxismo perfeccionista absoluto) y a ir disponiendo los componentes del argumento de forma consecutiva, progresiva y lineal. Sin embargo, cuando esto es lo que pretendemos en un entorno como los chats, el sistema de argumentación es más similar al de una conversación oral: el contenido se improvisa más, se distribuye fragmentado. En un chat no es conveniente hacer frases o intervenciones muy largas, porque, tal y como ocurre en las conversaciones orales, éstas pierden interés y atención del público. Además, el factor del scroll de pantalla (movimiento del texto en la pantalla: las intervenciones van desplazándose por la pantalla hasta desaparecer a medida que las nuevas van brotando) también influye en que las construcciones gramaticales de más de dos líneas sean poco eficaces. En esta peculiar forma de construcción de un discurso intervienen las opiniones y comentarios de la audiencia, interrumpiendo al ponente, apremiándole, pidiéndole explicaciones, contradiciéndole o, incluso, hablando, en paralelo, de otra cosa que nada tenga que ver.

De este modo, el discurso en un chat es una obra colectiva, fragmentaria y vital. En ella participan, en su proceso de creación, varias personas. A ello cabría añadir los que sólo leen, ya sea por estar en otra/s conversación/es o por el simple hecho de no querer participar activamente en la que está en marcha. Los contenidos del discurso se dispersan y se redireccionan por obra y gracia del medio, que favorece esta fragmentación. Y su vitalidad y su espontaneidad, son fácilmente identificables, por el carácter inmediato de su divulgación local. Es, en definitiva, el más segmentado, participativo y oral de los registros escritos.

Volver al sumario

DESCIFRANDO EL LENGUAJE

A continuación, se puede observar un fragmento de conversación en un canal público de IRC que ilustra mejor que cualquier explicación todo lo dicho en este artículo. Pertenece a los cinco minutos posteriores a la entrada en el canal del usuario cuyo nick es brecol. Hemos eliminado las intervenciones de algunos usuarios –entradas, salidas, saludos, etc.– y los mensajes del sistema, excepto el mensaje de entrada de brecol. También hemos modificado los seudónimos de los usuarios.

Antes de cada intervención, indicamos, entre corchetes, el tipo de alteraciones lingüísticas que encontramos, según la tipificación (a, b, c, d, etc.) que hemos hecho en el artículo.

*** Entra [Brecol]
[ a ] <ZePeLiNa> brecol me suena a verdura
[ a ] <Krunia> hola Normando
[ a, b ] <ZePeLiNa> mmmmmmm
[ d ] <Krunia> :)
[ a, b ] <Quesalid> mmmmmm?
[ a, b ] <Quesalid> uis no
[ a ] <Brecol> buenas tardes
[ a, b ] <Normando> brecol = verdura q sabe mal
[ b ] <Quesalid> Krun(ch)iiiiaaaaaaaaaaaaaaaaa
[ a, b, c ] <Quesalid> leshe - no tabia vizto
[ a, b ] <ZePeLiNa> quesaliiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
[ a, b ] <Quesalid> aivá
[ a ] <Quesalid> la otra
[ a, b, c ] <Jun-> aggg el brecol ta mu malo
[ a, c ] <ZePeLiNa> brecol = colifró o argo anzin
[ a, c ] <ZePeLiNa> i pezte
[ b ] <Quesalid> ZePeLiNaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
[ d ] <Quesalid> XDXDXD
[ a ] <Normando> una peste de berza
[ b ] <ZePeLiNa> jajajajjajajajaj
[ a, b ] <ZePeLiNa> joer pobre tio!
[ a, c ] <ZePeLiNa> tará acomplejau perdio!
[ b ] <Jun-> jajajajajaja
[ a, c ] <ZePeLiNa> una pezte peo ke tie ke ievá ensima
[ d ] <Normando> XP
[ a, c ] <Normando> no ha ni saludao
[ a ] <Brecol> si, el sabor es un poco chungo
[ a, c ] <Quesalid> prove
[ d ] <Quesalid> :((((
[ a ] <ZePeLiNa> y tu?
[ a, c ] <ZePeLiNa> pezte peo tol dia?
[ ] <Normando> brecol
[ a ] <Brecol> si
[ a, b ] <Normando> pq no te cambias a berenjeno?
[ a, c ] <Normando> o algo asin
[ a, c ] <Quesalid> tais mu escatológicos... o no...
[ a, c ] <ZePeLiNa> o sanahoria
[ a ] <Jun-> caviar
[ a, c ] <ZePeLiNa> o colifró
[ a ] <HD--> prefiero las acelgas
[ a, c ] <Normando> leshuga
[ a, c ] <Quesalid> colifró, colifró
[ a ] <Jun-> judias
[ ] <Quesalid> Ese me gusta
[ a, c ] <Normando> colifró ta bien
[ a, c ] <Quesalid> por aclamación: colifró
[ a, c ] <ZePeLiNa> lexhuga?
[ a, b, c ] <ZePeLiNa> calabasaaaaaaaaa
[ ] <HD--> Coliflor parece de tía
[ a, c ] <Jun-> a lo mejol es tia
[ a ] <Normando> y esparrago?
[ a, b ] <HD--> ah!
[ a, b ] <ZePeLiNa> po........
[ a ] <HD--> es homnbre o mujer???
[ a, c ] <Quesalid> a lo mejó é una verdura de verdá, kacaba daprendé a tecleá y vustedes agobiándola de mala manera
[ d ] <Quesalid> XDXD
[ b ] <ZePeLiNa> jajajajjajajaja
[ a, b ] <ZePeLiNa> prove!
[ a ] <Brecol> me iba a cambiar el nick a altramuz pero sospecho que pocos me hablarian
[ b ] <HD--> jajjajajajja
[ a ] <ZePeLiNa> altramuz?
[ a, b ] <Quesalid> altramuz = ???
[ b ] <HD--> mmmmmmmm
[ a ] <HD--> me gustan los altramuces
[ a ] <Quesalid> híbrido de avestruz y trabuco??
[ d ] <HD--> XDXDXDXDXDXDXDXD Quesalid!!!!
[ a, b ] <ZePeLiNa> Quesaild: jajajajajajajajajajajja jajajaaja jajajjajajajajajajajajajajja
[ a, b ] <Quesalid> bastaaaaaa
[ a, b, c ] <Quesalid> Bastaaaapofavóoo
[ a, c ] <HD--> estás mu agudillo!!!!!
[ a, c ] <Jun-> ya la dao el atake a ZePe
[ a, c ] <ZePeLiNa> joer maxho, ta inzpirau
[ c, e ] <Quesalid> sha sacao punta, hachedé
[ a, b ] <HD--> ya veo!!!
[ b ] <HD--> jajajajajajajjajaja
[ a, c ] <ZePeLiNa> po ia era hora ke me riera, ievo un dia ke no me zuizidau de la zilla de milagro
[ a ] <ZePeLiNa> jajajajajjajajajajjajajajajjaja
[ c, e ] <ZePeLiNa> ze tronxha
[ a ] <HD--> te daremos la orden de la legión de honor del canal
[ b ] <HD--> jajajajjajaja
[ a, c ] <Quesalid> joé, cuánto espasmo risil
[ a, c ] <Jun-> hay deso??
[ a, c ] <Quesalid> si lo dise hashedé, hayla
[ c, e ] <Krunia> da un gorpetaso en la mesa


Por otra parte, tampoco cabe considerar que en los chats se dé una mera transcripción de una conversación oral. Si su falta de reflexividad, distancia y desorden estructural son notorios en comparación con el registro escrito convencional, al compararlo con un registro oral igualmente convencional, nos parecerá todo lo contrario. El mero hecho de escribir –más que escribir, teclear– las intervenciones les confiere una reflexividad, distanciamiento y estructuración muy superiores a las del registro oral. Todo lo que se dice en un chat está mucho más pensado que lo que se dice en una conversación oral, dejando escasísimo lugar para los lapsus lingüe. A ello cabe añadir el hecho de que, por el simple factor de que siempre se habla más rápido de lo que se teclea, las intervenciones resultan más sintéticas y van más directamente al grano. Más que en el registro oral y más, también, que en el escrito, puesto que no hay lugar a una excesiva retórica y prosopopeya.

De todas formas, a nivel comunicacional, la característica que más aleja a los chats de las interacciones orales es la ausencia de la información extralingüística, tal y como la conocemos hasta hoy: la comunicación oral precisa, como hemos dicho, de esa información: de los gestos, de la entonación, de las miradas, de los cuerpos, del ruido ambiental, del acento, de la cadencia de la voz, etc. Incluso en las conversaciones telefónicas, donde los interactuantes no pueden recurrir a la imagen física de su interlocutor, la función comunicativa de los factores extra-lingüísticos es crucial. Por ello, su ausencia, en los chats, es un factor determinante para comprender e interpretar su funcionamiento.

Volver al sumario

Chats: tipología básica
Hay diversos tipos de chats. Los que funcionan sobre una aplicación de telnet son los más antiguos. Algunos mantienen todavía un alto grado de popularidad, pero su uso está claramente en descenso. De igual modo, los chats CGI se ven superados por la tecnología JAVA, y su uso es cada vez más marginal.

Los chats en JAVA están experimentando un crecimiento importantísimo. Requieren versiones de Netscape 2.0 o Explorer 3.0 y superiores, lo que, a día de hoy, ya no es una restricción muy considerable. JAVA es un lenguaje de programación orientado a objetos desarrollado por la empresa SUN Microsystems que hace que las páginas web puedan contener un código que se ejecuta desde el navegador. Las aplicaciones en JAVA se ejecutan en los ordenadores de los usuarios y no en los que envían la página. Por ello, es independiente del sistema operativo o tipo de ordenador. JAVA permite ejecutar un entorno donde los virus no pueden introducirse y evita que los ficheros sean borrados o modificados. Pero el mayor interés creado alrededor de las aplicaciones en JAVA se debe a la posibilidad de integrar en las páginas web sonido, animaciones, interacciones, chats, etc. permitiendo al usuario ver videos en tiempo real, disfrutar con juegos interactivos o simplemente visualizar páginas de modo mucho más atractivo.

La entrada en juego de grandes campañas publicitarias y nuevas ofertas de conexión están potenciando este tipo de chats, al ser los más fácilmente accesibles desde los portales más concurridos. Por otro lado, los chats en JAVA son los que más se benefician de las constantes mejoras tecnológicas y, a la vez, los que más dependen de ellas. Un buen módem y un buen equipo –además de un poco de suerte– hacen de un chat en JAVA algo casi tan rápido y efectivo como un chat en telnet o en IRC, algo imposible dos años atrás. Así pues, los chats en JAVA son los más comprometidos con una constante mejora del equipo informático de que se disponga, puesto que los portales parecen estar siempre dispuestos a aumentar el ancho de banda y las capacidades multimedia de sus servicios.

Sea como sea, el tipo de chat preferido por la mayoría de los chateros medianamente experimentados son los que se basan en el sistema desarrollado en 1988 por el finlandés Jarkko Oikarinen, el Internet Relay Chat o IRC, que ya hemos mencionado previamente. En la actualidad, IRC es el medio que permite mayor control del entorno, el más rápido y el que da al usuario un mayor número de opciones (para otras consideraciones introductorias sobre IRC, véase el artículo publicado en el número 15 de iWorld). Los chats de IRC se organizan en redes de servidores que se conectan entre sí. La red mundial más importante es Undernet. En España lo es Irc-Hispano.org, especialmente después de haber logrado la reincorporación de los servidores de Arrakis en enero del presente año. Recientemente, Irc-Hispano ha estado preparando accesos a los chats de IRC desde los navegadores, fusionando, en cierta forma, los chats de IRC con los JAVA, aunque manteniendo la riqueza y las mayores posibilidades que ofrecen los primeros. La experiencia aún está en fase de asentamiento y las consecuencias de la fusión están aún por ver, aunque algunos usuarios habituales de IRC no se muestran muy ilusionados al respecto.

Teniendo en cuenta todo esto, no es extraño que los entornos donde se produce una mayor experimentación/corrupción de la lengua sea, precisamente, en los chats de IRC. A ellos nos referiremos a continuación, en un breve bosquejo del interesantísimo proceso de alteración de los códigos lingüísticos por parte de los usuarios que se producen en Internet.

 

EMOTICONOS


Este es un listado parcial de emoticonos. Existen muchísimos listados, y todos ellos son diferentes. En éste se pueden observar algunos de los más clásicos y socorridos, junto con otros menos frecuentes y más imaginativos. Todos ellos, a su manera, sirven para mostrar hasta qué punto puede llegar la creatividad de los usuarios a la hora de buscar fórmulas para transmitir sentimientos y empatía hacia unos interlocutores distantes que sólo reciben código ASCII en su pantalla.

:) Sonrisa
:-) Sonrisa básica
:] Otra sonrisa
;-) Guiñando el ojo
XD Carcajada
XP Sacando la lengua
:-D Riendo
;-D Risa con lagrimilla
:o Sorpresa
:( Triste
;( Triste con lagrimilla
:-I Indiferencia
:-> Comentario sarcástico
>:-> Comentario diabólico
%-) Mareado
:-^) Resfriado
:-)^ Babeando

:,-( Llorando
:-@ Gritando
:-& No puede hablar
0:-) Usuario es un ángel
:-X Labios sellados
:-/ Escéptico
*:O) Payaso
:-9 Relamiéndose
:-| No sabe qué decir
[] Abrazos
:* Besos
:*** Muchos besos
:@ Beso de tornillo
[:-] Usuario es un robot
8-E Comiéndose las uñas
:´-) Sudando
@--- Una rosa

Volver al sumario

La lengua de IRC: recursos, formas, alardes...
Como ya hemos dicho, las restricciones del medio son cruciales en los chats. También, por supuesto, en IRC. No hay gestos, no hay voz, no hay miradas... Sólo hay un teclado. Sin embargo, los usuarios se han comprometido a sacarle al teclado el máximo partido. Y para ello, juegan con el medio. Aprovechan la expresividad de las letras, alargando vocales, usando mayúsculas, recortando palabras, imitando jergas, etc. Aprovechan los recursos gráficos que pone a su disposición el juego de caracteres ASCII. Y, en el caso de IRC, aprovechan diversos recursos técnicos entre los que destaca, por encima de todo, el uso de la tercera persona narrativa (TPN). Veamos, en cierto detalle, cada una de estas posibilidades.


Jugar con las palabras
Dentro de las palabras existentes en el diccionario y confeccionables con el alfabeto corriente, los usuarios de IRC tienen un margen de acción lo suficientemente ancho como para horrorizar a cualquier purista de la lengua.

[a] En primer lugar están las distorsiones más o menos involuntarias provocadas por la falta de atención y corrección en el tecleo y por la necesidad de intervenir con rapidez en las conversaciones. La velocidad de tecleo es una de las aptitudes más preciadas en los chats. Lo suficiente como para que bastantes usuarios atribuyan tan sólo a eso sus reiteradas “patadas al diccionario”. Esto es cierto en algunos casos. No obstante, en la mayoría de ellos, los errores involuntarios no son errores ni son involuntarios.

[b] En segundo lugar encontramos distorsiones voluntarias que pretenden dar énfasis, tono, cadencias, volumen, etc. Para ello los usuarios recurren a alargar las vocales, a usar mayúsculas, a repetir sus intervenciones, a utilizar un número variable de símbolos de exclamación al final de una intervención, etc. También podemos contar en este epígrafe el uso de onomatopeyas, que en los chats es remarcablemente abundante. Aparte de los momentos en que, al parecer de los usuarios, se requieren estas alteraciones y énfasis, es frecuente ver que se utilizan para saludar la llegada de algún personaje más o menos conocido en su entorno. Al producirse esto, tal y como ocurriría en la vida real, se manifiestan las emociones. Con la particularidad de que en los chats las emociones sólo se vehiculan por teclado y pantalla. De ahí las alteraciones mencionadas.

[c] En tercer lugar están las distorsiones que podemos etiquetar como incorrecciones deliberadas. Los usuarios, normalmente, con el tiempo, tienden no sólo a descuidar su nivel de corrección gramatical general y a utilizar los recursos mencionados en segundo lugar, sino que –una buena parte de ellos– cometen multitud de faltas de modo deliberado y exagerado. Con ello pretenden individualizar su forma de expresión y hacer del entorno algo mucho más coloquial. Así, se entra en un juego metalingüístico de alto contenido humorístico. En el cuadro “Descifrando el lenguaje” hemos seleccionado y reproducido un fragmento de una conversación que tuvo lugar en enero del presente año en un canal de IRC, modificando los seudónimos, suprimiendo mensajes de sistema y algunas intervenciones, para ilustrar, en la práctica, este tipo de comportamientos.

Volver al sumario

Jugar con los símbolos
[d] De todos es conocido los qué son los emoticonos o smilies. Sea cual sea su origen (unos lo remontan a los años cincuenta, usándose emoticonos en postales y cartas; otros al mundo del cómic japonés y otros –los más– lo consideran algo propio de las comunicaciones mediadas por ordenador), los emoticonos juegan un papel expresivo muy importante en los chats. La teoría de los emoticonos consiste en utilizar los recursos gráficos de qué dispone el código ASCII para expresar emociones y sentimientos de forma directa, proporcionando una información pseudogestual y empática.

Según la encuesta de la AIMC, menos de la mitad de los internautas dicen no usar emoticonos. Según datos que hemos recolectado recientemente en una treintena de entrevistas privadas, realizadas a usuarios de IRC con un mínimo de cuatro meses de experiencia en el medio, observamos que tan sólo un 4% dijo no utilizarlos nunca. Nadie escogió la opción casi nunca. Un 8% eligió de tanto en tanto. Un 18% afirmó utilizarlos moderadamente. Un 12% optó por responder a menudo. Y el resto, un 58%, se decantó por la última opción con mucha frecuencia. Estas cifras son más que suficiente para aseverar la importancia expresiva que tienen los emoticonos para los usuarios de chats de IRC. Existen otros tipos de recursos gráficos proporcionados por muchas versiones de programas clientes de IRC derivados del mIRC, pero no entraremos en ello por cuestiones de espacio. En el cuadro número “Emoticonos” se puede observar un listado –parcial y tan sólo ilustrativo– de emoticonos.


Jugar con el medio
[e] Si bien todos los aspectos referidos hasta aquí son técnicamente posibles en todo tipo de chat –aunque mucho más frecuentes en los de IRC–, en lo que destaca el sistema de IRC es en el gran margen de interacción que permite con el medio. Se pueden confeccionar mensajes de entrada, de salida o comentarios para las acciones que lleva a cabo un usuario, lo que enriquece el nivel comunicativo del chat. Existe una multitud de comandos y opciones con las que gestionar el comportamiento y las posibilidades del usuario en su entorno de charla IRC. Y, a nivel comunicativo y lingüístico, por encima de todo esto, está el comando “/me”, al que podemos llamar tercera persona narrativa (TPN). Mediante la TPN, se elaboran mensajes del tipo “Usuario se está durmiendo” o “Usuario se parte de risa”, tal y como pueden verse, en su debido contexto, en el cuadro “Descifrando el lenguaje”.

El resultado de la sencilla utilización de este comando es fascinante. Lo que en un principio sería un simple intercambio de cosas dichas, por medio de la TPN también encontramos que se comunican cosas hechas. No se suple así la falta de carnalidad del chat, pero proporcionan una dimensión diferente y dramática. Sirve para llamar la atención, para subrayar de modo especial un contenido y para jugar el papel de voz en off descriptiva de lo que los participantes están haciendo –y no sólo diciendo–. Permite imaginar los chats –IRC, en particular– como algo con una inusitada vehemencia teatral, enriquecen la creación dramática del personaje/usuario y proporciona una elaboración narrativa/performativa que mezcla lo espontáneo y lo próximo con un lenguaje en tercera persona, convencionalmente distante.

De nuevo basándonos en estadísticas propias confeccionadas a partir de la misma treintena de entrevistas privadas ya mencionadas, podemos ofrecer algunos datos que dan una idea del nivel de utilización de este recurso, por lo general bastante más elaborado que los emoticonos a los que nos referíamos anteriormente. Así, vemos que tan sólo un 4% no utiliza la TPN. Nadie opta por la respuesta casi nunca. Una quinta parte de la muestra afirma utilizarla de tanto en tanto. Hasta un 36% se decanta por la opción moderadamente. Un 20% dice recurrir a ella a menudo y otro 20% escoge la última alternativa que ofrecíamos, con mucha frecuencia. Estas cifras nos confirman la alta presencia de este recurso comunicativo, a la vez que nos indican que su uso no es tan habitual como el de los emoticonos, lo cual no deja de ser comprensible, dado el carácter un tanto excepcional y extraordinario de este tipo de intervenciones.

Volver al sumario

Consideraciones finales
Esbozadas, sucintamente, las características de la manera de hablar en los chats, queda a consideración de cada uno decidir sobre sus defectos y virtudes. Algunos usuarios se muestran beligerantemente en contra de todas estas particularidades. Opina uno de ellos: “Yo creo que los errores accidentales no son preocupantes. Incluso algunos deliberados como no poner los acentos, pueden conducir a agilidad en la conversación. Otros como el andalucismo de sainete, la jerga de las abreviaturas, el uso pretendidademente diferenciador de utilizar la k por la c, las palabras IRCeras (nope, sipi, sip...) etc., simplemente me producen repugnancia. Es una lacra que se extiende de unas personas a otras, fundamentalmente por esnobismo, y que me produce auténtica incomodidad al verlas escritas, hasta tal punto que me sería imposible trabar una conversación interesante con una persona que las utilizase conmigo”. Otra usuaria resume todo esto de un modo mucho más diáfano: “creo que entre todos estamos destrozando el idioma”.

Otros usuarios, en cambio, se muestran muy satisfechos con las peculiaridades de la lengua en los chats. Un usuario andaluz afirma que, en su uso de IRC, intenta charlar del modo más amigable posible. Y eso implica utilizar ese andalucismo de sainete que tanto disgusta al usuario que hemos citado antes. “Intento que el chat se parezca lo más posible a una charla cara a cara”. La referencia a la comunicación oral es muy frecuente entre los que dicen sentirse a gusto destrozando el idioma. De hecho, los chats suponen una auténtica innovación en las formas que las sociedades humanas han utilizado para comunicarse: jamás había habido un medio de comunicación masivo, interactivo y por escrito que sea comparable a los chats. Por ello, era hasta cierto punto previsible que el referente oral fuera más fuerte que los referentes literarios o formales que sirven de ejemplo para todo tipo de comunicación escrita.

Otra razón aducida tiene que ver con el potencial coloquial y cómico de retorcer las normas ortográficas habituales. Con ello se persigue marcar la personalidad de los usuarios, a lo que seguramente se refería el primer usuario que hemos citado al hablar de esnobismo. Así, opina otro habitual de IRC que el peculiar uso de la lengua que se da en los chats “es algo que sirve para reflejar la personalidad de cada uno. Es lo maravilloso de los chats: la forma en qué con la escritura se pueden recrear las interioridades de una persona. Muchos de los que lo critican deberían probarlo”. Por último, una usuaria, lingüista de formación, nos comentaba, ilusionada, que “IRC es un auténtico laboratorio para la lengua. Una lengua viva no puede pretender momificarse. Los chats son el fenómeno de creatividad lingüística más apasionante que he visto en mi vida”.

Como se puede comprobar, el tema genera polémica y no está, en modo alguno, cerrado. Algunos usuarios noveles muestran su estupor en sus primeras experiencias en los chats, confesando no estar enterándose de nada. Esta es una prueba más de qué algo está ocurriendo con el uso de los códigos lingüísticos habituales en los chats. Sin embargo, para ver hasta dónde llega todo esto y cómo evoluciona, lo más efectivo es, como no, conectarse. Se dice que una imagen suele valer más que mil palabras. Ocurre, sin embargo, que en muchísimos canales de chat, mil palabras se teclean en tres o cuatro minutos.

Volver al sumario

DIRECCIONES


AIMC
www.aimc.es
Página de la Asociación para la Investigación de los Medios de Comunicación, donde pueden encontrarse los resultados completos de las hasta ahora tres macroencuestas sobre usuarios de Internet en España.

Guía de Chats, cafés y tertulias en español
www.ciudadfutura.com/chatlist
En esta página se puede encontrar una guía de distintos tipos de chats, foros, tertulias y diálogos en español, IRCs aparte.

Chatmania, la biblia del Chat
www.ciudadfutura.com/chatmania
Página introductoria sobre chats. Normas de conducta y consejos para principiantes, con especial émfasis en los servicios de chat que ofrece CiudadFutura.

mIRC
www.mirc.co.uk
Página donde puede descargarse la versión shareware del mIRC, el popular de los programas clientes para interaccionar en IRC.

mIRC
www.mirces.com
Desde aquí se puede descargar la versión en español del mIRC, según la traducción de Juan Ibáñez.

Página del X-CRiPt
xcript.hypermart.net
Aquí se puede descargar un cliente de IRC realizado sobre la base del mIRC, pero modificado en muchos aspectos, con la intención de ser más útil y potente que el mIRC original.

Página del IRCap
www.ircap.net
Según muchos usuarios de IRC, el mejor script que existe en castellano. El pasado 27 de febrero se lanzó la última versión, la 6.3. La página web es bastante completa.

Script de Trivial
personal.redestb.es/pursuit
Página personal de xove, el autor de una de las aplicaciones de IRC más célebres: una versión del famoso juego trivial pursuit aplicado a IRC. Puede descargar hasta cinco versiones diferentes de Trivial temáticos. Existen varios canales dedicados al juego y se puede participar en la ampliación de la base de datos de las preguntas, a través de la página antes mencionada del IRCap.

El canal #marketing de la Irc-Hispano
www.mixmarketing-online.com/canalmarketing.html
En esta página hay una introducción a IRC y su funcionamiento, un listado de emoticones y una muestra mínima de la jerga habitual en IRC. También se encontrarán en esta página algunos resultados de una encuesta oficiosa entre usuarios de chat realizada entre agosto y septiembre de 1999.

Manual del Chat
www.sinectis.com.ar/u/dlopez/chat.htm
En esta página se encontrarán instrucciones básicas para descargar los programas clientes de conversación más habituales: mIRC, PIRCH e ICQ.

La Página de Jesús Cea Aviñón
www.argo.es/~jcea
Página personal de un experto en IRC. En ella se pueden encontrar multitud de informaciones relativas a IRC y otros temas. Mucha documentación útil.

Portales variados
www.ya.com
www.eresmas.com
www.terra.es
www.yahoo.es
www.guay.com

Estos y muchos más portales de navegación, últimamente en constante movimiento, ofrecen servicios de chat con tecnología JAVA.

IRC-Hispano.org
www.irc-hispano.org
Con mucho, la red de IRC más importante de España. En esta página web se pueden hallar noticias, comentarios, normas e informaciones de todo tipo, además de un contador en tiempo real que muestra la cantidad de usuarios conectados a la red Irc-Hispano.org en todo momento. Desde esta página se están implementando también los accesos a los chats de IRC desde la World Wide Web.

Comandos disponibles en mIRC
www.geocities.com/SiliconValley/Park/8048/mirc/cmds.html
Un listado de comandos utilizables en el cliente mIRC.

Volver al sumario

 



 Joan Mayans. [01/07/2000 ]