Parodias de la Virtualidad y

las Redes del Aprendizaje

 

Roberto Ibán Ramírez Avila

Asesor de la Unidad UPN 098 D .F. Oriente, México

(banro49@hotmail.com)

 

 

 

“La gente que integra las comunidades virtuales utiliza palabras

que aparecen en la pantalla para intercambiar gentilezas y

para discutir, para enfrascarse en un discurso intelectual,

realizar transacciones comerciales, intercambiar información,

brindar apoyo emocional, hacer planes, tener ideas geniales,

chismorrear, pelear sin tregua, enamorarse, encontrar amigos

y perderlos, jugar, coquetear, crear un poco de arte elevado y

muchas charlas huecas. La gente en las comunidades virtuales

hace prácticamente todo lo que hace la gente en la vida real,

pero dejando atrás nuestros cuerpos…”

(Howard Rheingold, La Comunidad Virtual)

 

 

 

Resumen.

En alusión directa con la última publicación del escritor portugués y premio Nóbel de la literatura, José Saramago, El Hombre Duplicado, en el cual nos narra como un sujeto de nombre Tertuliano Máximo Afonso, maestro de historia, descubre en su cotidianeidad un duplicado exacto de su persona y lo lleva a una indagación frenética y desesperada, desencadenante narración de volver a iniciar un ciclo de vida y búsqueda con el alter ego: Daniel Santa-Clara, el actor, el que también quiere verse identificado en el rostro del otro que se aliena a través de las imágenes registradas en películas de video y decodificadas en movimientos que provocan perturbación e inestabilidad, lo importante es saber que :“…Quien no se amaña, no se apaña…” título sugestivo para ahondar sobre la verdad (que no está adentro, no está afuera, simplemente es), del porqué la vida no nos pertenece ni mucho menos tendríamos que llenarla con nuestras particulares historias personales llenas de vanidad, egoísmo, crueldad, sadismo, pecados y virtudes (viaje del ego) y a la que debemos procurar ser responsables de ella, es decir, la invitación para comprender, que quién se apropia del discurso y de la identidad del otro, es el que podrá prevalecer en la cotidianeidad y en la existencia social, aun a pesar de los condicionantes entre los individuos y los colectivos, el hecho puede ser contundente cuando nos vemos involucrados en una dinámica narrativa que se perfila y nos habla de la sociedad actual que se despunta de los primeros años del siglo XXI, donde los encuentros pueden ser circunstanciales y paradójicos, donde la comunicación juega un mero móvil para conectarnos con nuestro propia realidad llena de abismos y caos desorganizado, y no es para menos, porque es parte de la estrategia y desarrollo de las sociedades que emergen a través de los cambios paradigmáticos de la ciencia y la tecnología (Kuhn), revoluciones que traen consigo una multiplicidad de determinantes, irrelevantes delimitaciones contradictorias, sobre todo cuando observamos con detenimiento el fenómeno de las comunidades virtuales centradas en un solo objetivo, crear, deconstruir y reconstruir las viejas columnas de la cultura humana, sujetas a nuevos principios y códigos de solidaridad y permanencia, parámetros e indicadores que se intercambian en el ciberespacio de las comunicaciones convertidas y pactadas en el nuevo valor agregado del poder hegemónico, la información, en su versión global y postmoderna; el conocimiento como constructo y proceso de la gestión en tiempos asincrónicos e interconectados, donde lo más importante es estar “actualizados”, haciendo valer nuestras diferencias individuales en ámbitos de experiencia y aprendizaje; supuestos teóricos del avance de los estudios de la cognición humana y de las neurociencias; aun nada se ha escrito en su totalidad respecto a las claves del razonamiento y el aprendizaje, ni del pensamiento humano, ni de las disertaciones filosóficas, psicológicas, antropológicas, y biológicas entre otras. Queda por lo tanto, un campo amplio sobre el espacio y el tiempo de la narración (Ricoeur), de las indagaciones, aproximaciones y experimentaciones que perfilen con precisión, el mapa y las configuraciones mentales de los grupos y colectivos (una nueva aproximación de lo social y reinvención de la mente grupal), las formas de organización social como espacios de reflexión y acción inmediatos, dadas las condiciones históricas y de incertidumbre permanentes mundiales; es un aviso que invita, pero también, incita a la masa informe de la sociedad para conformarse en nuevas posibilidades de interacción cultural, sin perder de vista que la disertación es reconocer en los otros, un estado de duplicación compleja, dinámica y permanente (similitudes y semejanzas simbólicas), con el riesgo de profundizar la brecha generacional y el estatus de acceso al desarrollo de las economías y la creación de una reingeniería que desplaza de sus lugares y contextos de origen (campos de concentración para refugiados y desterrados, para subempleados y desempleados y gran masa de globalifóbicos alternativos), a esa muchedumbre que se antoja ahora inteligente, y que, hasta el momento, apunta en no sólo ampliarse, también le puede asestar disturbios y anormalidades a los sistemas sociales de control y poder global, por ejemplo, a través de la distribución de virus electrónicos (cartas bombas, gusanos, troyanos, etc.); es guerra abierta y declarada en contra de la nueva esclavitud humana (basada en la explotación del cognitariado, según Alvin Toffler), es parte de lo que las parodias virtuales nos muestran en la punta del iceberg.

 

Las parodias se establecen en los escenarios del campo virtual, donde confluyen y  delimitan los simulacros y las representaciones metafóricas que dan permiso de copiarse entre unos a otros bajo determinados códigos de acceso a la información y al conocimiento, son también, configuraciones mentales que disertan, discuten, desacuerdan, dialogan cuando esto es permitido, reprimen en la obviedad lo que necesita en todo caso, caricaturizarse de la cultura y del contexto, y si se puede, convertir los escenarios digitales en verdaderos actos teatrales del absurdo mundano, en la duplicación desdeñosa del eterno retorno entre los individuos y los grupos y organizaciones, entre personalidades y egos, entre festines y mascaradas neobarrocas de la insultante opulencia frente a la desdicha y miseria de los desheredados de la Tierra, los que no han visto las fronteras del entendimiento humano, los que nada conocen acerca del reflejo de los espejos convertidos en significados, aquí está la misión para las cóncavas naves (Ponce Rivas): tendrán que zarpar de los puertos seguros hacia indómitas selvas y llanuras aun desconocidas, porque su existencia se halla no en los planos metafísicos, ni en las ideas ni en los coloquios magistrales de la razón como instrumento de la moralidad crítica ni de la propia academia universitaria, tampoco se le puede hallar en la interpretación y el análisis fenoménicos, porque está en continua interacción dinámica y compleja, no para crear sistemas posibles y nuevas estructuras psíquicas de desarrollo y comunicación (Luhmann), porque es ahí donde lo justo se admira de la simulación y la utopía, donde es depositaria la visión de los humildes de corazón y caminan entre nosotros como guerreros de la psiké.

 

Las comunidades virtuales se pueden suscribir en el mercado neoliberal como marcas registradas: las llamadas comunidades del aprendizaje o redes del aprendizaje (Zapata, 2003), espacios para el intercambio de ideas y emociones (ocultas en su inicio por el procesador de textos, el correo electrónico, las listas de distribución, los foros, el chat, etc.). En las siguientes generaciones, los escenarios futuribles de las comunidades virtuales se expresarán cada vez mas interactivas y mas participativas para confrontar los problemas acuciantes de pobreza, de la guerra, de las enfermedades que no claudican (muy a pesar de las declaraciones de la OMS), de la economía y la política (muy a pesar de las buenas intenciones de la OMC y demás organismos internacionales que se dedican a la administración financiera de los pueblos), de la creación de nuevas formas de auto gobierno, de desorbitadas formas de hacer la cultura no tan depredadora (McClaren), ahora en manos de la población que se está preparando silenciosamente desde cualquier punto o nodo de conexión virtual, la presencia de las muchedumbres inteligentes o MOBS como les ha denominado Howard Rheingold en un texto de recién publicación, nos muestra que los descubrimientos y la exploración de las ideas convertidas en lenguajes, discursos y códigos, sólo podrán emplearse cuando las turbulencias humanas cesen de inquietar a la naturaleza, y comencemos a gestionar el arte de vivir como principio fundamental de la educación y del cultivo de la mente (Krishnamurti), los significados del aprender a aprender en sus principios fundamentales, no sólo en su dimensión cognoscitiva, sino en la parte esencial de trabajar juntos, de manera cooperativa, como atributo de expansión de la conciencia humana.

 

………………………………………………………………………………………………..

 

 

Antecedentes de las Redes en la Sociedad de la Información

 

La idea central de estas formas sociales y culturales de conformación de redes, surge del contexto del cambio tecnológico que se dio durante la crisis económica generada a nivel mundial en la década de los setentas del siglo XX, sobre todo cuando despega la primera revolución de la tecnología de la información que fue concentrada en E. U., en el estado de California, (Silicon Valley); a finales de los 80´s. Se activa la reorganización y el crecimiento de las telecomunicaciones y la disponibilidad de redes y sistemas de información a fin de integrar en sus partes sustanciales, los mercados financieros, la articulación segmentada de la producción y el comercio mundial, la década restante (90´s), inicia como la promotora del surgimiento de la ahora llamada sociedad red[[1]], relación estructural que establece nuevas pautas de comunicación donde los grupos y los individuos gradualmente se alienan en un proceso de fragmentación social, en las cuales las identidades de los individuos quedan subordinadas a la concepción de un nuevo milenarismo: la cultura tecnológica digitalizada como aceptación de una plena individualización de las conductas y de la impotencia de la sociedad para proyectar su destino incierto[[2]] .

 

Para Castells, el hecho del impacto tecnológico en la sociedad, no es determinante, sólo queda plasmada la innovación en su utilización, el propósito se refiere al logro social de su transformación y convergencia, la aplicación potencial de dicha tecnología, es parte fundamental del proceso de reestructuración del sistema capitalista en el mundo, de ahí también el surgimiento de la integración utópica planetaria (Mattelart), las redes económicas globales en fase de reestructuración y desarrollo, el paradigma del informacionalismo[[3]], postula aspectos clave para la comprensión y el análisis crítico de su origen:

 

 

a)    Las sociedades se organizan a través de procesos humanos estructurados por relaciones de producción, experiencia y poder determinadas históricamente.(organización de la producción: reparto, uso, consumo desigual e inversión)

.

 

b)    La experiencia de la interacción humana a través de sus identidades biológicas y culturales y su relación con el entorno social y natural: satisfacción de necesidades y deseos. (relación de género, historia de las relaciones familiares y la sexualidad, dominio y formulación de la interacción simbólica)

 

c)     La relación de poder entre los sujetos humanos: controles, límites y contratos sociales logrados en las luchas de poder.(el monopolio institucionalizado del Estado, uso de la violencia encarnada y apretada estructura de deberes formales y agresiones informales)

 

 

De dicha comunicación simbólica entre los grupos y colectivos humanos, tiende hacia la generación cristalizada de una cultura e identidades colectivas, ahí podemos ubicar una de las primeras parodias de la virtualidad informatizada, concebir una humanidad como productora colectiva de bienes y servicios, en donde la diferenciación y estratificación del trabajo que manifiesta en el uso de los medios de producción, requiere no sólo de la energía como recurso material, también del conocimiento y la información como nuevos valores agregados. Las fuentes de la productividad quedan ahora centradas en el uso de dicha información como proceso de acumulación del conocimiento de la tecnología y de su aplicación correspondiente, por eso el surgimiento histórico de nuevas formas de interacción, control y cambios sociales, son parte de los supuestos de esa comunicación simbólica.[[4]] En este sentido, habría que distinguir de manera analítica, lo que se denomina como sociedad de la información y sociedad informacional, siendo la primera, un atributo específico sobre la organización social que genera, procesa y transmite la información como procesos estructurales de productividad y poder; en la segunda, se considera en la lógica de la interconexión, como característica de la nueva estructura social, terminologías empleadas a mediados de los años sesenta en Japón y exportadas a occidente en el año de 1978. Pero la ubicación real de la llamada sociedad red y de las comunidades virtuales surge prácticamente en la década de los 90´s, en la cual la preeminencia de la identidad (el yo) se subsume a un principio organizativo, es decir, a la paradoja de aumentar los poderes humanos de organización e integración a través de la información y la interconexión (conectarse en torno a una identidad compartida y reconstruida), según la perspectiva sociopsicoanalítica de Raymond Barglow [[5]].

 

Sin embargo, los impactos en esta sociedad naciente de la información, trajo consecuencias imprevisibles en donde se está mezclando una desesperada necesidad por construir una nueva identidad colectiva del sujeto que se haya integrado a un sistema en crisis de valores, con el surgimiento de formas significativas de espiritualidad, aparición y aceleramiento de tecnologías avanzadas (química, biología, láser, ingeniería genética, nanotecnologías, etc.), la mezcla entre conexiones globales y la cultura del fatalismo milenarista (surgimiento de fundamentalismos religiosos e ideológicos y su relación con las crisis institucionales a nivel global). Esta nueva vertiente trae implicaciones y consecuencias relacionadas por ejemplo, con la llamada brecha digital en sociedades alternativas emergentes como la nuestra (antes llamadas en vías de desarrollo, subdesarrolladas o tercermundistas), apunta a una somera revisión de los planteamientos relacionados con el proceso de innovación en las telecomunicaciones y la informática (Kelley-Salinas, 2001), y enfrenta una serie de dificultades que se reflejan por el estado de desigualdad social y cultural e inequidad en el acceso a la información y al conocimiento (tanto en el nivel regional y su diferenciación contrastada a nivel nacional), y la brecha de rendimiento escolar (nivel básico) e instituciones de educación media superior y superior, la brecha digital de los docentes como punta de lanza para la realización de programas de capacitación y actualización continua, un ejemplo mundial notable lo podemos apreciar con el Programa INTEL: Educar para el Futuro, que la mega empresa Microsoft echó a andar a fines del siglo pasado a nivel mundial, y que, en el caso de México, a pesar de las carencias y falta de infraestructura tecnológica, se ha comenzado con la propuesta de derribar obstáculos institucionales, a fin de introducir a los maestros(as) de educación primaria y secundaria en esta cultura pedagógica informatizada, pero la pregunta sigue flotando en el aire, para saber con certeza: ¿si a través de este proceso de capacitación con las tecnologías de información y comunicación (TIC´s), puede dar inicio una fase de conformación de redes para y del aprendizaje? Aun estamos en fase de arranque para diagnosticar, evaluar y dar seguimiento de los posibles beneficios e impactos sobre el uso de estas tecnologías (por lo menos la SEP y la UPN están comprometidos para su realización), a pesar de algunos malos augurios que dictan desde hace varios años atrás, que los proyectos que estén destinados al uso educativo de estas tecnologías van encaminados a un rotundo fracaso, porque aun no se ha resuelto ni intervenido desde las instituciones educativas ni desde la propia sociedad a aquellas poblaciones que ni siquiera han podido ser alfabetizadas ni entrenadas en la comprensión lectora y en la producción de textos escritos impresos, por lo tanto, la brecha digital, no sólo se hace presente, también se profundiza.

 

 

La Mente Grupal: parodia de las organizaciones inteligentes

 

El antecedente de la llamada mente grupal, o también denominada como mente de grupo, se remonta hasta las fuentes originarias de la República de Platón y la Política de Aristóteles, a los antecedentes de la tradición grupal en el pensamiento filosófico y social en los siglos XVIII y XIX, pero no es hasta el año de 1895 cuando Gustave Le Bon en su obra Psicología de las masas y en 1921, cuando Sigmund Freud presenta su libro Psicología de las masas y análisis del yo, se muestra la clara preocupación y el interés por estudiar el carácter patológico de la masa y su repercusión e influencia sobre los individuos; en dichos estudios se intenta explicar e interpretar, por ejemplo, cuando éstos viven y actúan en grupo, obedecen a sus propias leyes y están sometidos a un tipo de ley de la unidad mental de las masas, es decir, a la formación de una alma colectiva la cual provoca la desaparición de la personalidad consciente con un fuerte predominio sobre la parte inconsciente[[6]]. Otro contemporáneo de Le Bon que contribuyó con su pensamiento sobre la sumisión del individuo a la sociedad, fue el sociólogo francés Durkheim, en sus postulados establece que la existencia de cada individuo está sujeta e influye de manera determinante en la formación de la personalidad y en los comportamientos, en la aceptación de las normas, costumbres, conocimientos, que vienen a conformar esa supuesta conciencia colectiva, y viene a ser parte de lo que las conciencias particulares, agregan, penetran y se fusionan, es justamente, el espacio que ocupa el grupo donde piensan, sienten y actúan de continuidad los individuos agrupados que al ser comprendidos como fenómenos sociales son vistos también, de alguna manera como fenómenos psíquicos, de ahí que la mentalidad de grupo sea considerada, entonces, como elemento de unidad constituyente (intento por tratar de explicar desde el ámbito de las disciplinas: de la psicología y sociología como entre la biología y las llamadas ciencias físico-químicas que plantean qué es lo que sucede en los grupos)[[7]]

 

Por su parte, William McDougall, de forma tardía postula que el espíritu de grupo, vino a constituir un sistema de fuerzas mentales o propositivas organizado, con vida propia, pero sin encontrarse en la mente de ningún individuo, sino es tan solo para moldear y perpetuarse de manera lenta y gradual, el grupo en este sentido actúa como agente moralizador entre los individuos a fin de neutralizar los instintos, los impulsos y los excesos destructivos, el ejemplo lo ubica en el caso de masas desestructuradas y desorganizadas, es decir, lo primordial es concebir una organización para darle continuidad temporal, autoconciencia o totalidad que facilita la mentalidad de grupo y la interacción entre sus miembros y con otros grupos, construir en los individuos el sentimiento de nosotros, como promotor del desarrollo de tradiciones, costumbres y hábitos de carácter grupal, que al ser cristalizados en dicha organización (estructura social), conllevan de manera implícita una especialización funcional y una división del trabajo[[8]]. Punto de interés para replantear lo que en la actualidad está sucediendo a través del uso de las TIC´s y las redes telemáticas (Zapata, 2002), donde el concepto de grupo en proceso de interconectividad e interactividad entre individuos (tiempo asíncrono), bajo el esquema de una comunidad virtual, se asocia en un principio con “elites secretas de cerebros” entre las décadas de los sesenta y setenta, confinados al proyecto norteamericano ARPA (Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada: Advanced Research Proyects Agency), cuyo basamento técnico para organizar, controlar, distribuir y evaluar el uso de la información empleada a través de las computadoras y las redes interconectadas de telecomunicación, era principalmente el modelo CMC (comunicaciones mediadas por computadora), con sus correspondientes transformaciones graduales, de tal modo que ahora observamos como los usuarios cotidianos populares del Internet, se involucran, comentan, establecen códigos particulares de conversación, discuten tópicos cotidianos desde contextos culturales diversos y diferenciados, promueven valores y actitudes mediante pláticas y discursos, algunos de forma informal y otros encaminados a establecer criterios preestablecidos relacionados por ejemplo, a la solución de conflictos políticos y sociales, a la compra venta de mercancías variadas, según sea la necesidad y gustos de las personas, emplean en algunos casos, metáforas y significaciones que están en relación más allá de lo que las normas y protocolos sociales de cualquier ideología del Estado requiere y demanda de sus conciudadanos, es mas, sus formas simbólicas de interacción navegan y permanecen en el caos y en los pasadizos laberínticos de la información digitalizada, lo importante y circunstancial es encontrarse en algún nodo de interconexión virtual dentro del ciberespacio, en el chat (conversación entre dos o mas), en los foros de discusión y/o en las redes de distribución, es decir, estas formas de mente grupal se han convertido en una especie de mazmorras para multiusuarios e identidades sustitutas (es la zona salvaje de la cultura y del espacio cibernético): espacios y lugares donde las personas no sólo usan palabras y lenguajes de programación, también pueden existir momentos para improvisar alguno que otro melodrama, puede haber oportunidad para construir mundos imaginarios, resolver enigmas, inventar juegos de diversa índole (incluyendo los sexuales), “…compiten por prestigio y poder, ganan sabiduría, buscan venganza, se hunden en la codicia y la lujuria y los impulsos violentos…”[[9]]

 

Lo importante, es poder visualizar como los códigos restringidos e integrados simbólicos (Bernstein), establecen pautas para coaccionar en las relaciones sociales y en los espacios de acción comunicativa (Habermas) entre los individuos, entre los grupos y colectivos que se expresan mediante el recurso tecnológico de la información, y como se promueve desde esos ambientes virtuales de simulación multiusuario (o mundos MUD), las necesidades de información, la búsqueda de información y el uso inteligente de dicha información como cultura y estructura de los grupos que se conforman en redes, a fin de resolver problemas y tomar decisiones cuando en la mente de los grupos usuarios, cobra conciencia no sólo su mera utilidad sino su significado real[[10]].

 

Las Redes en el Ámbito Educativo

 

Si vemos con detenimiento de que manera han venido evolucionando las investigaciones y las aportaciones respecto a los grupos y a las nuevas concepciones sociales de las llamadas redes en una naciente sociedad de la información (que aun se encuentra en pañales), esto puede tener fuertes implicaciones no sólo científicas, habrá también, que prestar mas atención y comprensión por parte de las autoridades y funcionarios dedicados a ejecutar políticas, planes y acciones educativas, y por parte de la sociedad en su conjunto, a fin de concretar procesos de evaluación y seguimiento sobre los impactos culturales y de aprendizaje que están generando estas tecnologías, en el replanteamiento crítico de la curricula mas integrada al uso inteligente de la información, no sólo como único valor agregado para la creación del conocimiento y la toma de decisiones reales e inteligentes propias, sino para derruir los obstáculos culturales (obstáculos epistemológicos) que se generan por parte del tipo de racionalidad instrumental limitada que no alcanza a visualizar con claridad, porqué en los emergentes ámbitos sociales de competencia y de la producción, cobra relevancia para el desarrollo de los campos de innovación tanto en los aspectos cognitivos como en los emocionales, el entrenamiento de los procesos de percepción y representación de los grupos y organizaciones, la capacitación permanente de las actividades del entendimiento y de comprensión relacionadas a la intervención pedagógica en otro tipo de problemáticas, asociadas a la sistematización de una cultura permanente de evaluación de la información y de los valores prevalecientes al interior de la estructuras sociales o de cualquier organización donde se deba gestionar el conocimiento a través de la información[[11]], esto implica visualizar de manera acertada y en primera instancia, cultivar la inteligencia entre los usuarios de las comunidades virtuales, de tal modo que la producción, mediación y aplicación del conocimiento sea parte sustancial de un modelo interactivo no lineal, que en el caso del sector educativo, el conocimiento se tendrá que reestablecer fuera de los esquemas de la mercantilización neoliberal[[12]] que sustentan su actuación en la sociedad actual y tratan de consolidarse como estructura de legitimación mediante los siguientes aspectos:

 

a) La descentralización: basada en delegación de poderes y funciones, desregulación de normas legales de carácter proteccionista, deszonificación o el uso libre de los mercados basados en la competitividad no sólo de los productos, también de las instituciones y de los servicios (incluyendo el mercado cautivo de la educación), y la ahora denominada colegialidad competitiva, es decir, instituciones y centros educativos que entran en la idiosincrasia dado el contexto de mercantilización con profesorado en constante competencia y rivalidad;

 

b) La privatización: fomento de la desigualdad e inequidad social, en el caso de los sistemas escolares (públicos y privados) se establece a través de la jornada escolar de trabajo asalariado, de la optatividad curricular, que en el caso de las escuelas públicas se ajusta a un programa oficial y en el caso de las escuelas privadas se decide con mayor libertad, el tipo de contrato del profesorado, el cual está en fase de desprestigio generalizado en el caso del profesor-funcionario, es decir, el docente que se mira a la luz pública como rémora y lastre del funcionamiento de las escuelas, sujeto sometido a los dictámenes, estatutos y reglamentos oficiales que: “…no tiene de ninguna manera asegurada la libertad suficiente; para ejercer su trabajo, con lo cual es fácil que deba verse obligado (a) a acomodarse a los intereses e ideologías, e incluso manías, de quien paga sus servicios.” [[13]]

 

c) El credencialismo: basado en los supuestos beneficios de la teoría del capital humano, la cual propone en su discurso que esto podría resolver muchos problemas (el tiempo, la fertilidad, producción del hogar, beneficios a la educación entre otros), según lo plantearon en su momento, Theodore Schultz y Gary S. Becker; y,

 

d) La naturalización de lo individual: disposición de maneras selectivas para informarnos y comunicarnos a través de una realidad construida (virtual) que reelabora y reinterpreta de acuerdo a intereses y necesidades creados (entre ellos la de fomentar a la sociedad la culpabilidad de la situación actual como consecuencia de condicionamientos innatos), es decir, la idea de crear un estado de incapacidad e inadecuación naturales en los individuos, por ejemplo, del fracaso de los alumnos en las escuelas y de las situaciones de injusticia que prevalecen como parte fundamental del currículo oculto, o de ideologías que promueven la idea de no alterar el actual estado de las cosas y el modo de funcionar de las sociedades contemporáneas (el fin de las ideas y de la historia según lo propugna Francis Fukuyama).

 

Dichos esquemas de mercado neoliberal disponen en la medida posible del empleo de los recursos financieros y del capital invertido, como monto para el entrenamiento intensivo de docentes y alumnos en relación al uso y cultivo de la inteligencia y procesos mentales y/o cognitivos a través de los procesos de información y comunicación (desde los niveles básicos hasta el postgrado), el propósito de la parodia consistirá en crear y fomentar sistemas de aprendizaje que estén en relación con la planeación de escenarios, convertidos ahora en instrumentos para la percepción inter e intragrupos, de modo que se pueda generar un tipo de pensamiento o mapa mental donde se procure pensar lo impensable, donde se pueda construir de manera cooperativa, puentes y percepciones(conocimientos explícitos y tácitos para la innovación), la pregunta ahora surge: ¿Estamos en capacidad para generar procesos de innovación y aprendizaje desde las particularidades y diferencias grupales e individuales, dadas las circunstancias actuales en nuestro país? Las respuestas obligadas frente a este dilema se convierten de manera gradual en campos de análisis estratégico relacionados con formas de racionalidad tan limitada que no dan espacio ni oportunidad para establecer premisas, reglas y rutinas, por no decir, en una especie de perfomance ritual[[14]], lo cual nos lleva a otro ámbito de desplazamientos metafóricos, a fin de fisgonear en ese nuevo mundo contemporáneo de las redes y comunidades virtuales como dimensión simbólica y expresiva de la cultura digitalizada, que no deja de inquietarnos por el sólo hecho de intentar discernir sobre las implicaciones educativas, entre lo real y lo virtual de la existencia urbanizada común y su diferencia con los rezagos, desigualdades e inequidades que convierten la liturgia de lo cotidiano en barbarie e ignorancia.

 

Por eso, la implementación del trabajo escolar y universitario bajo la modalidad de las redes de información, comunicación y del aprendizaje tendrá que sustentar otro tipo de lógica donde se perfile la posibilidad de reconquistar en plenitud la misión de la educación para promover en todo caso, el desarrollo social, ético y el intelectual, es decir, primero entrenar a los individuos en lo correspondiente con las actitudes y valores, las emociones y la afectividad[[15]] en relación con los usos y aplicaciones de la información y la comunicación, en contextos diversos y diferenciados(como convertirse en personas a través de la inteligencia emocional), como desarrollar las competencias cognitivas y su relación con la producción y actualización de conocimientos en contextos de entrenamiento permanente(sistemas de gestión del aprendizaje: SGA).

 

Las Redes de Aprendizaje: Parodia de significados para crear y aplicar conocimiento

 

Para reconocer las redes de aprendizaje bajo el nuevo discurso tecnológico informatizado, tenemos que establecerlo desde la relación que se está desarrollando entre el Internet y la educación en primera instancia, que desde la década de los ochentas cuando inicia la proliferación de artículos, ponencias y otros documentos relacionados particularmente con el uso educativo de esta tecnología, genera algunos cuestionamientos que van desde ubicar la constitución de estos medios tecnológicos en los contenidos curriculares de aprendizaje, si esto requería una nueva alfabetización tecnológica, o si también, tendría que considerarse como meros recursos para potenciar el conocimiento de contenidos específicos como las matemáticas y otros campos disciplinares(Zapata, 1999), en segundo término, el campo de posibilidad brindado por el sustento psicopedagógico del constructivismo, el cual plantea el énfasis en la idea del alumno como centro de los procesos cognitivos y en consecuencia de los procesos de enseñanza-aprendizaje, sitúa en este sentido el uso de los recursos (tecnológicos, informáticos) en un esquema complejo de contenidos, procesos y condiciones de aprendizaje, donde la capacidad de codificación y de representación simbólica y conceptual por parte de las personas que estén en proceso de aprendizaje y entrenamiento a través del uso del Internet, establece y determina que la relación entre computadora y usuario o también llamada interfaz hombre-máquina, puede propiciar el desarrollo de la capacidad de interacción en entornos de aprendizaje autónomo como sucede en el caso de los llamados sistemas abiertos de educación a distancia (SAED) y sustentando este aspecto en la teoría del desarrollo cultural (zona de desarrollo próximo: ZDP) de Vygotski, en el ambiente de aprendizaje virtual del Internet, los alumnos y/o participantes usuarios gradualmente crean una zona virtual de desarrollo, donde la capacidad de aprendizaje se activa en el momento que se pone en contacto con los demás, es decir, cuando se fomenta y se crea una comunidad red de mediación instrumental (Internet + computadora como instrumentos reguladores de relación e intercambio de la información entre la red de usuarios).

 

Otra interesante aportación teórica que también puede sustentar el uso del Internet para la creación de las redes de aprendizaje, es la denominada teoría del conocimiento situado de Young[[16]], que explica que el conocimiento es una relación activa entre el individuo y un determinado entorno, en este caso, el aprendizaje puede producirse cuando el alumno aprendiz (usuario) participa activamente en un contexto instruccional de naturaleza compleja y real como podría ser en este caso, el Internet, de esta manera la posibilidad para que se establezcan los intercambios auténticos entre alumnos, docentes, etc., con contextos culturales diferentes, pero con el atributo fundamental de tener intereses similares (el aprendizaje sobre algún contenido o tópico); sin embargo, surge un cuestionamiento particular cuando se presenta el caso de dificultad para los que se encuentran en la brecha digital (personas y grupos sociales que no tienen ni han tenido acceso al uso de la información mediante las TIC´s), aquéllos individuos que no han sido entrenados ni capacitados en el uso de la computadora, cuando se enfrentan a situaciones de aprendizaje en la modalidad de educación abierta y a distancia, que en otras épocas se mencionaba como educación no formal, no escolarizada o hasta informal, ahora cobra gran relevancia para los nuevos ámbitos culturales del siglo XXI.

 

Esto implica, que tanto las condiciones de incorporación tecnológica como la efectividad pedagógica (divergencia y contradicción entre el cómo y el para qué) de las redes de aprendizaje, se puedan incorporar como procesos de entrenamiento permanente, de manera especial, cuando los docentes deciden profesionalizar y mejorar su práctica educativa, esto según Honey y Henríquez,[[17]] puede favorecer a romper el estado de aislamiento que mucho prolifera en el ámbito de las escuelas y universidades, pero también puede fomentar la angustia de acceso sin la guía pertinente al tipo de recursos electrónicos, lo cual consideran estos expertos, llega a constituir una dificultad o un filtro, y puede por lo tanto, generar una diferencia de actitudes respecto al medio.

 

De ahí, que sea importante establecer lineamientos y pautas para la formación profesional permanente de los docentes a través de redes digitales como modelos de redes de aprendizaje o también denominados sistemas de gestión del aprendizaje (SGA), que en los campos virtuales [[18]] de entrenamiento universitario, sobre todo, en los postgrados (especializaciones, maestrías y doctorados), cobran relevancia, debido a que este modelo rompe con los esquemas de enseñanza aprendizaje tradicionales presenciales, su carácter interactivo abre por decirlo así, los procesos de comunicación de los docentes (tutores) con los alumnos, y de los alumnos y de los docentes (tutores) entre sí.

 

En este sentido las parodias de los significados descifrados en estos ámbitos de aprendizaje, pueden favorecer actualmente para crear conocimiento y tomar decisiones.[[19]] Lo sustancial de estos procesos de información y aprendizaje, estriba en tener claro lo que se comunica, en dominar el uso de la retroinformación[[20]] en vez de rechazarla o utilizarla de inmediato para discutir; en el hecho de poder comprobar la información con otros, en vez de fiarse en un solo canal de información; en el caso de que no exista una retroinformación clara en la red de aprendizaje, solicitarla; y un aspecto muy importante para el uso eficaz de la información en el sistema de gestión de conocimiento vía las redes de aprendizaje, es la decisión que se deba tomar respecto al uso de dicha información, ¿cuál va a ser su utilidad y el nivel de eficacia y calidad que le vamos a brindar? La parodia de estos aspectos consiste en lograr intervenir desde el ámbito de la revolución tecnológica para atender problemas de rezago educativo imperantes en nuestro país, sobre todo en la formación profesional de recursos humanos, lo paradójico de esta situación es el anquilosamiento en el desarrollo y distribución equitativa del conocimiento como elemento crucial para el beneficio común colectivo de la población y no en beneficio de las oligarquías nacionales, el imperativo está puesto en la mira para impulsar y potenciar patrones de innovación en la producción y en la gestión, de ello dependerá de una tarea ardua por establecer de manera multidimensional los criterios de la curricula en el nivel superior :

 

”…balance de los fundamentos y orientación disciplinaria; modelos cambiantes de ejercicio profesional que el país requerirá en el futuro inmediato y a largo plazo; esquemas de formación profesional que sinteticen los aspectos informativos con aquellos que tienen que ver con la promoción de hábitos intelectuales sólidos; integración de ámbitos teóricos con aplicativos en torno a problemas concretos de la realidad; jerarquización de contenidos y métodos de enseñanza, áreas de formación profesional y licenciaturas; introducción de modelos formativos que articulen diversas disciplinas; diálogo permanente con los diversos sectores sociales tanto en sus problemas reales como en sus necesidades de investigación y tecnología; y generación de espacios de discusión y toma de decisiones en torno a proyectos académicos que tiendan a basar su funcionamiento en la elaboración de consensos básicos en torno al proyecto educativo.”[[21]]

 

Parodias de la identidad en la sociedad red

 

En el caso concreto de las comunidades que están exentas del proceso educativo universitario, que sin embargo, pueden tener acceso a la información vía Internet, personas que laboran en oficinas, empresas públicas y privadas, o en negocios relacionados con el desarrollo tecnológico de punta, que se han venido entrenando en el uso de la información digitalizada, que trabajan activamente en organizaciones no gubernamentales, en el caso de agrupaciones en defensa de la flora y fauna (grupos ambientalistas), sociedades anónimas que apoyan con recursos financieros y materiales en favor de los mas desfavorecidos, aquellas otras comunidades virtuales que se han apropiado por decirlo así del ciberespacio con el propósito de crear y fomentar una cultura digitalizada (cibercultura), existen ejemplos claros con los denominados “cyberpunks”, jóvenes la gran mayoría, que no rebasan algunos la edad de los 19 años, y otros autodidactas formados empíricamente en las habilidades y dominios tecnológicos de la información y la comunicación, sus formas de interconexión e interactividad son sutilmente disfrazadas a través de los llamados portales o webs, que con cierto grado de autonomía, mantienen un estatus de código de inscripción y permanencia, de acuerdo a intereses y formas de recreación muy particulares, así tenemos por ejemplo, las redes de agrupaciones en torno al nuevo mito cinematográfico del “Señor de los Anillos” trilogía literaria fantástica del escritor sudafricano J. R. R. Tolkien, en nuestro país, tenemos una comunidad activa llamada Tolkiendilli, [[22]] la cual reúne a niños, adolescentes y algunos jóvenes adultos fans de esta literatura originarios del Estado de México, y del D. F. principalmente, aunque creemos que actualmente, creció dicha comunidad a otros estados de la república mexicana.

 

El tipo de contactos que se realizan son de forma periódica, tienen acceso a rifas de videos, libros, intercambian comentarios acerca de la trilogía literaria, pero sobre todo de la puesta cinematográfica, algunos tocan de manera superficial las caracterizaciones de los actores, otros se van mas a fondo, y los diálogos van mas relacionados a los aspectos literarios e inclusive hacia cuestiones relacionadas con la mitología celta, vikinga y escandinava, su filosofía y la cultura de esos tiempos míticos (posiblemente de la edad de bronce); lo importante es observar de que manera estas comunidades le dan significado a su cotidianeidad y como la enriquecen a partir de una obra literaria universal, el propósito es el hecho de ponerse en contacto de manera virtual con otros (as) que tienen semejanzas y particularidades emocionales y culturales similares, un espacio donde se puede compartir puntos de vista, dónde también se aprende entre unos y otros, donde se fomenta la identidad de algún personaje y se resignifica su nueva valoración en lo cotidiano, es decir, se emplea la información para dar significado y crear conocimiento, pero también para virtualizar la identidad del yo y supeditarse de manera informal sin reglas impuestas, porque sólo obedece a una intención, la de parodiar y compartir el discurso con los demás, intercambiar opiniones y puntos de vista, el acto de duplicarse como los personajes de Saramago, pero sin neurotizarse y mucho menos con las ganas de apañarse del discurso del otro para competir, solamente para intercalar vínculos cognitivos y establecer opciones en las relaciones sociales, un capital cultural que se pueda acumular a lo largo de la vida, mientras el usuario, persona o individuo esté activo y presente en dicha comunidad virtual, convertida ahora en un proceso de hibridación y experimentación social civilizatorio.

 

A este respecto, Gimeno Sacristán señala que en el proceso de socialización y civilización que experimentan los seres humanos, los individuos en ese transcurso llegan a establecer una serie de contactos e interdependencias por motivos diversos, y por eso las posibles aproximaciones y distanciamientos entre unos y otros se debe mas al distinto grado de intensidad como se vivencian estas relaciones, la importancia para establecer vínculos con los demás se ha convertido en un imperativo para la conquista de la autonomía y la libertad como punto central de la búsqueda de la paz y la armonía entre los individuos, es ahí donde la educación y el proceso de aprendizaje tendría que parodiar la necesidad de crear redes sociales democráticas abiertas y corresponsables, porque simplemente es inevitable y necesario que se configure como espacio y tiempo para la narración (reflexión e interpretación) y la actuación educable.[[23]].

 

Con la misma tónica de nuestra exposición, en otro peculiar ejemplo, podemos revisar el texto de un estudio realizado en la Universidad de Stanford, en el cual se plantea una reflexión del mundo real que proviene de una comunidad estudiantil, a fin de observar el fenómeno de red social, donde se puede apreciar como a través de la multiplicidad de contactos en un sitio web (espacio donde puede estar contenida no sólo información, también la interactividad entre usuarios: a través del chat, organización de eventos, participación de opiniones y fotografías, elaborar anuncios y tener encuentros con nuevos amigos) denominado “Club Nexus”[[24]]; el propósito de esta investigación, es el poder deducir los posibles atributos que tienden a contribuir en la formación de las amistades, por ejemplo, y también determinar como dicha similitud entre pares llega a decaer en el sentido de la distancia que se establece entre los miembros de dicha comunidad en relación al incremento de la red, de tal forma que los autores encontraron correlaciones entre la personalidad de los usuarios y la correspondencia interesante en la forma como se perciben entre ellos y en relación a otros usuarios miembros.

 

Las implicaciones de este tipo de estudios perfilan la idea de la construcción social como punto de partida hacia la conformación de modelos emanados de la cultura de la virtualidad, cuyas características mas representativas, incluyen por ejemplo, los movimientos proactivos que pretenden transformar desde múltiples contextos, las relaciones humanas como es el caso del feminismo y el ecologismo, y también la existencia de otras agrupaciones orientadas a la resistencia fundamentalista religiosa, política, étnica, familiar, etc., que se oponen en cierta manera frente a las amenazas combinadas y contradictorias de aquellas fuerzas en nombre de la tecnoeconomía y su relación con los movimientos sociales transformadores; ponen en jaque los postulados de los actuales estados-nación soberanos y representativos como construcción histórica y configuran el nuevo marco de las luchas sociales sobre todo, cuando: “…Internet se convierte en un instrumento de ecologistas internacionales, los zapatistas mexicanos, o la milicia estadounidense, respondiendo con sus mismas armas a la globalización informatizada de los mercados financieros y al procesamiento de la información”.[[25]]

 

Esto implica hasta donde puede tener alcance el poder de la identidad a través de las redes multiculturales que interconectan con sentido a los actores sociales, que como atributo de pluralidad, provee de experiencia a los individuos que desean participar activamente en una gran diversidad de ámbitos que pueden establecerse desde los roles conformados y definidos mediante normas estructuradas desde las propias instituciones y organizaciones creadas en la sociedad; la influencia que éstos generan en los comportamientos individuales y colectivos, dependerá de las formas y maneras de negociación y acuerdo entre dichos actores: interiorización, autodefinición e individualización como constructos y procesos que dan sentido a esa memoria colectiva y a las fantasías que se derivan de la personalidad de los actores sociales, de los aparatos al servicio del poder inmaculado del Estado y de algunas revelaciones mesiánicas de carácter religioso (identidad colectiva versus las relaciones de poder)[[26]].

 

La parodia de estas concepciones, Castells las ubica de manera reveladora con las formas y orígenes de la construcción de la identidad en el ámbito de la sociedad red: a) identidad legitimadora (localizadas en las instituciones dominantes de la sociedad donde el autoritarismo y la dominación tienen un vínculo directo con los nacionalismos); b) identidad de resistencia (se basan en una clara posición de supervivencia y opuestos a las instituciones sociales); c) identidad de proyecto (basan su movimiento de identidad en la disposición de los materiales culturales, construyen y redefinen su identidad en la búsqueda de la transformación de toda la estructura social)[[27]]

 

Estas identidades tienen un proceso encadenado, según sea el valor per se que le impriman como sello del progreso o de la regresión, aquí también habría que acotar la importancia de los beneficios que se pueden obtener de cada una de ellas y el grado de influencia en los actores sociales que se conforman de manera ambigua como sociedad civil (Gramsci), lo cual trae en consecuencia un tipo de identidad que puede racionalizar su fuente de dominación con el propósito de apropiarse del estado y propiciar el supuesto cambio político, pero en sus entrañas mas profundas prevalece como lo señala atinadamente Castells, un tipo de identidad mas bien normalizadora, sobre impuesta e indiferenciadora.[[28]]

Parodias para no privatizar la educación

 

Las vertientes culturales globalizadoras en este inicio de siglo XXI, tienen correspondencia con la situación de un mundo en crisis, que está en permanente reestructuración, y que, por lo que compete a los grupos sociales en los contextos económicos, del uso de la libertad individual y colectiva y del propio desarrollo social, la educación está de nuevo en el campo de juego, de ahí que desde la acción que puedan ejercer las comunidades virtuales para conquistar niveles de justicia en aquellas regiones del mundo donde es necesario resolver conflictos (Medio Oriente principalmente), las disputas entre grupos étnicos y la erradicación de los nacionalismos establecidos en modelos de pensamiento únicos para las estancadas formas de gobierno, lo cual no da oportunidad para plantear como salir del bache histórico al que se han tenido que enfrentar, que tampoco intenta ser la solución quirúrgica para los males actuales de la sociedad del tercer milenio, en este sentido hayamos en una seria paradoja a la educación, su actual proceso hacia la mercantilización abierta en el marco de las opciones neoliberales, fomenta líneas de acción y desarrollo que ocultan a la mayoría de la población mundial el acceso a la información, al conocimiento y al aprendizaje; el solo hecho de descentralizar, privatizar, favorecer el credencialismo en su versión de excelencia competitiva y la naturalización de lo individual, es decir, la creación de formas correctas para interpretar desde los códigos mediáticos electrónicos, las supuestas realidades, pero de acuerdo a los intereses políticamente marcados e instituidos, el propósito es seguir silenciando a la opinión pública de los acontecimientos reales de injusticia prevaleciente, en una ligera demostración de lo que debe ser correcto para la legitimación hegemónica del Estado, misma que se puede traducir a través del fracaso escolar y profesional, que al no compaginar con los indicadores de éxito y promoción laboral como una aceptación natural (posiblemente programada desde la propia estructura genética, o de los nuevos sofismas astrológicos de la llamada nueva era o de la proclamada versión mesiánica del fin de la historia), lo que si es preocupante, es que desde la propugnación de estos pseudo discursos, se promueve la idea de la incapacidad para las mayorías (convertirse en humanos pensantes), de tener proyectos de vida y calidad de vida, es parte del advenimiento y consolidación de la sociedad postindustrial, ahora en su fase curricular digitalizada; premisas que contienen severos dictámenes para sojuzgar a la población y detentar el poder, en un costo histórico muy elevado, dichas posturas y construcciones dificultan edificar y ubicar con claridad las pretensiones de un proceso de aprendizaje de la democracia, porque siguen instalados, no se por cuanto tiempo, en la idea promotora de saberes y prácticas que son completamente ajenas para lograr un verdadero despertar de las conciencias sociales, sólo claro, esto podría estar ya realizándose en espacios de verdadera resistencia y oposición (a través de las parodias que se generan en las comunidades virtuales), con una visión donde no se excluya a las voces que siguen ausentes: el mundo femenino, las culturas de la infancia, juventud y tercera edad, grupos de los minusválidos, culturas gays y lesbianas, clases trabajadoras y el mundo de las personas que padecen pobreza, el mundo rural, indígena, el discurso de las naciones que carecen de un Estado, los retos de los pueblos subdesarrollados, otras concepciones y paradigmas religiosos, incluyendo las concepciones ateas, son solo partes que están configurando este mundo bravo de grandes contrastes[[29]].

 

 

 

Conclusiones

 

Dignificar el trabajo y la profesión docente en tiempos de mercado neoliberal a través del uso democrático de la información y el conocimiento, no sólo implica que los cursos de computación educativa y los postgrados en educación se promuevan como megatiendas de autoservicio, a fin de ver a los posibles consumidores demandantes de estos servicios académicos de capacitación y actualización como peones de la oferta y demanda, que en el trasfondo del desarrollo de las competencias y ámbitos de adecuación, seguirán las pautas encomendadas por los grandes organismos internacionales encargados de financiar y propagar la distribución y operación de saberes altamente organizados, sean estos a nivel presencial o en la modalidad de los sistemas abiertos de educación a distancia, las metas a corto, a mediano y a largo plazo permanecen atentas a esa visión neoliberal de mercado de oportunidades, pero también brecha de exclusiones sociales, que en detrimento de alcanzar sus propósitos hegemónicos de control y dominio, se han apropiado del discurso científico y tecnológico y lo han derivado hacia la planeación y gestión de proyectos revalorizados desde el contexto donde el conocimiento se produce y se evalúa en términos de excelencia, rentabilidad y factibilidad, es decir, el valor agregado de la sociedad que construye los inciertos pero a la vez promisorios escenarios futuribles, diría Axel Didriksson, para la escuela y para las universidades, sin embargo, la brecha de desigualdad e inequidad en nuestra educación, no sólo compete la intervención directa del gobierno, la otra parte sustancial corresponde a la sociedad en su conjunto, por eso la invitación para conformar nuevas expectativas y nuevas formas de creación colectivas están presentes no sólo en el contexto cotidiano, también está la oportunidad en el ciberespacio, lugar donde las redes se convierten, interconectan e interactúan multiplicidad de opiniones, de información, y sobre todo la posibilidad de crear mundos dentro del mundo. La profesionalización es un reto y una inversión para revalorizar la práctica educativa de los docentes, que como colectividad deben ser escuchados, atendidos y reconocidos en amplios sectores de la producción, porque de ello depende que el fomento y la calidad de la gestión en el sistema educativo nacional tenga la certeza continua y permanente de  que puede transformarse, tomando en cuenta también, que la implementación de la formación profesional de recursos humanos en el ámbito de la economía y del capital invertido, tiene que establecerse como instrumento estratégico de las políticas educativas, de la reestructuración permanente del currículo, de las formas para propiciar el cambio de mentalidad acorde con las nuevas realidades sociales y económicas del país y a nivel de lo global.

 

Las parodias pertenecen a los actos de reflexión, pensamiento y acción, ilustran, pero también advierten de manera irónica hasta donde se puede eliminar la paja sucia y corrompida de los graneros sociales, en versiones de identidad como elementos de poder que retratan la visión diversa y diferenciada de las comunidades y grupos de actores sociales, las nuevas paradojas estriban en mantenerse en estado de equilibrio de promoción de la resistencia y las demandas que emergen de la estructura anquilosada de los estados-nación actuales, algunos en proceso de fracturación e incertidumbre, el hecho es que como parte de la revolución de la información, comienza un período de contrastes y retos a los cuales estamos en fase de entrenamiento de las conciencias, porque aun no se ha consolidado su aceptación cultural, esto debido a brecha digital de la gran mayoría, porque los que ya tienen esa posibilidad de acceso a la información y al conocimiento, la están utilizando bajo formas y modelos que en mucho rebasan a las organizaciones institucionalizadas (privadas y públicas), donde la velocidad de intercambio de la información se ha vuelto en el factor mas revelador para la producción y el intercambio de bienes e ideas, las nuevas transacciones dadas a través de las relaciones sociales en el ciberespacio, están adquiriendo dimensiones insospechadas, que tendrían que preocupar a los agentes de la educación, porque así como abren espacios para el diálogo y el intercambio de opiniones y puntos de vista que pueden en un momento dado ser puentes cognitivos para la solución de conflictos y la toma de decisiones, se corre el riesgo de perder la noción de espacio y tiempo de la historia individual y colectiva, el ejercicio cotidiano de esta cibercultura debe entrelazarse en la búsqueda del punto de equilibrio entre lo real y lo virtual, de lo contrario, la esperanza por una mayor calidad de vida, quedará como abstracción de las buenas intenciones enmascaradas de los gobiernos y de los grupos, la defensa ecológica será obsoleta sino se toman medidas de acción e intervención social en aquellas regiones geográficas donde el deterioro es ya evidente, donde el estado de miseria es la ignorancia, el hambre, la guerra y la muerte, de no saber reconocernos en la diversidad biológica y cultural, cualquier pretensión en torno a mejorar la humanidad caerá en el abismo y en la soledad, las comunidades virtuales en la sociedad red tendrá que encontrar juntos las respuestas y las acciones correctas, antes de que sea demasiado tarde.

 

 

Bibliografía consultada

 

ALCOVER De la Hera, Carlos María (1999). Introducción a la Psicología de los Grupos. Madrid, Pirámide

BROCKBANK, Anne y Ian McGill (2002). Aprendizaje reflexivo en la educación superior. Madrid, Morata

CASTELLS, Manuel (1999). La Era de la Información. Vols. I y II,

México, Siglo XXI

HERRERA Márquez, Alma (1998) La Formación Profesional en México: Entre la Realidad y la Posibilidad, en Memorias del CESU. Escenarios de la educación superior al 2005. México, CESU/UNAM

GIMENO SACRISTÁN, José (2001). Educar y convivir en la cultura global. Madrid, Morata

MCLAREN, Peter (2003). La Educación como Sistema Cultural. La escuela como un perfomance ritual. Hacia una economía política de los símbolos y gestos educativos. 4ª ed., México, Siglo XXI

REIGELUTH, Charles (1999). La educación afectiva y el dominio afectivo: consecuencias para la s teorías y modelos del diseño educativo. Diseño de la Instrucción. Teorías y modelos. Vol.II, Madrid, Santillana

RHEINGOLD, Howard (1996). La Comunidad Virtual. Una sociedad sin fronteras. Barcelona, Gedisa

SARAMAGO, José (2002) El hombre duplicado. México, Alfaguara

TORRES, Jurjo (2001) Educación en tiempos de neoliberalismo. Madrid, Morata

WEI CHOO, Chun (1999). La organización inteligente. México, Oxford

ZAPATA, Miguel (1999). Internet y Educación, en Revista Contextos de Educación. Num.2, Córdoba, Argentina, Universidad Nacional de Río Cuarto. ISSN: 1514-2655

ZAPATA Ros, Miguel (2003). Formación abierta y a distancia a través de redes digitales: Modelos de redes de aprendizaje, en Seminario: Educación Superior Virtual y a Distancia en la perspectiva del Siglo XXI. México, ENEP Aragón/UNAM

ZAPATA Ros, Miguel (2003). Sistemas de gestión del aprendizaje-Plataformas de teleformación. http://www.um.es/ead/red/1/modelos.pdf

 

 

Referencias electrónicas

. http://www.um.es/ead/red/1/modelos.pdf

www.tolkiendilli.com

www.smartmobs.com



[[1]] CASTELLS, Manuel (1999). La Revolución de la Tecnología de la Información. La Era de la Información. La Sociedad Red. Vol.I, México, Siglo XXI,   pp.77-79

[[2]] Ibid., pp.30 y 31

[[3]] Ibid., pp.40 y 41

[[4]] Ibid., pp.42-44

[[5]] BARGLOW, Raymond (1994): The Crisis of the Self in the Age of Information: Computers, Dolphins and Dreams, London, Routldge, citado en CASTELLS, Manuel. Op.cit., p.49

[[6]] ALCOVER De la Hera, Carlos María (1999). El estudio de los grupos en la psicología social. Introducción a la Psicología de los Grupos. Madrid, Pirámide,   pp.42-45

[[7]]  Ibid., pp.45 y 46

[[8]] Ibid., pp.47 y 48

[[9]] RHEINGOLD, Howard (1996). Mazmorras para multiusuarios e identidades sustitutas. La Comunidad Virtual. Una sociedad sin fronteras. Barcelona, Gedisa,   p.191

[[10]] WEI CHOO, Chun (1999). Cómo llegamos a saber: Un modelo general del uso de la información. La organización inteligente. México, Oxford,   pp.31-75

[[11]]  En los ámbitos de la formación educativa, de capacitación y entrenamiento de recursos humanos, docentes, etc., en la modalidad de los sistemas abiertos de educación a distancia, se plantea que para tener acceso adecuado a la información y al conocimiento a través de procesos de gestión o sistemas de gestión del aprendizaje (SGA), es saber con claridad: ¿qué tipo de problemas se van a resolver?, ¿qué metodologías se van a emplear?, ¿qué características ha de tener dicho sistema de gestión?, ¿qué ventajas puede ofrecer respecto a otro tipo de estrategia?, ¿cuáles son las utilidades mas idóneas para establecer criterios de comunicación e información entre los usuarios, respecto a la propia gestión de los usuarios y desarrollo de los cursos en línea (vía Internet)?, sobre el tipo de interacción que podrá darse con los contenidos de aprendizaje, por ejemplo, el uso de los espacios virtuales para el debate, el diálogo y a través de las tutorías integradas a foros y espacios para la discusión y el intercambio de puntos de vista entre usuarios de la red. ZAPATA Ros, Miguel (2003). Sistemas de gestión del aprendizaje-Plataformas de teleformación. http://www.um.es/ead/red/1/modelos.pdf

[[12]] La orientación de las políticas neoliberales están abriendo campos de impacto en los sistemas educativos, acompañado de un gran aparato publicitario y de discursos demagógicos con el propósito de defender la sociedad libre, la autonomía, las bondades del apoliticismo y la necesidad de crear Estados neutrales donde los sistemas educativos se conviertan en promotores de la desvalorización de la escuela pública, en segregadores de los individuos, en eliminadores y seleccionadores filtros para fomentar y acrecentar mas el desempleo y la desigualdad de oportunidades profesionales en el mercado de trabajo, a final de cuentas, respondiendo a un sistema de apropiación exclusivo al servicio de los intereses del mundo globalizado. TORRES, Jurjo (2001). Educación en tiempos de neoliberalismo. Madrid, Morata,   pp.41-184

[[13]] Ibid., p.111

[[14]] McClaren, se refiere al concepto de “perfomance” como elemento de análisis e investigación etnográfica relacionado con el uso simbólico y las significaciones que se establecen en las relaciones sociales que a su vez se ven moldeadas por el trabajo humano, en este caso el que se desarrolla en las escuelas y se conforma en una lógica de hegemonía capital, es decir, lo que supuestamente se regula, y legitima como modelos de aprendizaje y comportamiento de los estudiantes en determinados contextos culturales y adquieren valores instrumentales para encarnar el poder a través de los gestos, de lo que se puede ven cotidianamente en las aulas y en los patios, en la comunicación que reestablece entre maestros y alumnos entre maestros y padres de familia, entre autoridades, directivos y maestros, etc. Para profundizar mas sobre estos aspectos, se sugiere revisar su tesis doctoral. MCLAREN, Peter (2003). La Educación como Sistema Cultural. La escuela como un perfomance ritual. Hacia una economía política de los símbolos y gestos educativos. 4ª ed., México, Siglo XXI,   pp.19-69

[[15]]  Véase a este respecto la propuesta instruccional de Barbara L. Martin y Charles Reigeluth en REIGELUTH, Charles (1999). La educación afectiva y el dominio afectivo: consecuencias para la s teorías y modelos del diseño educativo. Diseño de la Instrucción. Teorías y modelos. Vol.II, Madrid, Santillana,   pp.35-60

[[16]] YOUNG, M.F.(1993). Instructional design for situated learning.  Educational Technology Research and Development, 41(1), 43-58, citado en Zapata, Miguel (1999). Internet y Educación, en Revista Contextos de Educación. Num.2, Córdoba, Argentina, Universidad Nacional de Río Cuarto. ISSN: 1514-2655

[[17]] HONEY, M. y  Henríquez, A. (1993). Telecommunications and K-12 educators: Findings from a national survey. New York: Center for Technology in Education. (ERC document Reproduction Service No. ED 359 923 ), citado en Zapata, Miguel. Ibid.

[[18]] Esto comprende dentro de la acepción conceptual del ámbito profesional universitario para el entrenamiento, la capacitación y la actualización de conocimientos y para el desarrollo de nuevas competencias (cognitivas, comunicativas y laborales): a) una transposición de las características funcionales, organizativas y las docente funcionales y metodológicas; b) la contribución de los medios tecnológicos, digitales, etc., a la enseñanza a distancia o abierta tradicional; c) en donde se incorpora los medios tecnológicos digitales con el diseño de estrategias, metodologías y recursos propios para integrarlos en función de objetivos planteados para inducir nuevas modalidades organizativas de la formación profesional y la creación de entornos particulares de aprendizaje; d) reconociendo las situaciones particulares de organización de la enseñanza convencional para mejorar la calidad de la actividad profesional docente o la del aprendizaje de los alumnos; y, e) el establecimiento de entornos virtuales de aprendizaje, abiertos a distancia, tecnológicos, con plataformas de teleformación, los cuales se integran en un solo dispositivo o programa: servicios y recursos que pueden utilizarse en el campus virtual. ZAPATA Ros, Miguel (2003). Formación abierta y a distancia a través de redes digitales: Modelos de redes de aprendizaje, en Seminario : Educación Superior Virtual y a Distancia en la perspectiva del Siglo XXI. México, ENEP Aragón/UNAM,   pp.2 y 3

[[19]] Esto se refiere que, en cuanto al modo (percepción, creación de conocimiento y la toma de decisión), debe considerarse la variación ambiental, la interpretación de datos ambiguos y las formas para representar la interpretación que se realiza respecto a la información; en cuanto al conocimiento, se toma en cuenta lo existente del mismo, las posibilidades para crear uno nuevo a través de su conversión y las posibilidades para compartirlo en forma explícita y tácita, es decir, en la innovación; y en cuanto a la organización racional (inteligente), se busca y selecciona opciones, según resultados proyectados y preferencias a fin de usarlo como aspectos de análisis de la información dirigidas hacia objetivos comunes que pueden traducirse también como un tipo de racionalidad limitada, con premisas de decisión y la implementación de reglas y rutinas. Las implicaciones de este modelo sobre el uso de información en el campo educativo y sobre todo en el proceso de aprendizaje, se vincula obviamente hacia un ciclo continuo de adaptación o también denominado ciclo de conocimiento. Véase a este respecto los postulados de la organización inteligente como premisa orientada y parodia de las comunidades virtuales (sustentado en una visión holística) a Wei Choo, Chun (1997). La organización inteligente: Una visión holística de la manera como las organizaciones usan la información. Op.cit. México, Oxford,   pp.17-29

[[20]] La retroinformación viene a constituir una parte fundamental del proceso de aprendizaje, cuando, por ejemplo, los alumnos y/o participantes de algún curso les ayuda a aprender de los errores, esto implica que en la planificación para el aprendizaje, el uso de la información se convierte en un aspecto de exigencia que los alumnos deben promover hacia los docentes para el desarrollo de la capacidad de pensamiento sobre las actividades de trabajo y la comprensión del autoestudio, piénsese en el caso de los sistemas abiertos de educación a distancia, donde el estudiante usuario de la red de aprendizaje tiene que ponerse en comunicación con otros usuarios a distancia, por lo cual requiere establecer códigos de interconectividad e interactividad entre usuarios y docentes que fungen como tutores, de lo contrario, llegan a presentarse dificultades como: a) información vaga en la que el estudiante no está familiarizado; b) el alumno puede abrumarse por el exceso de retroinformación resultando una dificultad para la comprensión del aprendizaje; y, c) cuando el estudiante busca el diálogo entre pares o entre docente y alumno; en este sentido podemos hablar de retroinformación positiva o retroinformación negativa, esto dependerá de las técnicas que tengan que emplearse como recurso y de los procedimientos de interacción grupal a través de las redes de información que podría establecerse como práctica en los ámbitos educativos del nivel superior sobre todo. BROCKBANK, Anne y Ian McGill (2002). La facilitación en la práctica: Otras técnicas. Aprendizaje reflexivo en la educación superior. Madrid, Morata,   pp.228-237

[[21]] HERRERA Márquez, Alma (1998). La Formación Profesional en México: Entre la Realidad y la Posibilidad, en Memorias del CESU. Escenarios de la educación superior al 2005. México, CESU/UNAM,   p.74

[[22]] Para ponerse en contacto con esta peculiar comunidad virtual, se recomienda indagar en www.tolkiendilli.com , a fin de que puedan tener contacto y vean los (as) interesados (as) de qué se trata y ver las posibilidades de interacción virtual y los encuentros permanentes en sitios indicados en dicho portal.

[[23]] GIMENO SACRISTÁN, José (2001). Educar para vivir con otros. Los vínculos culturales y las relaciones sociales. Educar y convivir en la cultura global. Madrid, Morata,   pp.103-150

[[24]] Esta peculiar comunidad virtual contaba para el tiempo que fue realizado este estudio, con tan sólo 2469 usuarios y 10119 conexiones o enlaces entre ellos, lo cual implicó por una parte, tener una distribución proporcionada entre los rangos de medición y los indicadores: personalidad y preferencias, académicos y personalidad, diferencias de género, asociación por similaridad, similaridad y distancia. La riqueza de este tipo de estudios puede aportar importantes reflexiones en torno al comportamiento humano en espacios de interacción virtual, habrá que pensar que son nuevas formas de organización social y cultural que pueden traer implicaciones aun insospechadas a las que debemos estar atentos .ADAMIC, Lada A.; Orkut Buyukkorten; Eytan Adar (2003) asocial network in the Web. http://www.hpl.hp.com/shl/papers/social/index.html (5/08/2003).

[[25]] CASTELLS, Manuel (1999). Nuestro mundo, nuestras vidas. La Era de la Información. El Poder de la Identidad. Vol.II, México, Siglo XXI,   p.24

[[26]] Ibid., pp.28 y 29

[[27]] Ibid., p.30

[[28]] Es decir, que la intencionalidad de estas identidades tiene su fundamentación y argumento precisamente en la alienación de lo que Castells denomina como la exclusión de los exclusores por los excluidos, comportamiento mas bien defensivo dice él, en términos invertidos de juicio de valor entre por ejemplo, las instituciones/ideologías dominantes y su versión entre identidades que son excluidas, que también tienden a comportarse como excluyentes, conforman una constelación de tribus que en algunos casos se pueden denominar como comunidades donde la aspiración primordial es el hecho de convertir a los actores sociales en sujetos(identidad proyecto) en un sentido holístico, según lo propone el sociólogo francés Alain Touraine, pero que en la concepción de Anthony Giddens, el individuo (el yo) tiene la oportunidad de convertirse en un proyecto reflexivo ubicado en la fase de la modernidad tardía, y que en la concepción de la sociedad red rebasa dichas posturas para ubicarlas mas bien en una redefinición de dicha identidad que se comporta de manera autónoma en relación con la lógica interconectora de las instituciones y organizaciones dominantes, porque responde a nuevas formas de cambio social y se explican como elementos de disyunción sistémica de lo local y lo global para la gran mayoría de los individuos y grupos sociales. Ibid., pp.32 y 33

[[29]] Estas disertaciones deben conjugarse e interpelarse a través de reuniones multilaterales entre los gobiernos y los gobernados, de lo contrario el desgaste y deterioro irá en aumento, porque la brecha social se hace cada vez mas extensa y profunda, esto requiere mayor atención e intervención inmediata. Véase a este respecto a Torres, Jurjo (2001). Educación en tiempos de neoliberalismo. Madrid, Morata,   pp.11-13; 28-31; 41-76; 164-181, y 185-192